La manipulación con los "migrantes" venezolanos

Ahora resulta que los venezolanos que salen al exterior son las estrellas que necesitan otros países para su desarrollo, bueno eso tiene que ser así, porque en un Estado-Nación en donde se privilegia la educación gratuita en todos sus niveles, ocurre, como es natural, que los estudiantes de esta parte del continente americano solo se ocupen de formarse para ser útil a su patria, una direccionalidad que legó el padre Libertador.

Sin embargo muchos compatriotas prefieren irse a explorar nuevos horizontes, debido a que consideran que en otros lares les darán mejores oportunidades, pero lo concreto es que se van: 1. Porque tienen familias en otros países, 2. Pertenecen a la clase oligárquica que han ido amasando fortunas bajo la sombra de los gobiernos, 3. Se los han llevado empresas transnacionales y 4. Por motivos políticos, esto último en la segunda década de 2020, porque los han inducido a tomar esa decisión conveniente para los neo colonizadores, que pretenden seguir avasallando al pueblo venezolano de todos los estratos sociales, impulsados por los "malinches" vende patria que se prestan para hacerle el juego al imperialismo.

Es importante hacer un poco de historia, en las décadas del ´40 y ´50 a Venezuela llegó un gran contingente de personas de Europa impulsados por la 2da. Guerra Mundial, situación catastrófica está que obligo a muchos a que dejaran sus países de origen, fueron bienvenidos y aquí establecieron su nuevo hogar, pero nunca se apartaron de sus vínculos familiares europeos, y esos descendientes nacidos en cualquier ciudad del país pudieron regresar al lugar ancestral y mantuvieron ese constante ir y venir, que de allí se puede inferir que buena parte de los que salieron de estas tierras en 2018 y 2019 lo han hecho teniendo techo seguro.

Por allá, en los años ´60 y ´70, muchos venezolanos fueron humillados hasta la saciedad por los falsos demócratas del "Pacto de Puntofijo" (tipo Donald Trump, que si no ganan arrebatan, la propia cultura Jalisco), no tenían educación gratuita, la empezaron a comercializar al extremo que proliferaron los colegios pagos en primaria, secundaria y le dieron impulso a la universidad elitesca privada, eso lo conocen la mayoría de los venezolanos de la generación del Mayo francés (03/05/1968), "Los Beatles", Los Rolling Stone, Los Darts, Los impalas, Los 007, entre otros grupos musicales que inspiraban a esa juventud.

Ahora bien, pasó que los que disponían de recursos económicos iban a estudiar a Harvard, Yale, la Sorbona, Oxford, y un largo etcétera. Viajaban de vacaciones para todo el mundo, con recursos que provenían de mamá petróleo, eran conocidos en Miami, Estados Unidos, como los "Ta´ barato, dame dos". Las transnacionales fueron formando a los Pitiyanquis de la clase burguesa para que se encargaran de sus negocios, capaces de matar a su propia madre con el fin de obtener prebendas individuales. En un país floreciente, como lo fue y lo es la tierra Bolivariana, realizaron grandes comercializaciones a partir de la producción de bienes y servicios, la mayoría de las veces subsidiados para extraer riquezas de los bolsillos de los explotados trabajadores, y con la "vista gorda" de los gobiernos del último tiempo de la IV República. Nada nuevo en lo que respecta a la imposición de la Doctrina Monroe en Venezuela.

En esos tiempos se arreciaron las persecuciones de líderes políticos (secuestros, torturas, asesinatos y desapariciones), por el solo hecho de pensar diferente, en la búsqueda de la dignificación y felicidad del pueblo, máxima aspiración de Simón Bolívar. Había suficientes motivos para acobardarse y salir más allá de las fronteras venezolanos, y todos los militantes de la revolución comprendieron que lo mejor era quedarse en su patria y luchar juntos por tener mejores oportunidades de vida, y así se hizo.

En las décadas posteriores del ´80 y ´90 nada nuevo ocurrió en este país, lo único que sistematizaron fue la alternabilidad en la Presidencia de la República, el descubrimiento salomónico para mantenerlos contentos, con la política de quítate tu pa ponerme yo un ratico, ese ratico eran cinco años de sacarle el jugo a las riquezas de Venezuela, compartirlas con los gringos, con sus empresas transnacionales y dejarle la miseria al pueblo. Hasta que en el ´92 aparece un gigante que pretendió darle vuelta a la tortilla sin haber cuajado, y no fue posible el cambio esperado. Ese gigante fue Hugo Chávez al que vilipendiaron y aun lo hacen, hasta que en 1.998 logra la presidencia de la república y mandó a parar el relajo, tal como hizo Fidel Castro en la Cuba de 1.959. Chávez, como el CID Campeador de este siglo XXI da fe a los venezolanos para echar de una vez por todas al imperialismo de nuestras tierras.

Ante ese cuadro dantesco de lo que se vivía antes de Hugo Chávez, a los venezolanos (campesinos, obreros, estudiantes) no les pasó por la mente irse de su patria, no fueron a decir que en Venezuela vivía la escoria humana y mucho menos a pedir intervenciones militares a instancias internacionales. A pesar de que Acción Democrática (AD) y COPEI utilizaron las negociaciones para corromper a políticos de la izquierda y mantener a esa alternativa de poder dividida y atomizada. Le daban el mendrugo a un grupúsculo del 5% histórico de los políticos de la izquierda que se acomodaron al lado de la "Guanábana" (termino que en aquellos tiempos utilizaban para identificar al "Pacto de Puntofijo": Verde era el color del partido COPEI y Blanco el color de la tolda política AD). Los verdaderos revolucionarios no abandonan a su pueblo, mucho menos la tierra que los vio nacer.

Pero los "pela bolas", que se fueron motivados por el llamado que hicieron un Julio Borges, un Juanito "Alimaña" Guaidó, un Antonio Ledesma y cualquier otro involucrado en conspiraciones para derrocar el gobierno constitucional de Nicolás Maduro, llegaron a Argentina, Colombia, Chile, Ecuador y Perú a pasar necesidades, a trabajar en oficios desconocidos o extraños a sus profesiones (ingenieros, maestr@s, profesor@s, enfermer@s, entre otros), que no corrieron con la misma suerte de aquellos de linaje europeo y por centenares están retornando a su patria de la cual nunca debieron irse. Son innumerables los vuelos que CONVIASA, la línea área venezolana, ha tenido que realizar para que regresaran sin pagar un céntimo de bolívar y han sido atendidos en su salud, en esta época de Pandemia COVID-19, de manera gratis.

Es una experiencia inolvidable, que les quedará para el recuerdo eterno de su pasantía por esta vida. Tuvieron que vivir en carne propia el desprecio, la humillación, la xenofobia, y otras formas de tratamiento inhumano, tan solo por ser venezolanos. Esa situación por la que pasaron, seguro estamos que no la repetirán nunca jamás en sus vidas. Tienen el derecho a disentir, a estar en desacuerdo con las políticas que no satisfacen sus aspiraciones, y a participar en agrupaciones de tendencia opuesta al gobierno nacional, pero a lo que no tienen derecho es a ser participes del terrorismo contra su propio país. No deben cohonestar situaciones como los robos a los recursos de Venezuela, tal como lo hace Juanito "Alimaña" Guaidó, porque eso es traición a la patria.

Pero volviendo a lo que nos ocupa en esta oportunidad es que aquellos venezolanos que por esfuerzo propio han alcanzado posiciones por sus conocimientos en otros países, no por entreguistas de su patria, se les reconoce el aporte que están dando al mundo, que contradice la conseja falsa de que la educación recibida en este país es un fraude, porque desde cualquier rincón de este territorio salen al exterior personas valiosas por sus conocimientos que ponen en práctica para el beneficio de la humanidad, desde el ámbito profesional que sea. Son logros personales, pero si no hubiesen recibido la preparación adecuada, con limitaciones como las hay en el resto del mundo, pero que han sido superadas por los maestros y profesores para la obtención del producto final: un profesional idóneo para el transcurrir de su ejercicio.

Por último, puedo aclara que durante los más de 60 años (1948-2016) que duro la guerra en Colombia, alcanzando una paz que no es verdadera, basta leer los periódicos y las noticias digitales de todos los días, siguen en una feroz carnicería contra el pueblo colombiano, elemento principal del enfrentamiento entre oligarquía y los pobres del hermano país, consecuencia de no haber fusilado en su oportunidad al General Francisco José de Paula Santander. Esa guerra fratricida obligó a que muchos neogranadinos emigraran por millones a la patria de Simón Bolívar y se asentaran en primer lugar en las tres fronteras principales de Venezuela con el hermano país, luego se diseminaron hacia el centro y otras partes del territorio nacional. La vinculación con su lugar de nacimiento nunca la perdieron y constantemente hacen viajes hacia Colombia y regresan. Con la llegada de Hugo Chávez al poder fueron cedulados y tienen constitucionalmente la doble nacionalidad. Esto es necesario aclararlo porque las cuentas claras conservan amistades.

Quiero referir, ante esa circunstancia, que la migración para los más de 5 millones colombianos que hay en Venezuela, parte de ellos pueden transitar libremente y con todos su derechos hacia Colombia y permanecer largos periodos de tiempo allá y regresar cuando les convenga, no es que se salieron de estas tierras desde que fueron conminados por la derecha terrorista a que se fueran del país, si no que ya lo venían haciendo con regularidad. Pero con la arremetida del gobierno gringo para acabar con los gobiernos de Chávez y Maduro, las cosas que hicieron lograron afectar la economía creando condiciones insoportables para todos los venezolanos y de aquellos que vivían aquí por cualquier circunstancia (bloqueo económico en lo financiero, salud y alimentación, saqueo del dinero en efectivo, trasvase de combustible y contrabando de alimentos hacia Colombia, aumento de la divisa a través de páginas web, saboteos eléctricos y petroleros y los de reciente data como son robos de empresas del estado y combustible importado desde Irán). Todo eso junto no lo aguantó ningún país en el mundo, y el gobierno venezolano ha venido sorteando los obstáculos con parsimonia y estrategias que poco a poco han ido apaciguando las aspiraciones de los complotados para apoderarse de Venezuela.

Colombia empezó a utilizar la xenofobia para que los venezolanos retornaran y efectivamente les dio resultado, empezaron a salir de allá a aquellos que no tenían familiares ni ningún otro nexo en ese país y les queda como ejercicio investigar la exigua cantidad de personas que han cruzado la frontera desde Colombia hacia Venezuela, el gobierno venezolano les pone las cuentas claras todos los días al informar la cantidad de venezolanos que regresan infestados con el COVID-19. Lo que sí es seguro que de Colombia no regresaran aquellos que tienen pendiente cuentas con la justicia en Venezuela.

En conclusión, se ve que la "migración" desde Venezuela hacia el exterior era un cuento de caminos, como los que les gusta construir a los gringos y sus adláteres, con la finalidad de elaborar el expediente de la intervención utilizando a los organismos internacionales que siempre han estado bajo su yugo. El imperialismo es maestro en apoderarse de las instituciones que rigen el mundo, vetan como les da la gana en la Organización de las Naciones Unidas (ONU), porque a cada uno de sus miembros les tienen la carpeta con la cual los chantajean, a excepción de Cuba, China, Rusia y Venezuela. La Organización de Estados Americanos (OEA) es el instrumento neo colonizador que utilizan a su antojo en Latinoamérica, con ella presionan para imponer sanciones similares a las que aplican a Venezuela y con ese terrorismo tratan de agredir a aquellos que no estén de acuerdo con sus políticas.

Como corolario, ha quedado demostrado es que los que se meten con Venezuela y la izquierda revolucionaria de Latinoamérica en estos tiempos se secan, ya van cayendo uno a uno los presidentes integrantes del "Grupo de Grima" que trataron por todos los medios de afectar al gobierno del Presidente Constitucional Nicolás Maduro y la República Bolivariana de Venezuela, y seguirán teniendo tropiezos con la justicia terrenal y divina, porque lo mal hecho tiene su castigo siempre. Y si se toman una foto con Lilian Tintori, es seguro que sus carreras políticas finalizaran como nunca pensaron que les ocurriría: juzgados, presos, muertos y abandonados por los pueblos que alguna vez creyeron en ellos.

La manipulación, es como la mentira, no dura ni tiene ventaja sobre los demás, y si logra imponerse no es por mucho tiempo (en criollo, "la mentira tiene patas cortas").

"Cosas veredes Sancho"



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1125 veces.



Omar José Hernández Borges

Ingeniero Industrial. Máster en Agroecología y Desarrollo Endógeno.

 omarhdez78@gmail.com

Visite el perfil de Omar José Hernández Borges para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: