Cambio climático, campesinos, hambre y cactus

"…..la tierra no es de los hombres, si no de Dios. Dios se la presta a los hombres para que la trabajen. Si no la trabajan no tienen derecho a tener Tierra". Señora Otilia de Machado, 101 años de edad, Cerro EL Peñón, Montalbán, estado Carabobo.

El cambio climático ya es un fenómeno a nivel mundial, trayendo consecuencias irreparables en el clima y en todas las formas de vida. Este fenómeno a producidos en algunos lugares calentamientos, cambios en los causes de los ríos y aumentos del volumen de las agua de los mares producto de del deshielo en los glaciales. Todo este proceso modulara la producción agrícola y pecuaria del mundo., con lamentables consecuencias a todos los ecosistemas. En esta coyuntura de buscar alternativas de producción que permitan la subsistencia de los campesinos y el resto de la población. Modelos matemáticos pronostican aumentos en la dimensión de zonas desérticas y semi-desérticas, con problemas de disponibilidad de agua para los cultivos tradicionales. En este orden de ideas ya existente iniciativas de desertificación en el desierto del Sahara por parte de países como Argelia y Marruecos. Fomentando el cultivo de nopales o cactus como sustitutitos alimenticios no tradicionales, pude ser una alternativa real. En nuestro país un grupo de investigadores hemos desarrollado estudios que permitan desarrollar nuevos alimentos utilizando como fuente primaria los cactus.

Los cactus, en algunas culturas como los aztecas han sido la base de su alimentación desde épocas pre-hispánicas. En especies del género Opuntia sp. Los cladodios (pencas, hojas) se han consumido como vegetales frescos en ensaladas y tortilla (mexicanas). Los frutos (nopales y nopalitos) son fuente importante de vitaminitas y betalainas con actividad anti-microbiana habiendo reportes sobre su actividad contra radicales libres (que producen oxidación celular). Además con propiedades diuréticas y disminución de glucosa sanguínea, Pueden ser sustitutos las harinas integrales de estas especies por trigos y maíz. Además son importantes fuentes de minerales (para una información más detallada pueden consultar en Google usando como búsqueda Moreno Álvarez et al . ).

En este contexto de cambio climático y fuentes de alimentos de subsistencia los campesinos pobres venezolanos podrían ser utilizados en la alimentación animal y humana con la ventaja adaptativa de que no necesitan ser regadas. Experimentos desarrollados en la UNESR en el Laboratorio de BIOMOLECULAS se pudieron formular nuevos productos sin el uso de colorantes artificiales utilizando fuentes de betalainas de los frutos.

Un proyecto nacional utilizando cactus alimenticios, podrían se paliativos novedosas para los campesinos, pudiendo tener independencia del uso de concentrados para rumiantes y fuentes de alimentos alternos en el marco de la crisis que vive el país.

morenoalvarezmj@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1090 veces.



Mario José Moreno Álvarez

Biólogo de la Universidad de Los Andes. Profesor Titular De La Universidad Nacional Simon Rodríguez . Investigador del Laboratorio de Biomoléculas UNESR. Autor de 145 trabajos científicos. Ganador de los programas: PPI, PEI y CONABA.

 morenoalvarezmj@gmail.com

Visite el perfil de Mario José Moreno Álvarez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Mario José Moreno Álvarez

Mario José Moreno Álvarez

Más artículos de este autor


Notas relacionadas