La izquierda continental autobloqueada

La dinámica política está determinada casi siempre, por escenarios en los que las ideas toman cuerpo y se confrontan en forma de visiones y pasiones, surgen intereses diversos, se ponen de manifiesto valores y principios que sustentan la interpretación del mundo y la posibilidad real de incidir en la opinión general, así; cada escena es definida por la calidad de sus actores, por la secuencia de un guión que no siempre conocemos, por la capacidad de controlar factores políticos, sociales, económicos o religiosos, que entran y salen de la trama a conveniencia, siendo capaces de entremezclarse para preservar relaciones reproducidas históricamente en privado; estos factores, se convierten en determinantes, según la estrategia utilizada y el rating alcanzado por la campaña publicitaria desplegada, en la que la intriga y el suspenso pretenden captar a la mayor cantidad de público, eso sin importar su razonamiento, su inclinación o sus expectativas, solo se requiere de gente que consuma mensajes prefabricados.

Vimos pasar la XXV edición del foro de Sao Paulo en Caracas, un espacio que, desde la expectativa de la izquierda, y según la definición del maestro Google, tiene como fin esencial: "Profundizar el debate y procurar avanzar con propuestas de unidad de acción consensuadas en la lucha antiimperialista y popular, promover intercambios especializados en torno a los problemas económicos, políticos, sociales y culturales que la izquierda continental enfrenta". En esencia, colocar para el debate público, aspectos de la cultura, que van relacionados directamente con la concepción de la izquierda y los modelos alternativos al capitalismo imperial, a la colonización y la criminalización de los movimientos sociales a nivel continental, es decir; la despolitización, el desarme ideológico a través de los medios y la construcción de entelequias partidistas, que de manera simbólica adquieren expresión de izquierda, y ante las coyunturas solo atinan a lograr estrategias propagandísticas que distraen del objetivo histórico.

Las conclusiones del foro anuncian triunfos y consolidación de la unidad latinoamericana, delinean planes que de seguro recordarán en el próximo encuentro, o la próxima coyuntura, en la que tal vez; América Latina enfrenta conflictos de magnitud superior como producto de la agresión directa por parte de Estados Unidos, o una fuerza multilateral, que amenaza permanentemente con escalar hasta la invasión, sus aspiraciones de control hegemónico, mucho más en países que presentan niveles de resistencia política ideológica, en los que están en marcha procesos que adversan su condición de policía del mundo. Aunque desde el foro de Sao Paulo se declaren cosas como estas: "Es urgente retomar la iniciativa con más vigor y eficacia. Ello es posible "cuando hay unidad, dirección política decidida y capaz, objetivos claros de lucha, moral de combate y arraigo en las clases populares". Esta idea, aprobada por el XXIV Encuentro el pasado año, mantiene total vigencia" Estamos seguros de lo pasajero de la propuesta, hoy; los fenómenos indican que la lucha de clases no se definirá con declaraciones de este tipo, la muerte como método, sigue siendo la salida más idónea para quienes aspiran un mundo uniformado, un mundo al servicio de la voracidad capitalista con su consecuente carga genética de corrupción exclusión, hambre y negación de lo diferente.

El uso de la fuerza de los estados para acallar voces que reclaman derechos, nos hace dirigir nuestra mirada a los cientos de campesinos caídos en Venezuela, los líderes sociales en Colombia, los indígenas de todo el continente, líderes obreros que cometen el gran delito de confrontar al patrón y son encarcelados sin razón jurídica y permanecen en cautiverio sin juicio y sin que la voz de la izquierda continental, exprese opinión alguna, la migración económica parece no llamar la atención de quienes en estos espacios se atribuyen militancia de izquierda, el maltrato que sufren los migrantes venezolanos por parte de gobiernos de la derecha que utilizan esta tragedia como mascarada a sus propias crisis internas, la migración centroamericana y las condiciones existentes pasan por debajo de la mesa, en fin; son tantos los tópicos en los que de alguna manera, se refleja lo flexible de la izquierda de este tiempo, que pretende discursear con consignas y franelas, pero que está dispuesta a negociar en su incapacidad de construir alternativas al capitalismo y a lo más que pueden llegar es a un reformismo militante.

El caso de ILICH RAMIREZ, secuestrado por el gobierno francés, violentado en sus derechos más elementales, abandonado por el estado venezolano, caso sobre el cual ningún jerarca de este gobierno emite opinión alguna, la desaparición forzada de ALCEDO MORA, por denunciar corrupción en PDVSA, incapacidad manifiesta del estado para satisfacer las necesidades vitales de la población, el uso de cuerpos de seguridad para objetivos políticos, el miedo también ha servido para levantar el perfil de país en paz, LOS CORREDORES DE LA MUERTE, denunciados por la marcha campesina, alianzas entre factores de poder y los terratenientes para desalojar con la ayuda de jueces "revolucionarios" a campesinos que participaron en rescates de tierras, persecución y hostigamiento a la iniciativa popular de la toma del poder, caso COMUNA EL MAIZAL y otras experiencias positivas de autogobierno, que molestan a la burguesía revolucionaria.

La intelectualidad latinoamericana oficializada, tiene una gran deuda para con este siglo aun joven, poner de moda algunos temas, no es suficiente, la práctica cotidiana implica compromiso y eso parece faltar en quienes colaboran para dar matices de ilustración a las fallas, para justificar las carencias de quienes, en ejercicio del poder, sólo pretenden perpetuar una visión militarista, nepótica y corrupta del estado, siempre que favorezca intereses muy bien definidos, y que aleja la posibilidad real de transformar realidades creadas desde la manipulación, sabemos que el sistema capitalista ha creado una cultura de la trampa y el negociado, la exclusión, el hambre y la guerra también son producto de un modelo que nos lleva directamente a la desaparición de la especie humana, sobre esas cosas también se debe discutir, sin tapujos, sin complejos y sin temor a ser tildados de radicales, traidores, o ubicados en el eje del mal, los retos que enfrentamos obliga a mirar hacia adentro, quizás la fuerza de la organización social, ofrezca mejores perspectivas que la abultada nómina de aduladores, que tratando de ser alquimistas políticos, pretenden convertir la lucha histórica de los pueblos en propiedad privada de quienes están circunstancialmente en el poder.

Comunicador popular

franco__rivas@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 589 veces.



Henry Franco

Comunicador popular. Miembro del Colectivo Radiofónico de Petare y de la emisora Al son del 23 en Caracas

 ccdresistencia9960@gmail.com

Visite el perfil de Henry Franco para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: