Bachaqueros rojos y camaleones, parásitos de la guerra económica

Ciertamente la locura que se presenta en la política venezolana tiene necesidad de un psiquiatra, gracias a Jorge Rodríguez se estrenará el próximo 15 de octubre su programa de televisión "La política en el diván". En ese orden de ideas, reflexionando en relación a la fauna dañina, que también existe en la política venezolana, es necesario que se llame urgentemente a un exterminador de plagas y/o tomar un desparasitante político.

No sirve llamar un veterinario, porque no hay posibilidad de transformarlos en animales sanos o buenos éticamente, los bachacos rojos y los camaleones son los parásitos de la guerra económica y el mayor enemigo de la revolución actual.

Es importante aclarar que el bachaquerismo no es cosa solamente de opositores, hay bachacos blancos, verdes, azules y amarillos, pero también los hay rojos.

¿Qué es un bachaco rojo?

Existen dos principales especies de bachacos rojos:

  • Aquellos funcionarios de instituciones como mercal, pdval, pdmercal, abastos bicentenarios y bancos del estado que utilizan sus puestos para la extracción delincuencial de productos regulados y la billetes de 100 y 50 bolívares.

  • Los otros, una simbiosis entre parásitos y plagas, son los que reciben las ayudas de las misiones y utilizan ese dinero para continuar con la guerra económica comprando para la reventa especulativa.

Ambas especies son una plaga muy poderosa, tienen como asociado principal a la impunidad. Todos sabemos que existen pero nadie puede eliminar esas plagas. Recordemos como ejemplo la intervención a los abastos bicentenario ordenada por el mismo Presidente Nicolás Maduro, y aún siguen las instalaciones a nivel nacional sin aires acondicionados y dañados los sistemas de refrigeración de alimentos.

Muchos de los bachacos rojos se asumen chavistas, y casi todos votarán por los candidatos de la revolución, pero sus acciones de inconciencia económica son más dañinas que sus aportes. Algunos aseguran que sus actos son para beneficio personal y no afectan al colectivo nacional.

La eliminación de esta plaga de bachacos rojos solo es posible mediante acciones preventivas de formación y concientización de la identidad política. La otra opción de eliminación, es más compleja y delicada, consiste en tomar de raíz a las mafias de bachacos rojos y sacarles tarjeta roja de expulsión de sus cargos y de las misiones sociales.

¿Qué es un camaleón político?

Es una plaga existente desde hace muchos siglos. El clásico vividor del gobierno de turno. Es el parásito que comúnmente se entra en los ministerios e instituciones del gobierno revolucionario.

Tiene gran habilidad para cambiar de color. Algunas veces lo vez rojo rojito cuando tiene que defender su cargo o privilegio de poder. Ese mismo individuo se transforma y entre sus allegados y familiares muestra su propia cara y se declara opositor.

Cambia según las circunstancias. Cambia su modo de hablar, de actuar, de vestir y de pensar. Por ejemplo: tiene un celular con tonos para las reuniones en el trabajo o del PSUV y otro tono para cuando suena el celular y está entre sus compañeros escuálidos.

Es el fariseo del que hablaba Jesucristo, vende a su clase por la apariencia y el sentirse que es oligarca.

Los camaleones políticos no crean conciencia revolucionaria con escuelas de formación ideológicas, son parásitos capaces de repetir todo el libro rojo y el manifiesto comunista si con eso cuidan sus privilegios que le permiten no ser afectados por la guerra económica. Nunca les falta nada porque tienen sus contactos en los bachaqueros rojos.


 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1900 veces.



José Rafael León León

Dr. en Ciencias Pedagógicas (Convenio Cuba-Venezuela). Licenciado en Educación. Licenciado en Filosofía

 jrleon30@gmail.com

Visite el perfil de José Rafael León León para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: