Venezolanos encumbrados que no entienden lo que ocurre en su patria

No suelo polemizar con personas que han dado su aporte a la cultura, pero ante una situación que se ha hecho repetitiva entre compatriotas de gran prestigio nacional e internacional, es bueno aclararles lo que desde su óptica no logran visualizar, quizás por intereses o desconocimiento. En esta situación particular me refiero a Gustavo Dudamel, joven músico de nuestra tierra venezolana, por lo que infiero que no tiene conocimiento de lo que ocurrió durante los años 60 y 70, porque es un joven de los años 80, pero para su información es bueno decirle que aquí en venezuela gobernaron los que entregaron el país por más de cuarenta años, unos ciudadanos que se decían demócratas de la boca para afuera, pero al pueblo lo trataban como a unos perros. Por eso sucedió el Caracazo 1989, en ese tiempo era todavía un niño que quizás no entendías o no le dejaban entender lo que ocurría en la patria.


Entre esos gobernantes había dos connotados asesinos que utilizaban como política de estado "disparar primero y averiguar después", me refiero a Rómulo Betancourt y Carlos Andrés Pérez. En sus gobiernos ocurrieron secuestros, torturados, asesinatos, desapariciones y prisiones para todas aquellas personas que disintieran de la forma de conducción de la política, la economía y más aun si participaban en las luchas sociales por tener una mejor calidad de vida.


Por otro lado, en la actualidad si evaluara la situación objetivamente, debería preguntarse que hacen unos jóvenes dizque estudiantes con capuchas y qué ha pasado con las muertes que ocurren en las marchas de los llamados "escuálidos", en donde no tienen presencia los cuerpos de seguridad del estado, porque generalmente ocurren en el este de Caracas, zonas controladas por autoridades pertenecientes a la oposición política y que están comprometidas con un golpe de estado contra el presidente constitucional Nicolás Maduro Moros, hecho comprobado por ser en su mayoría los mismos actores del Golpe de Estado del 11 de abril de 2002 contra el Presidente Constitucional Hugo Rafael Chávez Frías.


Las muertes las crean desde las mismas fuerzas opositoras, y los muy pendejos todavía salen a acompañar esas marchas en donde los ponen de carne de cañón, es decir que las muertes ocurren entre sus mismas filas y luego utilizando las redes sociales para difundir que fue el gobierno el que los mató. esa estrategia les dio resultado en el supra referido golpe de estado del 11 de abril de 2002, hoy ya nadie les cree esos cuentos de camino.


Quien lance por los medios de comunicación aseveraciones sobre situaciones que son de gran transcendencia para la vida política del pueblo tiene que documentarse bastante o en su defecto asistir a esas marchas para que tenga la evidencia de donde sale la violencia, en donde están los terroristas, utilizando las técnicas de los paramilitares de Colombia y las del grupo terrorista islámico ISIS, el cual actúa en el medio oriente, desestabilizando gobiernos como el de Siria. Ninguna persona se debe dejar atrapar por su buena fe, porque generalmente en confrontaciones políticas dentro del país se hacen montajes de una serie de videos e informaciones interesadas en la desestabilización del gobierno para presentarlo para el festín que se dan los medios de comunicación internacional en contra de Venezuela, con el pretexto de la búsqueda de una intervención armada.


Quien ha estado en países como Francia, Alemania y en el mismo Estados Unidos, debe hacerse un examen de conciencia y verificar si en las marchas que realizan los estudiantes o los ciudadanos, por situaciones de menor categoría a las que ocurren hoy día en venezuela, son atendidas esas protestas justas con lanzamientos de flores y serpentinas por parte de los organismos de seguridad de esos estados, que se consideran ellos mismos de mayor prestigio democrático que venezuela, cuestión esta que ponemos en duda por múltiples razones, entre ellas la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, elaborada por el propio soberano, que considera de gran importancia la participación y protagonismos del pueblo venezolano en los hechos transcendentales de la nación y sobre todo garante de los Derechos Humanos.


Dar opiniones para poner en entre dicho al gobierno sin siquiera asomarse a ver en donde ocurren las tragedias y los actos terroristas es una irresponsabilidad, porque utilizan el prestigio que pueda tener cualquier ciudadano, en este caso particular como músico, con la creencia de que con opiniones tendenciosas se puede contribuir a tumbar el gobierno del Presidente maduro, porque esas son las instrucciones que dan desde el norte para que puedan conservar la visa, lamentablemente existen muchos compatriotas que con solo indicarles que se las van a quitar les compran la conciencia. El objetivo de los gringos es "naricearlos" para que les sirvan incondicionalmente para sus malvados planes de apoderarse de las riquezas de la patria para financiar su carrera armamentista y seguir a la vanguardia como el estado omnipresente.


Esta situación hace recordar a los valientes militares sin tropas de la Plaza Altamira de Caracas en el año 2002, que creyendo que tenían una gran ascendencia sobre el pueblo, salían por goteo a dar declaraciones contra el gobierno de Comandante Eterno Hugo Chávez, y de esa manera desestabilizar la institucionalidad. Es un libreto que ya todos los venezolanos conocen de memoria, por eso las declaraciones no crean gran impacto en la población, porque si fuera así este gobierno no tendría que salir a socorrer a aquellos propietarios o comerciantes, que los terroristas ayer defendían y hoy les hacen un gran daño destruyendo sus negocios. En otras palabras si el Presidente Maduro no diera respuesta a la propiedad privada destruida durante el intento de Golpe de Estado del mes de abril 2017, "Maduro vete ya", sería porque estaría caído, pero como dicen en nuestro pueblo "deseos no empreñan".


Lo que tenía que haber dicho, el Sr. Dudamel, era: "Llamo a la oposición para que se siente a dialogar con el gobierno y que los terroristas, que apoyan la violencia, depongan la actitud de llevar a esta patria a una conflagración entre hermanos". Eso sería lo propio de una persona imparcial. Hubiera sido lo más entendible entre personas ajustadas a la verdad de mármol, el Papa Francisco tuvo unas dignas expresiones para hacer un llamado de paz al gobierno del Presidente Maduro, ¿O será que el Papa es Chavista? lo cual no creo, sino que es un ministro de la iglesia católica muy ecuánime y conoce, sin estar presente en el país, lo que aquí ocurre, porque ni sus propios correligionarios le informan la verdad de Venezuela. El Sr. Dudamel no tuvo una buena manera de llamar a la paz, a sabiendas de que desde que el Presidente Maduro llegó al poder hizo y hace un permanente llamado al diálogo y la paz.


La verdadera causa por la que protesta la oposición es que quieren tener el poder a toda costa para vender la patria a los Estados Unidos, utilizando una serie de artimañas para confundir al pueblo y a los interesados fuera de nuestras fronteras, llegando, si ello fuera posible, al magnicidio, como lo hicieron con el Presiden Chávez; y para muestra un botón, dicen que Maduro es un dictador e inmediatamente éste los llama a elecciones, claro está, utilizando la vía constitucional y ¿Qué hacen los adversarios políticos?, desconocen los llamados que se les hacen en todos los sentidos para lograr la paz, demostrando que pretenden gobernar nuestro país sobre sus ruinas y eso la mayoría de los venezolanos de buena voluntad no se lo permitirán.


¿Cuán poco valen los venezolanos que por un pedazo de plástico o cartón son capaces de venderles sus almas al diablo, es decir al imperio gringo?

omarhdez78@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1298 veces.



Omar José Hernández Borges

Ingeniero Industrial. Máster en Agroecología y Desarrollo Endógeno.

 omarhdez78@gmail.com

Visite el perfil de Omar José Hernández Borges para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: