Cómo reconocer la guerra

Cómo sobrevivir la Tercera Guerra Mundial

El anterior artículo de esta serie “Cómo sobrevivir la Tercera Guerra Mundial” trataba sobre el tema de “Qué es la guerra” ya que antes de poder reconocer la guerra hay que saber lo que es la guerra.

Ver: https://www.aporrea.org/ddhh/a248124.html


CÓMO RECONOCER LA GUERRA

Bueno, lo más importante para poder reconocer la guerra es de saber que la guerra no se parece casi en nada a lo que vemos en las películas, documentales, o noticias en le televisión.

Lo que vemos allí es una versión condensada de solamente algunos pocos acontecimientos que ocurren en guerra --- normalmente bombardeos y cosas así --- pero casi nunca nos muestran lo que ocurre entre esos eventos (la mayoría del tiempo).

Eso es lo que más afecta a la población.

Rara vez nos muestran las cosas que hace la población todos los días, cómo sobreviven, a qué se enfrentan, o cómo lo enfrentan, entre los bombardeos y movimientos militares, los cuales a menudo ocurren con semanas de separación.

¿Qué hace la gente entre los bombardeos?

Esta pregunta es clave para poder entender y reconocer la guerra.

La respuesta es la siguiente:

La gente hace todo lo posible para tratar de vivir una vida lo más normal posible en una situación anormal.

Como siempre, la vida continua, pero no de manera normal, y esa es la diferencia, esa es la clave para la sobrevivencia, es decir, solo porque hay guerra, eso no significa que todo se paraliza o se congela, no, la gente todavía tiene que comer, beber, ir al baño, amar, disfrutar, trabajar, estudiar, etc.

La vida continúa, pero hay que adaptarse a los cambios, si no, uno no sobrevive.

Las personas tratan de llegar a su trabajo aun cuando existe el riesgo de ser atacados o quemados en vivo en camino. Los niños van a la escuela cuando no es demasiado peligroso. Las familias tratan en lo posible de ir a la playa, o a una piscina, o al parque para olvidarse de la terrible situación que están viviendo, para divertirse un poco, o se reúnen con familiares y amigos para cenar o compartir un buen rato, con música, y fiestas, y con una o dos cajas de cerveza, cuando la consiguen, o si son capaces de pagarlas (ya que todos los precios están por las nubes).

(En Arabia Saudita durante la Primera Guerra del Golfo --- aunque no caían bombas allí, pero el país sí estaba involucrado en la guerra ---, grandes familias a veces se reunían para compartir un picnic debajo de los árboles tipo palmas, pero no de día, sino de noche entre la 1 AM y 5 AM, porque ese era el momento más tranquilo y seguro, y fresco también. Las primeras veces que vi eso, me parecía muy cómico el asunto, pero después lo entendí.)

Bueno, de vuelta a la guerra …

Cuando un familiar se enferma, toman un taxi temprano de madrugada para llegar al hospital público en una ciudad cercana, pero deben llegar por una vía no normal ya que las vías principales están parcialmente destruidas o trancadas por paramilitares o mercenarios armados demandando peaje, o a menudo no dejan pasar a nadie, ni para ir al hospital.

Uno sale muy temprano para evitar lo más posible los problemas asociados con la violencia, la destrucción, la corrupción, el caos, y el desorden.

También, uno va a un hospital público porque no tiene el dinero para pagar una clínica privada porque no ha podido llegar a su trabajo regularmente durante el mes a raíz de las trancas de calle y la violencia, entonces solo ha podido generar un mínimo de dinero, el cual debe gastar normalmente en comida a precios totalmente exagerados debido a la especulación causada por la escasez y por el hecho de que mucha gente compra y revende comida (y medicinas) para tratar de mantenerse a flote económicamente en una economía de guerra.

Cuando uno va al hospital, uno debe llevar sus propios insumos, o comprarlos de las mafias locales y los funcionarios corruptos que se roban y se acaparan de los insumos para revenderlos a precios masivamente especulativos.

En guerra, los productos de necesidad básica son los primeros a desaparecer, y cuando se consiguen, son tan caros que casi nadie puede pagárselos, entonces la gente no tiene otra opción que de adaptarse a la situación, o empezar a robar y saquear.

Desaparece la harina, los granos, las sardinas, el azúcar, las toallas sanitarias, los pañales (mantillas), y la medicina. También desaparece el gas para cocinar, el combustible para vehículos, repuestos, baterías, y neumáticos.

Pero también desaparecen del mercado --- o se hacen inaccesibles debido a los precios especulativos --- un montón de otras cosas que no son necesidades básicas, pero que la población normalmente consume o utiliza en tiempos normales, como por ejemplo:

- papel higiénico
- pasta dental
- jabón
- cloro
- tinta para impresoras
- teléfonos (nuevos)
- bombonas para el gas
- café, té, chocolate
- agua potable en botellas
- pinturas
- herramientas
- etc.

También son gravemente afectados todos los servicios de telecomunicaciones, como las llamadas telefónicas, los mensajes texto, el internet, las señales de radio y de transferencia de data (megas), la informática, el acceso electrónico a las cuentas de banco o a instituciones, las llamadas a larga distancia (hacia el exterior), etc.

Es más, los precios de los servicios se disparan aun cuando la calidad de los servicios se derrumba.

(En Arabia Saudita durante la Primera Guerra del Golfo, el precio de las llamadas a larga distancia llegó a costar algo absolutamente ridículo, si bien me recuerdo, unos 25$ por minuto.)

También, por falta de insumos o saboteo interno intencional, o falta de mantenimiento, también son gravemente afectados los servicies de distribución de electricidad, de agua potable vía tubería, y también la inmensa mayoría de los servicios institucionales burocráticos, como por ejemplo para hacer trámites notariales, obtención de permisos, renovación de documentos, etc.

Los bancos son afectados directamente, a veces cerrando sus puertas durante días porque no tienen suficiente dinero en efectivo y/o por saboteo a sus líneas de fibra óptica, y cosas así. Esto ocurre principalmente a raíz de las trancas de calles y la inseguridad, donde los camiones blindados que transportan el dinero no son capaces de llegar a los bancos de manera normal o regular.

(En la ciudad de Kuwait durante la Primera Guerra del Golfo, algunos de los bancos operaban desde locales comerciales vacíos, con seguridad armada afuera, donde las taquillas eran mesas con sillas de madera, y donde los billetes eran acumulados en cajas de cartón y las transacciones eran escritas a mano en cuadernos, hasta que podían reabrir los bancos de manera más segura. Allí si caían bombas.)

Muchos negocios cierran sus puertas o quiebran por la misma razón, porque ya no existe la distribución regular (como en el caso de la distribución de dinero a los bancos).

En general, en una situación de guerra, se hace más y más difícil cada día conseguir cosas porque el suministro de bienes es significativamente perturbado. Las cosas no funcionan normalmente, el flujo normal de los productos y servicios ya no existe, y en general, hay que conseguir las cosas que uno necesita o quiere, solamente cuando están disponibles.

Uno ya no puede salir a comprar las cosas normalmente, porque nadie sabe cuando llegarán los productos a las tiendas.

También, los métodos de producción son severamente perturbados, las fábricas, las fincas agrícolas, y las pequeñas y medianas empresas particularmente, por falta de materia prima, por falta de dinero, o por el estancamiento del flujo de material en los puertos y aeropuertos, por donde pasan esos materiales antes de llegar a la producción.

Este estancamiento ocurre a menudo debido al incremento significativo en el número de funcionarios oportunistas y corruptos, quienes como todos tratan de sobrevivir (más deshonestamente que otros) ya que el salario no alcanza para casi nada debido a la inevitable hiperinflación que se genera en guerra.

(En Arabia Saudita durante la Primera Guerra del Golfo muchos de los funcionarios de las aduanas se rehusaban --- regularmente --- a liberar los repuestos para los aviones extranjeros, y eso por ejemplo creaba problemas en las operaciones de los EEUU en ese país. Yo actuaba a menudo como intermediario en esos asuntos.)

Bueno, en guerra, básicamente, la sociedad se transforma, como dicen en inglés, en un “free-for-all,” o sea, en un “cada-uno-por-sí.”

Se derrumban los controles, nada funciona, nadie confía en nadie, “todos” tratan de sobrevivir a costilla de otros, normalmente a costilla del más débil, las fuerzas policiales y la guardia nacional federal a menudo se transforman en bandas de delincuentes comunes y corrientes, es decir, se transforman en oportunistas armados (pero nada que ver con la política), como en Iraq, mientras que los funcionarios que no poseen armas, a menudo se transforman en secuestradores y aprovechadores de los servicios que ellos deberían ofrecer gratuitamente al público.

Es más, lo que puedan robarse, se lo roban, pero no solamente son los funcionarios que lo hacen, sino también una parte importante de la población, profesionales, obreros, los soldados involucrados en el conflicto, los mercenarios, los paramilitares, etc., o sea, todos, o muchas personas, de cualquier tipo, de cualquier bando político o militar, o de cualquier inclinación religiosa o lo que sea, muchas personas lo hacen, mucho más que lo normal.

(Desafortunadamente, como siempre, los que más sufren en guerra son los más inocentes y honestos.)

Lo que ocurre también es que para sobrevivir la guerra, muchos “enchufados” tratan de conseguirles trabajo a sus familiares dentro de las instituciones gubernamentales para así generar más ingreso familiar ya que es más fácil hacer ingresar a alguien que no tiene los requisitos ni el conocimiento para hacer el trabajo allí, que a una empresa privada.

Desafortunadamente, eso contribuye a la degradación continuada del mecanismo socioeconómico burocrático del estado, y por consecuencia, a la destrucción del país y de la sociedad en general, no solo a corto plazo, pero también a largo plazo ya que es muy difícil recuperar el sistema y llevarlo a la normalidad después que pase la época de guerra.

Para reconocer la guerra hay que observar y reconocer todas las cosas que ocurren que no son normales, o que salen de la vida normal, común, y corriente.

Otras cosas no normales que ocurren casi a diario en guerra --- entre bombardeos y ataques armados militares --- son los ataques continuados de carácter paramilitar, mercenario, o terrorista, como por ejemplo:

- la quema y destrucción de oficinas gubernamentales
- la quema y saqueo de comercios
- la quema en vivo de personas y el linchamiento
- los ataques a la infraestructura (electricidad, agua, carreteras, puentes, etc.)
- las trancas de calles
- los ataques a pasajeros inocentes en el sistema de transporte público
- los asesinatos indiscriminados de día a plena vista, públicamente
- los asesinatos selectivos
- los ataques con “bombas caseras”
- los actos de tortura y sadismo extremo
- y más

También, en estado de guerra, o lo que forma parte de la guerra --- básicamente desde siempre --- es el uso de armas biológica y químicas.

Si uno observa sus alrededores con atención, uno verá los signos:

- el incremento marcado en la población de los trastornos (o síntomas) psicológicos (neurobiológico), como la ansiada, la paranoia, y la agresividad

- un incremento en las enfermedades contagiosas, como por ejemplo la influenza (e.g. resfriado), enfermedades virales o bacteriales (e.g. dengue, chicungunya, zika, malaria, etc.), y de la piel, la cólera, etc.

- un incremento en condiciones médicas extrañas, como bebés nacidos con malformaciones o enfermedades raras por ejemplo

(Es muy inquietante el hecho de que ayer fueron robadas unas muestras de enfermedades contagiosas de un centro de investigación en Venezuela.
Ver: https://m.aporrea.org/oposicion/n310705.html)

Bueno, no voy a entrar en detalles sobre el uso de armas químicas y/o biológicas, pero existen muchísimos tipos de sustancias que pueden alterar el comportamiento y el funcionamiento biológico del ser humano, y son utilizadas regularmente en guerra con el fin de debilitar a la población y controlar sus mentes.

Estos agentes biológicos y químicos (y radioactivos) son suministrados a la población de muchas diferentes maneras, incluso a través del sistema de agua potable y en el aire.

Cuando ven aviones que dejan una estela blanca que dura más de unos pocos minutos en el cielo, y que esa estela se dispersa lentamente (normalmente hacia los lados y hacia abajo), eso a menudo significa que nos están lanzando algo encima.

Aquí en la frontera donde vivo, los aviones que nos han estado lanzando cosas salen de Colombia, sobrevuelan la frontera dentro de nuestro espacio aéreo, y después se devuelven a Colombia. Los vientos soplan las sustancias hacia nosotros (no hacia Colombia).

Si bien me recuerdo, empezaron a hacer eso en el 2012.

Pueden leer más sobre esto al hacer una búsqueda de “chemtrails,” y también pueden leer varios artículos que he escrito en español (algunos con fotos) sobre este tema al hacer una búsqueda “oscar heck chemtrails.”

Bueno, todas estas cosas, y más, forman parte integral de la vida cotidiano de la población en tiempos de guerra, específicamente entre los bombardeos y movimientos militares.


CONCLUSION

Sé que es muy desagradable aceptar que estamos hoy aquí en Venezuela viviendo un estado de guerra, y que es real, muy real, y no imaginario.

Para la inmensa mayoría de los venezolanos y venezolanas, el concepto de “guerra” es algo extraño, es algo que se ve solamente en las películas, y algo que nunca podría ocurrir en Venezuela, pero en base a mis experiencias en las guerras (Primera Guerra del Golfo) y en otros países en estado de guerra (Kuwait, Haití, el Sudan), estamos en guerra actualmente aquí en Venezuela.

Si no aceptamos esta realidad, nunca podremos prepararnos para lo que nos viene encima, lo cual es sencillamente el empeoramiento de la situación actual, y lo cual es básicamente inevitable porque es casi imposible parar el progreso natural de una guerra.

Al igual que se demora muchos años (normalmente de 10 a 15 años) en montar una guerra efectiva, también se demora muchos años en parar una guerra (de 5 a 10 años en mi estimación), y se demora aún más tiempo en re-normalizar el país afectado (mínimo una generación).

Ahora, en el caso actual de Venezuela, no solo aumentarán de manera considerable en los próximos meses y años la violencia armada, los actos terroristas, la destrucción, los asesinatos, y el uso de armas de guerra que hoy estamos padeciendo, pero también es bastante probable que esta guerra empiece a parecerse más y más a lo que hoy ocurre en Iraq y Siria, donde la violencia militar y las operaciones militares forman parte importante y directa de la vida cotidiana de los pobladores.

Para resumir, si queremos estar preparados, y si queremos sobrevivir la guerra hay que:

1- saber lo que es la guerra,

2- saber reconocerla, y

3- aceptar el hecho de que estamos en guerra.

Ahora …

Otra cosa …

Por casualidad, lo que estamos viviendo hoy en Venezuela (y el desastre que nos viene encima), sirven para poner en práctica desde ya las técnicas y tácticas de sobrevivencia en preparación para la Tercera Guerra Mundial, la cual ha comenzado, y que en mi estimación empezará a afectar a Venezuela directamente en unos 10 o 15 años.

Entonces, a partir del próximo artículo de esta serie de “Como sobrevivir la Tercera Guerra Mundial,” empezaré a compartir con ustedes esas técnicas y tácticas de sobrevivencia

¡Hasta entonces!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3172 veces.



Oscar Heck

De padre canadiense francés y madre indígena, llegó por primera vez a Venezuela en los años 1970, donde trabajó como misionero en algunos barrios de Caracas y Barlovento. Fue colaborador y corresponsal en inglés de Vheadline.com del 2002 al 2011, y ha sido colaborador regular de Aporrea desde el 2011. Se dedica principalmente a investigar y exponer verdades, o lo que sea lo más cercano posible a la verdad, cumpliendo así su deber Revolucionario ya que está convencido que toda Revolución humanista debe siempre basarse en verdades, y no en mentiras.

 oscarheck111@yahoo.com

Visite el perfil de Oscar Heck para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Oscar Heck

Oscar Heck

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /ddhh/a248409.htmlCd0NV CAC = Y co = US