Operaciones del imperio contra el pueblo venezolano (Freedom-X)

Da tristeza ver a venezolanos que solamente critican por criticar, como decía Joselo, pero no se les oye una propuesta que pueda ayudar a mitigar la situación por la que atraviesa la patria.

Si se analiza lo que está diciendo el fascista estadounidense, ex–jefe del Comando Sur del ejército imperialista, Almirante Kurt W. Tidd, es fácil darse cuenta que es la potencia guerrerista la que impulsa el derrocamiento de la Revolución Bolivariana por todos los medios posibles, se entiende que unos piensan con el estomago, es una verdad de las guerras, pero también es necesario analizar el contexto en el cual aplican la Guerra Económica.

Los gringos calcularon que el compatriota Nicolás Maduro no pasaría de dos años después de su triunfo electoral, amparándose su apreciación en la desmoralización del pueblo luego de la muerte del Comandante Eterno Hugo Chávez. Aunado ello a la desestabilización de los "bate quebraos" asalariados de la oposición que tiene la CIA y el Departamento de Estado Norteamericano en Venezuela, que no pudieron lograr por la correcta posición del pueblo en ese momento histórico.

Les falló su predicción porque no contaron con un pueblo que lleva en sus venas la tradición libertaria que insufló el Libertador Simón Bolívar a los venezolanos. Si analizan todas las declaraciones de los funcionarios de Estados Unidos, en los últimos seis años, encontraran la similitud de que Maduro tiene que irse del poder que le dio el pueblo.

El 04 de agosto de 2018 intentaron un Magnicidio, que daría al traste con los líderes de la revolución, en donde los Estados Unidos lo hacen ver como si ellos no tuvieran participación alguna, pero lo que no pueden ocultar que el acto terrorista que condenan, en otras circunstancias, pero en esta no, lo prepararon desde su territorio y que los autores intelectuales están en ese país. Es la doble moral del discurso imperialista. Y entonces en estas tierras los "Opinadores de Oficio", los intelectuales políticos, los "sabelotodo" o como quieran que se les llamen, no leen, no entienden lo que no se necesita descifrar, está clarísimo la Operación Freedom-2, lo dice todo, que sin ningún rubor declara el Almirante Tidd, es decir que ya han habido un Freedom-0, Freedom-1, el conocidísimo Plan Balboa o el Golpe de Estado, por 47 horas, contra el Presidente Chávez.

Recientemente el ex-embajador estadounidense William Brownfield (18/10/2018), habló en esos mismos términos, es decir que es reiterada y muy clara la política de Estados Unidos contra la República Bolivariana de Venezuela, quieren tumbar el gobierno que el pueblo se dio, y esos son los preparativos que adelantan para el 10 de enero de 2019, como augurando la oligarquía que así como mataron ese mismo día pero de 1860, a Ezequiel Zamora, El General del Pueblo Soberano, el de las Ideas de "Tierras y Hombres Libres", una de las raíces de la revolución, lo harán con el gobierno que constitucionalmente tiene que juramentarse en la fecha prevista.

Ahora, aterrizando a lo que atañe a nuestro pueblo, a la situación económica que afecta el bolsillo de los venezolanos, no necesita discutirse que el empresariado que tiene sus unidades de producción en Venezuela esta confabulado con el gobierno de Estados Unidos para no cumplir con los acuerdos que se compromete con la revolución bolivariana, y evade su responsabilidad en la producción de bienes y servicios que deben ir a los hogares de los ciudadanos de estas tierras. Allí esta una falla que tiene que corregirse en lo inmediato. El constituyente Julio Escalona, en la sesión del la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) del martes 18/12/2018 apuntó en esos términos.

¿Qué se propone? Que desde la soberanísima ANC se hagan las leyes que metan en cintura a quienes se aprovechan de las necesidades del pueblo. Que se metan presos a los especuladores, a los boicoteadores, a los que propician la escasez, a quienes por tener en sus manos los medios de producción creen que pueden hacer lo que les dé la gana, a esos hay que llevarlos tras las rejas, confiscarles las empresas y que paguen con sus propiedades los daños causados al pueblo y la nación. No hay otra salida, en este país tiene que recobrarse la gobernabilidad económica para el beneficio de las mayorías, que cada día se esta depauperando.

No hacer lo que por ley le corresponde a la ANC, entonces lo mejor es bajar la Santamaría y que el pueblo se defienda como pueda. Porque ante los ataques de afuera y desde adentro lo mejor es poner la mano dura para que se respeten las instituciones y al bravo pueblo venezolano, que amparándose en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, lo ha dado todo para que este país se enrumbe por una Revolución Socialista, la que entienden perfectamente, como Chávez se los enseñó y practicó con el ejemplo, con la idea fija de llevarlos a la dignificación y la felicidad.

Se insiste en que los gobiernos locales (gobernaciones, alcaldías y concejales) tienen responsabilidad directa en el funcionamiento de la economía en su regiones, deben supervisar que están haciendo los empresarios locales con sus inventarios, en donde los guardan, que les hace falta para atender al pueblo y sobre todo si están cumpliendo con los precios acordados, puesto que el compromiso que adquirieron lo hicieron con el precio del dólar DICOM y no con el dólar paralelo o del mercado cambiario ilícito. Si dicen y hacen lo contrario es obvio que no quieren atender el compromiso adquirido con el gobierno para bienestar del pueblo. Deben legislar para tener las ordenanzas que hagan cumplir las leyes y decretos de la república.

Si hay soluciones y la mas pertinente en casos como estos es que apliquen las inexorables leyes que se han elaborado en este país, que se ejecuten y se tendrá una paz para que el socialismo se pueda entender como el camino necesario que hay que transitar hacia estadios superiores de igualdad, equidad y justicia.

Sin pretender interpretar el pensamiento de Hugo Chávez, porque solo él con su genio daría una respuesta a la situación que se vive, pero me aproximaría a decir que esa sería la crítica constructiva que haría el Comandante Eterno en circunstancias como estas.

"Dignaos, Legisladores, acoger con indulgencia la profesión de mi conciencia política, los últimos votos de mi corazón y los ruegos fervorosos que a nombre del pueblo me atrevo a dirigiros. Dignaos conceder a Venezuela un gobierno eminentemente popular, eminentemente justo, eminentemente moral, que encadene la opresión, la anarquía y la culpa. Un gobierno que haga reinar la inocencia, la humanidad y la paz. Un gobierno que haga triunfar, bajo el imperio de leyes inexorables, la igualdad y la libertad.

Señor, empezad vuestras funciones: yo he terminado las mías".

Simón Bolívar



Esta nota ha sido leída aproximadamente 654 veces.



Omar José Hernández Borges

Ingeniero Industrial. Máster en Agroecología y Desarrollo Endógeno.

 omarhdez78@gmail.com

Visite el perfil de Omar José Hernández Borges para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: