¡We´re back in business!

¡El terrorismo en Nicaragua ha provocado, al día de hoy, más de 130 muertos y 1.200 heridos; situación referida por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA como "un escalamiento de la violencia con nuevas prácticas represivas del gobierno"; mientras la trasnacional gringa CNN informa que "la embajada de Estados Unidos en Managua hizo un llamado a sus ciudadanos que están en Nicaragua y a los que tienen la doble nacionalidad para que se abstengan de participar en las protestas que se realizan en ese país desde el 18 de abril." ¡Por algo será este llamado!

Por su parte Mike Pompeo, Secretario de Estado de EEUU, exige al gobierno de Nicaragua: "responder a las demandas de reformas democráticas y llevar a la justicia a responsables de violencia"; y Luis Almagro, Secretario General de la OEA, después de recibir a varios supuestos estudiantes universitarios en Managua, declara: "la OEA pide a Nicaragua una salida democrática a la crisis y exige el cese de la violencia y represión, así como la defensa de los derechos humanos".

Previamente, es bueno retomar las declaraciones de Mark Green, administrador de la Agencia de los EEUU para el Desarrollo Internacional (USAID, siglas en inglés), hechas el 16 de abril, dos días antes de comenzar el terrorismo en las calles nicaragüenses: "el gobierno [de EEUU] continuará apoyando la participación libre, segura y genuina de la sociedad civil nicaragüense, tras manifestar que EEUU sigue con preocupación el cierre de espacios democráticos en Nicaragua, las sistemáticas violaciones a los derechos humanos y la propagación de la corrupción del gobierno del designado presidente Daniel Ortega."

Mayor descaro no puede existir, cuando abiertamente la USAID admite financiar el terrorismo en Nicaragua, con millones de dólares que ingresaron a este país centroamericano para contratar y mantener a decenas de mercenarios nicaragüenses y de otros países, cometiendo tan terribles crímenes; aunado a un complot bien orquestado con los medios de comunicación, nacionales e internacionales, en aras de intentar el derrocamiento del gobierno recién electo de Ortega.

¿Qué hay detrás de todo esto? Nada más y nada menos que el control sobre el gran canal interoceánico que construye China a buen ritmo en Nicaragua, más grande que el de Panamá; con lo cual se ha generado un enorme interés por parte de numerosos empresarios chinos, indios y rusos para desplegar sus mercancías por todo el mundo, así referido por ellos en diversos eventos internacionales.

Al respecto, la Comisión Permanente de Derechos Humanos de Nicaragua informó el 12 de abril, seis días antes de comenzar el terrorismo, que asesoraría al movimiento campesino anticanal; "porque si ellos han hecho bastante con lo poco que han tenido, es posible que puedan hacer mucho más, con más apoyo que podamos darle", sostuvo Denis Darce, funcionario de esta Comisión fundada durante la dictadura de Anastasio Somoza como ONG, siempre apoyada financieramente por la Fundación Nacional para la Democracia de EEUU (NED, siglas en inglés).

De esta forma tenemos bien claro de dónde provienen los recursos financieros para desestabilizar el Estado-Nación de Nicaragua, con el único propósito de provocar un golpe de Estado pro-imperialista, sacar a los chinos y seguir construyendo EEUU el bendito canal interoceánico para sus propios intereses. Luego dirán: "hemos hecho un gran negocio" a costa de asesinatos y destrucción; o esa frase que utilizan frecuentemente los gringos cuando algo, para ellos, retorna a la "normalidad": ¡We´re back in business!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1104 veces.



Sergio García Ponce

Ex-vicerrector de Desarrollo Territorial de la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV).

 sagarciap@yahoo.es

Visite el perfil de Sergio García Ponce para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Sergio García Ponce

Sergio García Ponce

Más artículos de este autor


US Y ab = '0' /ddhh/a264780.htmlCd0NV CAC = Y co = US