¿Cómo anda la salud del capital? (II)

Los pobres conocen más del infierno que el mismísimo diablo.

La agricultura consume el 70% del agua planetaria. Paradojalmente, millones de personas no tienen acceso al agua ni a la comida. Más del 60% del agua está contaminada. Fertilizantes y químicos convierten inmensos espacios en "zonas muertas". Las deforestaciones que producen el dióxido de carbono son frecuentes y crecen. El ganado suma más metano a la atmosfera. El 40% de la superficie de la tierra, está dedicada a la agricultura. Producir drogas y materia prima como combustible vehicular es común, y ocupan millones de hectáreas de tierras en "producción", desplazando a la agricultura tradicional. Paisajes naturales convertidos en zonas agrícolas. El deterioro de ríos, lagos, mares, montañas, aire, con desechos terriblemente venenosos como los usados en extracciones mineras, lanzados al mar y a los ríos, con daños severos a su fauna y flora, son algunas de las amenazas que nos acechan. Las ciudades por igual son impactadas. Millones de vehículos consumiendo energía fósil, lanzando al aire su nociva carga contaminante. Experimentos nucleares radioactivos, armas con uranio empobrecido, chimeneas noche y dina contaminando el aire. A esta destrucción de la vida, la llaman civilización, desarrollo….

La voracidad del capital no tiene límites; lo que sea, a cambio de abundantes ganancias. Como el Dios Mida, quieren convertirlo todo en oro; por esto todo lo convierten en mercancía, incluyendo a las personas. El 30 % de la población mundial actual, carece de todo y se acuesta sin comer. Los pobres conocen más del infierno que el mismísimo diablo. Dios está con los ricos.

La vida biológica en el planeta, es el resultado de combinaciones bacteriales. De allí venimos los humanos. La misma muerte es una mutación bacteriana, para que la vida no se detenga. Somos andantes cuerpos bacteriales. Sin ellas no podemos vivir. No habría ni flora, ni fauna, ni alimentos, ni ríos, ni mares ni océanos, ni oxigeno. Las bacterias se encargan de nuestra vida y su asepsia. Todo lo que nos rodea, es trabajo bacterial. Ellas son creadoras de la vida. Hoy, el mismísimo Darwin se impactaría con estos descubrimientos. El antropocentrismo como origen de la vida, es desplazado. Como seres humanos, estamos separados en clases sociales con intereses opuestos, en un mundo no de cooperación sino de confrontación. Este es un hecho político, donde la consciencia a veces cuesta la vida biológica. Si logramos reivindicar la vida política y social, la vida biológica será más cooperativa.

La temporalidad de la existencia humana, es infinitamente menor que la temporalidad de las bacterias. Los humanos somos una especie muy joven sobre la tierra. La comparación numérica es difícil, son aproximaciones gracias a la Nano ciencia. En el campo biológico, las bacterias son comunidades: en nuestro cuerpo habitan por millones y gracias a ellas estamos vivos. Razón tienen los biólogos: "la vida es cooperación" entre vidas. Hoy, con las destrucciones ambientales, estamos alterando esta cooperación bacteriana. ¿Vendrá éste virus letal de una ruptura en la cooperación bacteriana?, amén de las atrocidades causadas al ambiente por el capitalismo, o los intereses inducidos por las grotescas ambiciones del neoliberalismo.

El declive de la energía fósil se avizora. El combustible fósil, produce alteraciones climáticas muy nocivas. Todo se mueve preferencialmente con energía fósil. Los carros eléctricos, consumirán más litio, níquel y platino. Aquellos países que los contienen serán acorralados para su expoliación. El litio explica el golpe de Estado habido en Bolivia, como el petróleo las agresiones imperialistas contra Venezuela, amén de otras muchas riquezas, que en calidad y cuantía tenemos. En los mal llamados países pobres, que en verdad han sido y están siendo empobrecidos, abundan los materiales más estratégicos para la industria capitalista. Vendrán a buscarlos las trasnacionales. Por las buenas o por las malas lo conseguirán para convertirlo todo en dinero. "La bandera (el ejército) sigue (protege) al dólar" (las inversiones) de los Estados Unidos. La vida está seriamente amenazada. Salvemos al planeta, para poder salvar todas las formas de vida que en el existen. El enemigo a vencer es el capitalismo depredador. La salud de él, nos enferma.

Al inicio de la pandemia, la tasa de crecimiento del capital ya estaba en cero. El contagio pandémico actuó como catalizador. Se producen mercancía pero su consumo viene disminuyendo, porque la pobreza aumenta y las compras merman. El capital especulativo hace negocios muy lucrativos; uno de ellos la producción de medicamentos que no erradican la enfermedad, sino estabilizan al enfermo para que sea adicto y dependiente del medicamento. Hoy, las vacunas son el negocio del siglo. La tecnología busca aumentar las ventas. Más de 2000 millones de personas, se acuestan sin comer. La riqueza de pocos aumenta. Las religiones piden clemencia a Dios, los multimillonarios se frotan las manos y la izquierda luce macilenta, arrinconada. QUE NOS HA PASADO….

El F.M.I, afirma de una caída mundial del PIB en un -3,3%, mientras que la CEPAL, lo lleva al -4,4%, para América Latina. La OIT, sabe lo que viene y está pidiendo "dialogo laboral". "Nuevos consensos", "cambios de paradigmas", "Financiación al desarrollo" (Guterrez de la ONU). La resolución de la crisis se prevé para un futuro lejano. Es "Una larga recesión mundial". "El acuerdo de París", sobre el cambio climático, cada vez hace más ruido. Guterrez pide más impuestos a los que más se han enriquecido. G Gates, afirma que para finales del próximo año, se volverá "a la normalidad". Es lo que no deseamos, porque la normalidad es el mismísimo capitalismo, pero ahora con mayores controles planetarios por medio de insospechadas tecnologías, que cambiaran hasta las relaciones humanas. Estos cínicos siguen hablando de países "en vías de desarrollo", lo mismo que decían hace cuarenta años. 154 países se verán obligados a recortar gastos, y aumentar su endeudamiento, lo que afectará a más de 6000 millones de personas. Hoy, el 85% de las personas viven en austeridad. Casi tenemos la certeza, de que "el mundo unipolar ha terminado". Por fin… una para Juan.

Se necesitan más de 10 billones de dólares, para aliviar la deuda externa del mundo, lo que significaría la salida de más de 200 mil millones de dólares solo de América Latina, pagando su impagable deuda "eterna". Para el 2020, las trasnacionales ya se habían apropiado del 93% del estroncio, el 66% de litio, el 61% de fluorita, el 59% de plata, el 54% de estaño y el 44% de platino. Por esta vía nos dejarán como Marte: un desierto. Esto, sin citar el pillaje de petróleo, gas, oro, hierro, agua, madera, y otras biodiversidades. ¿Qué le dejaremos a las generaciones venideras? "Se fabrica el consentimiento" (Gramsci), para "justificar" esta barbarie. ¿Estaremos en Venezuela montados en el Titanic? El neoliberalismo no tiene políticas sociales, pero viene con todo contra los pueblos. ¿Con que y cómo nos defenderemos? HASTA EL PROXIMO SABADO…….

EN LA IZQUIERDA DEBATE HACIA ADENTRO Y COMBATE HACIA AFUERA.

NOTA. El pueblo está molesto; el hambre lo consume. NO OBLIQUEN A ESTE PUEBLO A GRITAR: "VAYANSE TODOS"… "TANTO VA EL CANTARO AL AGUA HASTA QUE POR FIN SE ROMPE"…

HASTA CUANDO LOS BLOQUEOS Y LAS CENSURAS CONTRA APORREA… "LA VERDAD ES REVOLUCIONARIA"…LE TIENEN MIEDO….



Esta nota ha sido leída aproximadamente 468 veces.



Jesús M. Vivas P.

Profesor Universitario con 45 años de servicio docente. PhD en Historia, egresado de la Universidad Complutense de Madrid. Más de 700 Artículos publicados a nivel nacional e internacional, mas de 60 años en la lucha revolucionaria, soy Jesus "Chucho" Vivas

 jesusm_vivas@hotmail.com

Visite el perfil de Jesús M. Vivas P. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jesús M. Vivas P.

Jesús M. Vivas P.

Más artículos de este autor