¡150.000 muertos míos!! No, eso no es así…, yo asumo mi cuota y ustedes son corresponsables…

Endilgarle a Chávez la muerte de 150.000 venezolanos o muertes violentas, que han ocurrido en 11 años de gobierno revolucionario, según cuentas sacadas de yo no sé dónde por los sesudos escuálidos …, eso es, tan pero tan descabellado, temerario y falso de toda falsedad, que solo decirlo es causa de risa y lerda estupidez… Por favor, señores opositores, no cometan errores como esos, tan garrafales y distantes de la realidad…, por favor no sean tan obcecados y desmemoriados…, por favor no sigan escupiendo pa’rriba y esperar que la saliva no les caiga…

Aterricen…, por favor…, y asuman con responsabilidad y pundonor la herencia política de más de 50 años de fuliginosas páginas de historia que se escribieron con dolor y sangre de pueblo; desde Betancourt hasta el gobierno de CAP, año 99’s.

Chávez en la Asamblea Nacional acepto el reparo de Marquina, más no la carta de los 150.000 muertos que se le endilgan. Y dijo en respuesta y con la gallardía que siempre lo caracteriza. ¡Yo asumo mi cuota de responsabilidad! ¡Pero…, también hay corresponsabilidad de los que gobernaron antes que yo!!

Ellos piensan que la corrupción, la degradación moral, el cuanto hay pa’eso, la traición a la patria, la traición del gentilicio, la negación de nuestras raíces originarias, la desmoralización, y el cipayismo de una sociedad de traidores apátridas que casi regalaron, Ojo, no es que vendieron…, no, casi le entregaron Venezuela toda al gobierno imperial del Tío Sam; sus financistas y mentores políticos… ¡Gobiernos gringos, a quienes apoyan, y quienes dicen ser nuestros mejores socios y leales amigos! ¡Vil traición y peor calaña de esos vende patria!! Esos gringos, mercenarios del dinero, cercenaron nuestra conciencia libertaria ancestral y abrió, de paso las puertas, para que se instaurara en el pueblo y el suelo patrio una brutal invasión de dependencia y abyecto colonialismo!!!

Es acaso, poca cosa…, lo que hicieron esos serviles lacayos desde Betancourt hasta el gocho CAP y por más de 50 años, en contra de la nación y en contra de un recio pueblo que fue perdiendo sus raíces, identidad, idiosincrasia y creencias ancestrales…. ¡Total inversión de valores! ¿O mejor, olvidar esas “minucias” históricas de suerte y porrazo….? ¿O mejor olvidar y echarle tierra a más de 500 años de dominación y atraso en que nos sumieron los invasores imperialistas de siempre, citadas históricamente por Chávez…?? No, Sra. María Corina Machado, la historia, la verdadera historia, por fortuna, está escrita por alguien que la vio y la sintió tal cual era, y eso, a pesar de que sea un negro lunar para usted…, para nosotros, es, una historia de nunca olvidar…

Creo que usted, Sra. María Corina –con el debido respeto que se merece una dama— y muchos de sus conmilitones amigos, nacieron en el momento y el lugar equivocado… Ustedes son y representan la negación de sus raíces y se babean y le dan más valor al gentilicio gringo. Veamos, sucintamente porqué (¿?)

Todo el mundo sabe, a ciencia cierta, lo que hicieron los gobiernos antes de la cuarta, durante la cuarta y después de la cuarta republica. Si usted pone el nombre de “personajes de la cuarta republica” en el buscador de Google, Yahoo, Bing, Facebook o Twiter, seguramente se va a encontrar con que hay miles o decenas de miles de vínculos que se relacionan con esos personajes. Es decir, por re o por fa, no hay para donde recular, porque allí está todo, todo lo que hay buscar o encontrar… Libros, monografías, ensayos y artículos, por decir lo menos; de derecha, izquierda, fascismo, nazismo, catolicismo marxismo, y pare usted de contar… ¡Total, no hay que engañar, manipular o caerse a mentiras, porque hasta los niños actuales de 2 o 3 años que reciben educación bajo el programa Canaima, también lo saben!!

Mire usted Sra. Machado, la tomo a usted como alucinante espécimen de una criolla y decadente estirpe oligarca, por cuanto a mi entender ,creo, que no es nada fácil deslastrarse de muchos oprobiosos crímenes y horrores cometidos “en conciencia” por sus antepasados políticos de reciente data histórica.

Sí, Sra. Machado, es fácil ser amnésico, pero no es nada fácil borrar de la memoria de aquellos venezolanos, que vivieron en carne propia los azotes y horrores de más de 5 décadas de las seudo democracias adeco-copeyanas –muy a la medida y sin diferenciarse mucho de la dictadura perejimenista— que casi acabaron y borraron los sueños emancipadores, que nos insuflaron a mucha honra, los patriotas prohombres que lucharon contra la época de la dominante bota imperial española.

En esos 40 años, como legado histórico de esos permisivos gobiernos populistas –por demás abyectos, lacayos y serviles— se les permitió bajo un manto de total impunidad a una genuflexa sociedad de imbéciles lacayos que robaran, corrompieran, asesinaran (al mejor estilo Escuela de las Américas), que usufructuaran las arcas del estado, que violentaran el estado de derecho (DDHH)… Y mire usted Sra. lacaya Machado…, fue tanto el grado de inmoralidad que se apodero de esa clase política dirigente, que sería muy bueno que fuera a visitar la tumba de aquel afrancesado político adeco, y le preguntara bajo inspiración del alma, si es verdad que dijo aquellas infelices palabras: “en Venezuela no hay razones para no robar”. Recuerde que el ejemplo empieza por casa… Padre-Madre, hijo, nietos, bisnietos… etc., etc.

Para no extenderme mucho, solo quiero referirle, que todo ese andamiaje de corrupción y depravación moral que en connivencia con la élite oligarca, la clase media alta, el alto clero y la clase empresarial (Fedecámaras) hizo posible el caldo de cultivo, para que el ADN de esas nuevas generaciones vinieran marcadas por esa nefasta inversión de valores. Y cual flagelo genético no fácil de extirpar y erradicar, porque no habían las condiciones morales que lo hicieran posible, al país y al pueblo de a pie, no le quedo otra que ver aquello como normal y ejemplarizante…

En ese cuadro de antivalores y epígrafe de falsos principios de los corruptos gobiernos cuarto republicanos, tuvo como activos protagonistas a toda la sociedad en su conjunto (los del barrio o clase baja, los de las urbanizaciones o clase media y los de arriba o amos del valle). Pues, Sra. Corina, con ese mal ejemplo se disparo la delincuencia, la drogadicción, la estafa, el gansterismo, las matanzas entre pandillas de barrio, el derroche de dólares baratos disfrutados por unos pocos, los mayameros tábarato…, y mucho, mucho más. De ahí deriva la herencia del cáncer o carcinoma social, que hizo posible que en 40 años de malos gobiernos cuarto republicanos se invirtieran los valores morales y espirituales, de toda una nación.

Es esa, lamentablemente, la herencia social que recibe Chávez el 99’s, y no quedándole otra que echarse el muerto sobre los hombros, comienza desde ese año a desmontar con un mensaje de igualdad e inclusión, el entramado de esos viejos paradigmas y a tratar de darle un nuevo rostro a ese brutal daño de conciencia, que se le hizo al pueblo y a sus instituciones. Haciéndole ver, a ese pueblo lo equivocado que estaba, y tratando de rescatar nuevamente los verdaderos valores basados en la verdad, el amor y el recto proceder. Que en esencia, no son más, que los mismos valores que nos legaron nuestros ancestros.

Sra. Corina, Sr. Marquina…, esos 150.000 muertos se deben y son producto en una 80% a la inversión de valores de la seudo democracia y falsa dirigencia puntofijista, que se entronizó sobre Venezuela por más de 40 años. E hizo posible que esa sociedad de cómplices, se degenerara y aceptara como propia y normal, ese nuevo estilo de vida.

Nosotros señores escuálidos, con el grito de guerra ¡Patria, socialista o muerte! Somos, por homologación o similitud, la digna inspiración del ejemplo japonés o corazón del bushido. El cual es: la aceptación del Samurai a la muerte.


joseagaporam@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3290 veces.



José Agapito Ramírez


Visite el perfil de José Agapito Ramírez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Por los Derechos Humanos contra la Impunidad


Revise artículos similares en la sección:
Oposición