Las instituciones educativas, los valores revolucionarios y los antivalores capitalistas

Por todos es sabido que en las instituciones educativas de nuestro país se han reproducido durante décadas, incluida la de nuestro gobierno revolucionario, los llamados antivalores capitalistas.


Como simple ejemplo se puede mencionar como se promueve el cartel de destacados, que no en pocos casos son premiados al final del año, pero… ¿a quienes se premian? A los estudiantes que tienen una debida atención en el hogar, que están bien alimentados y, por ende, se traduce en un mejor rendimiento ¿y qué pasa con los niños que no tienen esa debida atención en el hogar o que no están bien alimentados? Son excluidos dentro del mismo sistema escolar porque siempre quedan relegados…. Si no lleva la tarea está aplazada o aplazado…


También podemos ver los diferentes “concursos” que se llevan a cabo durante el año escolar donde siempre se premia “al mejor”. No se promueve la emulación sino la competencia


Eso por no mencionar los contenidos que se dan en el aula, casi siempre alejados de la realidad, si usted se atreve a preguntarle a cualquier estudiante sobre los acontecimientos importantes a nivel nacional, la respuesta es un gran silencio, eso sin hablar de los acontecimientos a nivel mundial. Para colmo los contenidos que se dan en clase se refuerzan a través de trabajos que casi nunca dejan un saldo pedagógico, se evalúa lo “bueno” o “bello” que quedan los trabajos así se note que el niño tuvo poca o ninguna participación en la realización de la actividad.


Es increíble pero en relación a la investigación se queda sólo en mandar a “investigar” sobre un contenido donde poco importa si lo que hizo el o la estudiante fue cortar y pegar pero si tiene una buena presentación será evaluado con la mejor de las calificaciones.


Para citar sólo un ejemplo: se ha visto el caso de escuelas donde el proyecto es sobre el tema de los indígenas y se le ocurre una grandiosa idea a algún docente que demostrando un alto grado de ignorancia histórica termina por inventar, en un derroche de “creatividad”, un nacimiento viviente con motivo indígena ¿A dónde queda el compromiso que tenemos de rescatar la memoria histórica de Nuestramérica? O que veamos carteleras que se titulan “día de la resistencia indígena” con las tres carabelas y la figura del gran almirante Genovés Cristóbal Colón ¿cuál es el mensaje de esa cartelera, en muchos casos muy colorida en otro gran derroche de “creatividad”?


Si hablamos de la actitud del maestro, en muchos casos, pareciera que fuese el hijo perdido de un dictador de los más fascistas: sobran las frases de “cállate” “no quiero oír ni una voz” “el que hable en clase se sale del salón” “no me llame por mi nombre, llámeme maestro (a) o profesor (a)” “traigan su material completo” “prohibido pedir el sacapuntas prestado” ¡y cuidado si a algún o alguna estudiante le da por emitir una opinión diferente al del ilustrado o ilustrada que tiene al frente impartiendo la clase….! Enseguida se convierte en algo así como la oveja negra del salón.


Con respecto al docente en su relación con sus compañeros de trabajo y específicamente con el personal directivo sucede algo parecido a lo que le sucede a los alumnos con la maestra o maestro en el aula, si difiere de los lineamientos que se dictan en la escuela es tildado de conflictivo, loco o algo por el estilo…y enseguida comienza un rotundo no o una indiferencia total a cuanta propuesta haga… y si es de izquierda es el bicho más raro que pueda pisar escuela alguna. Pareciera más bien que los y las docentes con una ideología de izquierda deberían estar clandestinos en este gobierno revolucionario, bolivariano y socialista.


Afortunadamente aún tenemos docentes que hacen buen uso de su autonomía en el aula y en ese pequeño espacio hacen que florezca la mas hermosas de las magias y convierten el aula en un recinto para compartir, para aprender juntos y para impartir los principios humanistas que engrandecen al ser humano.


Es así que la propuesta es que más allá del debate del nuevo diseño curricular bolivariano (que por cierto, lo metieron en el congelador gracias a que la oposición lo tomó como bandera) también debe sumarse el planteamiento de cómo deben ser las supervisiones en las instituciones educativas ¿es correcto que la supervisión siga siendo meramente administrativa o, por el contrario, debe centrarse en los contenidos? Es importante que se determine qué se da en las escuelas, cómo se imparten y bajo qué estrategias porque si no, cualquier intento de modificar el currículo va a quedarse en letra muerta.


Existen muchos docentes con ganas de hacer las cosas bien, pero este sistema educativo tiende a aniquilarle las intenciones, lo callan a través de los esquemas de conducta de docentes con mentalidad de derecha y, lamentablemente, la estructura del Estado no ayuda a que las cosas se hagan diferente porque por un lado tenemos a un Presidente y a un Ministro de Educación que habla de promover los valores revolucionarios dentro del sistema educativo, y por el otro lado tenemos la gerencia de las instituciones de derecha llena de gerentes educativos con mentalidad de derecha y defendiendo siempre la posición de la clase dominante. Esto no debe seguir ocurriendo, no puede ser que en las escuelas se banalicen todos los esfuerzos que se hacen en este sentido o, simplemente los aniquilen


Nuestros niños, niñas y jóvenes merecen entender el mundo, la vida desde otro punto de vista que no sea el de la clase dominante no debemos seguir promoviendo el consumismo desmedido, el individualismo, la competencia….


Este es un problema estructural y que no se resuelve sólo en las escuelas, es la sociedad misma la que debe transformarse y allí si podremos hablar de transición al socialismo…


¡Sólo el pueblo salva al pueblo!


florencia@hotmail.com







Esta nota ha sido leída aproximadamente 9394 veces.



Florencia Herrera


Visite el perfil de Florencia Herrera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: