El por qué se detuvieron grandes proyectos como la red ferroviaria de Venezuela

Hay que tener la mente abierta para entender que por la lucha política que lideró Hugo Chávez, contra el imperio, contra el neoliberalismo salvaje y contra la oligarquía apátrida, desbastadores de la economía venezolana por más de 100 años, se estaba jugando la vida; y por eso sin duda alguna se le fue en ese trance.

Cuando Chávez empezó a tocar los intereses de los "todo poderosos" (transnacionales del sector automotriz y transporte pesado, oligopolios y monopolios); y enviar ingentes recursos a atender las necesidades sociales, entonces fue condenado por la oligarquía criolla, la que enfiló baterías contra la Revolución Bolivariana. Ésta y su líder optaron por la alternativa del camino del medio, es decir, continuar sin miedo alguno a enfrentar al Goliat de estos tiempos. Chávez ya no era él, se transformó en un inmenso colectivo, tan igual que Bolívar en su tiempo, enarboló la bandera de la libertad, independencia y autodeterminación de los pueblos; se extendió como el fuego en una pradera seca, por latinoamerica.

El gobierno revolucionario emprendió grandes obras, unas terminaron en el tiempo programado, otras por su envergadura aun están en ejecución y aquellas que requieren mucho más recursos, que en estos tiempos son muy escasos, se tienen paralizadas, no por incompetencia, no porque se acabaron los recursos o porque no se quieran hacer, sino que el momento histórico puso a Chávez en el 2009, ante la caída de los precios del petróleo, a decidir entre redirigir las inversiones para atender las necesidades sociales (la construcción del socialismo), dada la urgencia de satisfacer las necesidades primarias o invertir en obras que sacrificarían a los que viven es esta patria.

Es importante recordar a Chávez en el Aló Presidente Nº 358,

www.todochavez.gob.ve/todochavez/4193-alo-presidente-n-358, del 23 de mayo de 2010, al respecto dijo lo siguiente:

"… Presidente Chávez: Mire, invertir en Venezuela es como darle un tiro al piso: ¡Passs! ¿Ves? Ahí están los chinos, los compañeros chinos que están locos porque les demos nuevas líneas férreas, ahí han venido no sé cuántas empresas de China, y además con la inversión por delante; mañana tengo yo trabajo todo el día, ahorita están reunidos la delegación china del Banco de Desarrollo de China, es el Banco más grande del mundo. Hemos firmado hace poco un acuerdo para un crédito de primero 10 mil millones de dólares para un conjunto de obras, y están dispuestos a invertir más, y están haciendo un estudio más detallado de los proyectos venezolanos, y uno de ellos son los ferrocarriles, entonces no podemos ir ahí como un morrocoy. No, en Europa hay que conseguir financiamiento en los Bancos europeos, las empresas tienen, tienen como hacerlo, tienen que hacerlo, es necesario que lo hagan, no pueden echar toda la carga sobre el presupuesto nacional de un año. No, estos son financiamientos a largo plazo, son obras de largo plazo.

Yo esto que estoy diciendo son instrucciones que incluyen a la empresa privada, porque la empresa privada tiene que estar subordinada a los ritmos políticos, sino no me sirve, sino me busco otra empresa; no pueden las empresas decir, no es que no me han pagado no sé cuánto, y no sé cuánto, y hasta que no me paguen no arranco. ¡No lo voy a aceptar! No lo puedo aceptar, porque nosotros vamos a pagar, nosotros vamos a pagar..."

Lo anterior es una de las causas de la paralización de la red ferroviaria, es el vivo ejemplo de lo que ocurría en la IV República, y todavía aun sucede, eso debe acabarse definitivamente, esto lo digo porque los empresarios en este país se mal acostumbraron a que no invertían de sus propios recursos, sino que esperaban a que los gobiernos les dieran los tramos o partes del presupuesto de la obra por adelantado, para ellos agarrar su tajada y con la otra pagarle a los obreros y empleados; además, comprar los materiales para hacer la infraestructura. Como se dice en estas tierras: "Así es una manguangua".

Luego vino la enfermedad de Chávez, cuando le practicaron una cirugía en un tumor abscesado, en cuba el 10 de junio de 2011. Ya en ese momento los gringos habían iniciado un bloqueo en las compras de petróleo, porque estaban trabajando en la obtención del petróleo de esquisto, (rocas sedimentarias que contienen grandes cantidades de petróleo y gas) que los extraen por medio del proceso de fracturación hidráulica (fracking), lo cual crea contaminación y daños ambientales. Con ese procedimiento iniciaron una gran producción y empezó el bajón de los ingresos de las divisas que obtenía el país por la venta de su principal materia prima de exportación a los Estados Unidos.

Venezuela siguió su marcha, con los altibajos que significó la pérdida física del líder de la revolución, se estancaron muchos proyectos, porque los gringos iniciaron nuevas formas de intervención en la política nacional, en las finanzas, en la economía, entre otras, y han ensayado todo tipo de tretas para doblegar la voluntad del pueblo a ser libre.

Nicolás Maduro siguió el ejemplo del Comandante Eterno Hugo Chávez, porque privilegió la alimentación del pueblo, con todas sus limitantes, a rendirse al poder imperial, y para ello tuvo que detener grandes proyectos, con alternativas menos onerosas y que permitieran oxigenar la economía. En ese ínterin se han sumado los empresarios locales al boicot, no están produciendo lo necesario y por otro lado están desarrollando una especulación atroz, que si este no fuera un pueblo terco, valeroso y de espíritu libertario, ya hubiera sucumbido como ocurrió en Chile en tiempos del gobierno del presidente mártir Salvador Allende (1970 –1973).

La historia está para estudiarla, para aprender; y las próximas generaciones de venezolanos contarán la odisea que tuvo que superar para gritar al mundo que somos una nación libre, soberana y que nuestras decisiones no pasan por las oficinas de la Casa Blanca en Washington, como sí ocurrió en el pasado, sino que primero se discuten con el pueblo y luego se llevan al presidente de la república para que las acompañe, siempre pensando en el bienestar de las mayorías.

A las minorías se les escucha, pero tienen un gran problema, que sus líderes no dan un paso sin consultar con sus jefes en Estados Unidos, siempre con la ambición por delante, con el propósito del "cuanto hay pa` eso", convirtiéndolos en traidores a la patria. Y eso afecta a todos, porque el clima político necesario para que un país avance no se logra, se presenta inestabilidad en la economía y sufren los pendejos de siempre.

Por todo lo dicho anteriormente, cuando alguien habla de que los proyectos se detuvieron, sin buscar las causas de porque sucedió eso, lo está haciendo desde el punto de vista de la mezquindad, desde el odio visceral que le tienen a quienes vinieron a conducir los destinos de la patria en estos tiempos, con la única intención de darle voz a los que no hablaban, darle estudios a los que no podían asistir a las escuelas, liceos y universidades, darle oportunidades a los más desvalidos, en fin a seguir el camino del más grande redentor que vino a este mundo (Cristo), y es el camino que siguen los que abrazan la ideología socialista. ¡Hacia la Construcción del Socialismo del Siglo XXI!

https://www.skyscrapercity.com/showthread.php?p=132840605yño

Plan Socialista Ferroviario Nacional 2006 – 2030:

www.iirsa.org/admin_iirsa.../if_santiago13_anexo4_plan_ferroviario_venezuela.pdf



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1177 veces.



Omar José Hernández Borges

Ingeniero Industrial. Máster en Agroecología y Desarrollo Endógeno.

 omarhdez78@gmail.com

Visite el perfil de Omar José Hernández Borges para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: