Ahora, hagamos la revolución y nueva economía

Cada día que pasa, aumentan los indicios y las pruebas de que Nicolás Maduro Moros ganó la reelección para un segundo mandato como Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, de manera limpia y clara. Aún así, las fuerzas imperiales y sus lacayos se esfuerzan por señalar al mundo y predicar como verdad de fe, que la elección no fue legítima y legal, porque lo que está de fondo es la liquidación del chavismo bolivariano y socialista del siglo XXI, al costo que sea. Y por ello, pasadas las elecciones presidenciales en la tierra de Simón Bolívar está andando, a pasos agigantados, una implosión social que devendrá en violencia, para derrocar a Nicolás Maduro.

Ahora bien, por Nicolás Maduro votó el Pueblo chavista, llamado también, el voto duro, porque la mayoría entendió que la liquidación del chavismo y su hegemonía, pasa por la salida de Nicolás Maduro, lo que los llevó a votar con los ojos cerrados, aún cuando la mayoría del chavismo de base, de los pobres, está muy molesto con Nicolás Maduro e inconforme, porque esta mayoría entiende que él, como Jefe de Estado, de gobierno y líder de la revolución, no ha sabido enfrentar el terrorismo económico y no ha enfrentado al mayor y al detal a los causantes, aún cuando están identificados con nombre y apellido, en donde el costo humano, material, económico y de malestar social, lo ha pagado con creces, el pueblo trabajador. Incluso, hay algo muy peligroso: se trata de un gran descreimiento en las filas del chavismo, en cuanto a la posibilidad de que Nicolás Maduro sea capaz de derrotar la guerra económica en todas sus manifestaciones, pese a que, enseguida que fuese reelecto, ha puesto en marcha acciones enmarcadas en los seis (6) lineamientos que se propone realizar de manera concreta, además de que el terrorismo económico, la hiperinflación, con la especulación libertina en los comercios y servicios, se han desatado con mayor gravedad desde el lindo amanecer del veintiuno (21) de mayo hasta la presente fecha, sinque nadie lo detenga. Como lo dijo autocríticamente, sin fórmula de cálculo, sino con humildad, Nicolás Maduro: "no lo estamos haciendo bien". Resulta que no se trata de Nicolás Maduro, únicamente, sino de todos nosotros, más de lo que suponemos en unos casos, indiferentemente de la responsabilidad gubernamental.

El caso es que pese a toda adversidad, los chavistas hemos ganado legalmente, por lo que estaríamos en el gobierno hasta el dos mil veinticinco (2025), ya sea representados en una continuidad cuartorrepublicana tradicional, ya como protagonistas y empoderados de verdad, si rectificamos todos y si hacemos las cosas bien, es decir, si nos planteamos hacer la revolución, tal y como lo manifestamos desde que surgió en la escena política nacional, el Comandante Hugo Chávez, con el socialismo bolivariano y chavista del siglo XXI, lo que significa que no es con el pastiche disfrazado de convivencia con el capitalismo y con los capitalistas, porque ellos sí están decididos a liquidar la propuesta revolucionaria.

Significaría entonces, que si nos planteamos hacer la revolución, debemos cambiar las relaciones sociales de producción, a partir de una nueva economía productiva, la socialista, muy contraria a la capitalista, cosa que no hemos hecho, con la excusa del "gradualismo´", de "la falta madurez de las masas", de la "falsa paz", de "las condiciones objetivas y subjetivas" que cada día estamos desaprovechando, atenidos a enfrentar las lacras de una dirigencia opositora pulverizada políticamente y fortalecida bélicamente, porque, en definitiva, los chavistas adolecemos de lo siguiente:

1. Muchos de los que tienen responsabilidades en las funciones de Estado y de gobierno, apenas saborean la "microfísica del poder", se transfiguran en los más déspotas capitalistas y quieren parecerse, emular y ser parte de la burguesía, al costo que sea, entorpeciendo y desdibujando el trabajo revolucionario que otros sí vienen adelantando bajo las directrices del Presidente Maduro, amén de todo el esfuerzo del Pueblo chavista y las organizaciones sociales de base;

2. Muchos de los sujetos promovidos para funciones de Estado, de gobierno y conducción de la revolución bolivariana, socialista y chavista, son inmensamente incultos en materia política, confunden reivindicativismo con construcción de la revolución, actúan de manera pragmática y por reflejo, por lo que ven y por lo aprendido en su contexto, porque los libros, además del estudio sistemático y serio de la teoría marxista les aburre o lo desprecian, lo que significa que éstos sujetos no pueden construir el socialismo si no saben cuáles son sus bases, cuál es la diferencia respecto del capitalismo y el socialismo, qué contiene el Plan de la Patria y el porqué, entre otras carencias de orden teórico-intelectual a la que desprecian quienes se saben que se las saben todas;

3. Banalización de la política y exhibición de escala de valores que se riñe con el deber ser, si queremos construir el socialismo bolivariano, socialista y chavista, en donde por ejemplo, se promueve como jefes prefabricados y líderes del partido y del gobierno a gente sin ninguna competencia política o profesional, a cuenta de que son, por ejemplo, reconocidos actores, raperos, deportistas, etc., a los que en la base del chavismo, con pena ajena tenemos que escucharle idioteces, incluso, tenemos que salir a buscarles votos como diputados, constituyentistas y paremos de contar, así como también exacerbamos la adulación de una "Generación de Oro", deportiva y musical (la que, por cierto, la mayoría de ellos, deprecia a los chavistas), a la que se premia con casas, carros, dinero, pero se desprecia a los "buenos estudiantes", se desprecia a los que hacen ciencia de verdad, se les confina al desprecio social y ostracismo, porque éstos no parecieran ser parte de esa generación de oro y, cuando mucho, el premio es una tablet, para que sigan estudiando entre la miseria y con una miserable beca que no alcanza ni para sacar fotocopias;

3. Desafortunadamente, tenemos una Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), la que pese a los privilegios de todo tipo y sueldos superiores al resto de los empleados de la administración pública, muchos de sus oficiales y tropa profesional (ojalá, no sean la mayoría), son corruptos con descaro, exhiben fabulosas fortunas de lo robado a la nación, mantienen amantes, hijos y nietos con dinero del Estado y son los grandes responsables del tráfico de todo tipo de productos, como gasolina, petróleo y derivados lubricantes, alimentos y productos elaborados, que hasta el día de hoy, cuando este escrito se hace público, no sólo pasan el contrabando por las alcabalas y las trochas, sino, también, tranquilamente, pasan gandolas repletas de gasolina y cuanto producto sea posible, por el Puente Internacional Simón Bolívar de San Antonio del Estado Táchira, al igual que por la carretera que va hacia Maicao; y no podemos ocultar que muchos de estos militares, sus esposas e hijos, incluso, muy, pero muy cercanos al Presidente Nicolás Maduro, de los que lo llevan y lo traen, abiertamente, lanzan imprecaciones contra el gobierno revolucionario y contra Nicolás Maduro, lo que significa que en el seno de la FANB las conspiraciones golpistas cristalizarán, cuando ya hayan desangrado y exprimido la teta del Estado venezolano, razón por la cual, no es extraño y, ojalá lo supiera el Presidente Nicolás Maduro, que al quinto componente de la FANB, la Milicias, las tienes preteridas, arrinconadas, a los profesionales, incluso, con títulos de técnicos, profesionales, con doctorado y postdoctorado, no se les da ninguna jerarquía de oficial, sino que se les mantiene como miliciano raso, sin apresto de uniforme, armas, equipamiento y no se les asignan responsabilidades serias, más allá de ser custodios de las miserables colas de los pobres, para poder comprar algún producto en algún comercio de los ricos;

4. Las estructuras del partido de la Revolución, el PSUV, cuentan con direcciones regionales de burócratas e incapaces apoltronados, la mayoría de ellos, déspotas, con vicepresidentes de región que no atienen a la militancia, porque a ellos no les interesa, mientras en la base del PSUV, no son pocos los que anhelan que el Primer Vicepresidente, Diosdado Cabello, en algún momento se entere de lo que está pasando en las regiones y ayude a corregir el estado de parálisis del PSUV, que no pasa de centrar su actividad en lo electoral, con un centralismo mal entendido, irrespetuoso y culpable de graves errores que no debieron cometer, tales como; la imposición de candidatos a la ANC de gente que solo calienta sillas y no le paran media esférica a sus electores en sus regiones, además de que no los conocen en sus regiones; los errores cometidos en Anzoátegui, en donde no debimos perder la Gobernación, pero que se impuso el retorno de un exgobernador que renunció para ser constituyentista y quince días después regresó como candidato a gobernador, quemando su prestigio, lo que hizo irritar al pueblo elector chavista; errores como en Zulia, en donde no se escuchó al Pueblo y a la base chavista del PSUV, quienes acusaron las inconsistencias e impopularidad del gobernador, quien perdió y afortunadamente, el electo por la derecha desconoció a la ANC, hecho que permitió que, por carambola, se corrigiera y se rescatara electoralmente la Gobernación del Zulia, con el mal sabor que dejó esta triste experiencia; errores como en Mérida, en donde sin razón oficial alguna, se dispuso de otro constituyentista recién electo quince días antes y se impuso como candidato, dejando por fuera la posibilidad de reelección del gobernador en funciones, a quien se expuso al escarnio público entre dimes y diretes, como si fuese un delincuente, lo que trajo consigo, conflictos de parcelas, mala conducción de parte de la dirección regional y nacional, sectarismo vulgar, confrontaciones intestinas y descalabro electoral, no solo perdiendo la Gobernación de Mérida, sino la principal alcaldía, amén del decaimiento de la base chavista, que se reflejó en la exigua participación electoral para elegir al Presidente de la República en el Estado Mérida, de donde se avizoran escenarios peores, si no se toman los correctivos necesarios para esta región, en donde urge la unificación y remoralización de las bases del PSUV en Mérida;

4. Los partidos aliados de la revolución, llamados del Gran Polo Patriótico (GPP), han sido parasitarios, no aportan significativamente nada en términos electorales, ni en pro del Poder Popular, del Pueblo de a pie, puesto que han convertido, en su mayoría, la tarjeta electoral, en una franquicia que no aporta nada de votos, más allá del relleno en un tarjetón electoral con la contraprestación de cargos en los que dichos personajes, sólo se limitan a medrar, hasta que caen en el hipercriticismo, en un chavismo puritano y moralino, si sus prebendas empiezan a estar comprometidas.

Estas cuatro grandes debilidades nuestras pueden tener dos caminos: ser ignoradas y silenciadas, hasta que la fuerza de los hechos se imponga y triunfe el golpismo en los próximos días o meses; o pueden ser atendidas a la par de los Seis (6) Lineamientos Políticos, propuestos por el Presidente Nicolás Maduro, para el período 2019-2015, que se ha propuesto adelantar desde el pasado lunes veintiuno de mayo del dos mil dieciocho (21/05/2018), que consisten en:

1. Diálogo y Pacificación de Venezuela.

2. Acuerdo económico-productivo, para estabilizar, recuperar y desarrollar la economía.

3. Lucha renovada y frontal contra toda forma de corrupción, con nueva ética patriota y ciudadana.

4. Consolidar la nueva educación Pública, en el Poder Popular, en el Poder social de la Revolución.

5. Defensa de Venezuela contra los ataques del imperialismo

6. Ratificar el socialismo bolivariano y chavista del siglo XXI.

Estos lineamientos, siendo claros y puestos en ejecución, tienen que materializarse en la principal determinación: la económica. Y para resolver el problema económico, no podemos engañarnos entre nosotros, ni caer en el pastiche de complacencias, para un día complacer los caprichos del parasitario sector de empresarios y especuladores, mientras que otro recurrimos al discurso incendiario, a las marchas y consignas, para invocar la revolución, sin tocar el tema central: cambiar las relaciones sociales de producción, tal y como lo expuso Carl Marx (1859) en la Crítica de la economía política, en el que respecto de las por relaciones de producción expresa:

El conjunto de las relaciones de producción constituye la estructura económica de la sociedad, o sea, la base sobre la cual se eleva una superestructura jurídica y política y a la cual corresponden formas determinadas de la conciencia social. El modo de producción de la vida material condiciona, en general, el proceso social, político y espiritual de la vida (Crítica de la economía política)

Según esta clara definición, todo lo demás es grama y superfluo, si nos proponemos hacer la revolución bolivariana, socialista y chavista. Queda pues, en nuestras manos, hacerlo posible.

 

NOTAS NECESARIAS:

 

1. Ya fue liberado el espía estadounidense, Joshua Holt, quien fracasó en su tarea. Nicolás Maduro lo devolvió a su país, sanito y gordito, a los brazos de Donald Trump. Ojalá, la CIA, por órdenes del retroconservador y pornopuritano, no lo asesine, para silenciarlo o creyendo que cantó ante las autoridades venezolanas. Es todo un soprano.

2. La segunda vuelta electoral en Colombia promete ser una guerra de fotocopiadoras y remarcaje de boletas. De todas formas, cualquiera de los dos candidatos del balotaje, sirve para los intereses del gobierno estadounidense. Ambos, profundizarían la traición a la paz, siguiendo los pasos arteros de Juan Manuel Santos y de su narcopredecesor Álvaro Uribe Vélez.

3. El Presidente de la Asociación Bancaria Nacional (ABN), Arístides Maza, en reunión de banqueros con el Presidente Nicolás Maduro, para un diálogo productivo, asumió el papel de la bruja disfrazada de viejita bondadosa y le ofreció, entre adulaciones y carajeándolo, la manzana para que la mordiera, cual Caperucito Rojo, Nicolás Maduro. Este señor, Arístides Maza, hizo absurdas e inaceptables peticiones; 3.1. ABN pide postergar reconversión monetaria y buscar cierre perfecto para el 1ro de septiembre, cuando todos sabemos que la ABN lo que busca es el quiebre perfecto del nuevo cono monetario, dar tiempo a que las masas de billetes pasadas a Colombia retornen a la centrífuga especulativa venezolana y, así, devaluar hasta pulverizar al nuevo cono monetario de la reconversión; 3.2. ABN pide elevar las tasas de interés por encima del 24%, sin mencionar que nos llevarían al liberalismo económico, nos devolverían a las cuotas balón y arruinarían aún más a los trabajadores, mientras que ellos, los banqueros seguirían siendo híperpluscuammillonarios, tal y como lo son desde 1999, hasta el día de hoy; 3.3. ABN no menciona para nada el tema de las carteras de clientes, en donde ellos no dan créditos a los pequeños productores, ni a creadores, menos aún a una familia de jóvenes esposos, sino que se han convertido en una logia económica de mercado financiero-especulativo en beneficio de unos cuantos (los ricos aún más ricos); 3.4. ABN no dice que corresponsalías bancarias no son posibles, porque ellos juegan a la intermediación indirecta y a la banca de segundo piso, para evadir el control de cambio de divisas en Venezuela, con una banca oculta en cada banco fachada que opera en Venezuela; 3.5. ABN calla los guisos que tienen ellos, sus gerentes de bancos y analistas, con los puntos electrónicos de venta y lo que la banca le pecha a cada comerciante, exigiendo un consumo diario superior, a cuarenta (40) millones diarios, de manera indiscriminada, más la nueva modalidad de alquileres de puntos de venta que desde la banca promueven en una intermediación de empresas fantasma que se dedican a este tipo de operaciones.

4. Los sueldos y salarios integrales de los trabajadores universitarios son miserables y seguirán siéndolo, mientras se imponga la hiperinflación desatada, articulada, programada y calculada, más no "inducida", como algunos pretenden hacer ver. Aún así, los trabajadores se han mantenido en sus puestos de trabajo, para no hacerle el juego a la derecha golpista y terrorista. Y la FTUV ha librado una lucha, no solo por el sueldo y salario integral de los trabajadores, sino que se propone aportar acciones y medidas para atacar el problema hiperinflacionario de fondo. Algunos llamados arteros, colaboracionistas y traidores se han ahogado en el silencio y la soledad. Urge, entonces, que el Presidente Nicolás Maduro y el ministro de dicha cartera, aceleren la marcha para proteger a los trabajadores universitarios. Hagámoslo bien.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1525 veces.



Luis Alexander Pino Araque


Visite el perfil de Luis Alexander Pino Araque para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a264140.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO