Los diantres enloquecidos

En mi tiempo de niñez, mi abuela Delfina Hernández, en Aragua de Barcelona, Estado Anzoátegui, cuando nos veía corriendo en el patio, intranquilos y utilizando cualquier cosa para el juego infantil, les decía a sus hijos y nietos mayores, ahí andan eso DIANTRES, me figuraba yo que ella quería decir algo malo con esa expresión.

En atención a lo dicho, resulta que esa palabra se ajusta hoy en día a los políticos de la derecha nacional e internacional, porque andan desatados por el mundo, debido a que el imperio tiene a sus DIANTRES ENLOQUECIDOS, tanto en la Organización de Estados Americanos (OEA), como en Venezuela. Y eso no debería extrañar a nadie porque un éxito de la política venezolana indicaría que se está en el camino correcto y que el Socialismo del Siglo XXI es viable, tal como lo propuso el Comandante Eterno Hugo Chávez.

Por otro lado, las crisis son provocadas porque para ello han estudiado todos los flancos de las revoluciones que han ocurrido en el mundo y sus maneras de derribarlas, usando todo tipo de artimañas, propias de quien se considera el amo del mundo y fija las políticas para que se guíen por ellas, como aquel que se guía con una cartilla para aprender las primeras letras o con el catecismo para aprender sobre la religión cristiana.

Ante esa situación, la Republica Bolivariana de Venezuela se salió del redil, cuando entendió y decidió utilizar los conceptos de Independencia, Soberanía y Autodeterminación. Esas son las claves para darle el carácter a una verdadera revolución; y a su vez aplicar los valores de la solidaridad internacional, entre otros. Por eso no se le perdona que haya tomado partido por el socialismo y acompañar a la República de Cuba en dar esa lucha.

El Capitalismo, como ideología y su fase superior, el imperialismo, han tenido la supremacía basándose en el control de los medios de producción y del poder militar, lo cual se evidencia en latinoamerica donde mantienen la opresión sobre los estados-naciones que buscan salir del atraso y lograr una independencia para su desarrollo, que le proporcionen seguridad alimentaria, salud, educación y justicia a sus pueblos. Sin embargo, aquí es donde se presenta la extorsión porque hay países que no cuentan con tecnologías, técnicas y toda la preparación científica que les permita avanzar hacia el bienestar social, y el imperialismo siempre se los va a impedir a toda costa.

Sí Venezuela siguiera las recetas del Fondo Monetario Internacional, mecanismo utilizado para dominar la soberanía de los pueblos, y se aplicara el recetario que le imponen a cada país según sus características, aquí los problemas no se verían de forma alarmante, como se están observando hoy día, porque tendrían el control de todo lo que significa economía de mercado, echando a la cesta de la basura los logros o avances sociales que se están obteniendo con la Revolución Bolivariana, pero incubando poco a poco lo que se conoció como el Caracazo del 27 y 28 de febrero de 1989.

En ese orden de ideas, al imperialismo no le interesa que los estados soberanos tomen el control de sus riquezas, porque ello disminuye la entrada de los recursos, de cualquier tipo, a sus dominios, y por ello desde tiempos remotos han tratado de mantener a los pueblos explotados y empobrecidos para que no tengan manera y forma de reaccionar ante esa situación. Los países industrializados viven a expensas de los países pobres, sobre eso hay suficiente literatura, desde la ciencia ficción hasta los estados primitivos de dominación del más poderoso contra el más indefenso: Síndrome de Goliat contra David.

Es importante que siempre se mantenga en la mente de los venezolanos que las situaciones de desabastecimiento que ocurren en nuestra patria y en el resto del mundo, es porque el imperialismo les asigno a cada país su forma de vida, qué producir, qué consumir, qué exportar, qué comprar, qué tecnologías utilizar y todo aquello que los haga cada día más dependientes. El caso venezolano no fue una excepción, sino que sabían desde hacen más de 100 años que Venezuela tenía inmensas riquezas de petróleo para suplirles la energía barata y segura, por estar a una distancia de 45 millas marinas de sus costas, aproximadamente 4 o 5 cinco días de transporte, procedieron a asignarle su responsabilidad de mono productor y rentista, es decir que todo lo que produjera de su "oro negro" se los entregaran a precio de gallina flaca y que les compraran todo lo que se necesitara para funcionar como país.

Así, de esa manera, se garantizaban el dominio del país mayor productor de petróleo en el continente americano y con ello tendrían de regreso los miserables dólares con que compraban ese petróleo, porque estaban obligados a usar los productos y servicios de sus grandes corporaciones. Nada es casual en esta vida, todo tiene su explicación y por eso han arreciado los ataques para salir del gobierno que libérrimamente se dio el pueblo.

Como consecuencia de tener a Venezuela bajo la égida del sistema capitalista se le hacía cada día más dependiente, y si por circunstancias de la vida tuvieran necesidad de los recursos de la patria de Bolívar, simplemente tenían que apretar los resortes del poder para que en estos lares se produjeran las famosas crisis inducidas y tratar de simular sus revoluciones de colores europeas en esta parte del continente.

Esa crisis se manifiesta en estos momentos y los Estados Unidos de Norteamérica ve con claridad que la Revolución Bolivariana no se ha prestado para seguir en ese entramado de traiciones a su pueblo y ha decidido caminar por su propia senda, por lo que ha tenido que sufrir el ataque de las transnacionales al privarla de obtener los insumos y productos para mantener un país productivo.

Esto tiene que entenderlo muy bien el pueblo, porque los Diantres no descansan, buscando todas las maneras posibles de tumbar el gobierno de Presidente constitucional Nicolás Maduro y ello tiene un precio, que está cobrando, sin ningún escrúpulo, el Secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro; y los representantes de la derecha en el continente, con gobiernos traidores a sus pueblos y los pitiyanquis apátridas de la derecha opositora en nuestro patria.

Es necesario repetir una y mil veces que cuando te crean una dependencia basada en la "cultura del facilismo", es difícil salir de esa trampa, porque no hay nada mejor que te pongan todas las cosas a la mano, como se dice en criollo "te pongan la papa pelada", y efectivamente, eso era lo que estaba ocurriendo, debido a que con los ingresos provenientes del petróleo, los gobiernos de turno importaban de todo, lo necesario y lo superfluo, castrando de ideas a los empresarios venezolanos para que no produjeran los bienes y servicios, y convirtiéndoles en simples importadores para satisfacer las necesidades de los ciudadanos y ciudadanas de este país, así se profundizaba la dependencia en todos los sentidos y se ve claramente ante la arremetida contra la economía que impulsa el presidente Maduro.

Los gringos aplican en Venezuela el mismo Manual de Golpe de Estado continuado que utilizaron contra el Presidente Mártir Salvador Allende, durante su gobierno de 1970 a 1973, en la República de Chile. Por eso no hay nada más cierto que ante las crisis ocasionadas por los enemigos de los pueblos libres, que en esa coyunturas, surjan las oportunidades para generar los bienes y servicios que se requieren para satisfacer las necesidades siempre presentes y ante esa situación el pueblo se levante como lo pregonaba el escritor y periodista venezolano, Aquiles Nazoa, enarbolando los "Poderes Creadores del Pueblo". Albert Einstein decía "…Es en la crisis donde aflora lo mejor de cada uno, porque sin crisis todo viento es caricia. Hablar de crisis es promoverla, y callar en la crisis es exaltar el conformismo. En vez de esto, trabajemos duro. Acabemos de una vez con la única crisis amenazadora, que es la tragedia de no querer luchar por superarla."

Hoy día se observa como los compatriotas venezolanos estimulan la economía comunal, la de los pequeños y medianos industriales y la de los emprendedores, produciendo lo que realmente está a su alcance, aprovechando las potencialidades del ámbito geográfico en donde están ubicados y manteniendo el desarrollo endógeno como el principio esencial para llevar adelante sus procesos productivos. En cada barriada se manufacturan bienes que era imposible soñar hace un año atrás, inspirados en buscar derrotar la escasez, la especulación y al nuevo tipo de "asesino económico", es decir, a los archiconocidos "Bachaqueros", quienes compran los productos de primera necesidad con la intención de contrabandearlos y hacer que desaparezcan de los anaqueles de los mercados con la intención de aumentar posteriormente sus precios de una manera desmedida.

Así las cosas, lo que pretenden es crear una guerra intestina, solapada, de pueblo contra pueblo, entendiendo claramente lo que expresaba Paulo Coelho "…Lo peor de parte de una sociedad manipulada por la política, es ver a pobres defendiendo a ricos culpables de su pobreza", a eso han llevado a nuestro pueblo a defender lo indefendible, con la sola intención de tumbar al gobierno.

A pesar del boicot económico la Revolución Bolivariana sigue su marcha trazada en el Plan de la Patria 2013-2019, con la férrea voluntad, irreductible, del presidente Maduro, es decir, vencer con inteligencia y limpiamente a los enemigos del Socialismo del Siglo XXI. Ese es el deber ser, porque en los revolucionarios está la verdad, quienes Crísticamente enseñan el camino por el cual deben conducirse los venezolanos, sorteando todo tipo de vericuetos que los enemigos y adversarios políticos interponen para que la justicia y la dignificación de los desposeídos no florezca.

Ya los tiempos de los importadores "de lo que sea" para enriquecerse a expensa del estado venezolano se terminaron, ahora es el momento de que los honestos empresarios, sean del signo político que a su libre albedrío decidan o tengan preferencia, puedan desarrollar una economía que vaya más allá del simple hecho de generar capital, lo cual es importante, pero no lo es todo, porque siempre y cuando parte del mismo sea retribuido y distribuido hacia los sectores de mayor vulnerabilidad se irá fortaleciendo gradualmente a nuestros coterráneos de tal forma que con la generación de empleos productivos se vaya derrotando la delincuencia y quitándole parte del "ejército del crimen organizado" para incorporarlos hacia el bien común.

Nadie es malo, nace asesino o delincuente per se, son las condiciones sociales, económicas y culturales, las realidades objetivas, las que van desvirtuando la personalidad de nuestros compatriotas por la falta de atención para ayudarlos a superar situaciones adversas, porque de un ser que es "bombardeado" todos los días con antivalores no se puede esperar que sea una "hermanita de la caridad", simplemente ese individuo de alguna forma recibió la inyección de los más degradante de la sociedad, la exclusión, con todas las demás cargas de miserias que el sistema capitalista y su fase superior, el imperialismo, a través de las grandes corporaciones que lo sostiene, van insuflando para tener el control del pueblo y por consiguiente de las naciones. A eso el gobierno nacional le está poniendo remedio con las Bases de Misiones y los Hogares de la Patria.

Contra esos DIANTRES es que está peleando la Revolución Bolivariana, que como apostolado decidió redimir a los pobres de nuestro país y mostrarle la ruta al resto de los compatriotas latinoamericanos, como lo reza nuestro himno patrio "… seguid el ejemplo que Caracas dio". La pelea con el imperio y el "Ministerio de Colonias de Estados Unidos", llámese la OEA, tal como la bautizó el inmortal camarada Fidel Castro Ruz, está centrada en que nuestra patria nunca más será colonia de nadie y por el contrario está encaminada a mantener su libertad, independencia, soberanía y auto determinación, en la búsqueda permanente de la justicia, la paz y la dignificación de los venezolanos, para ser un pueblo culto y feliz.

No descansamos en denunciar y desenmascarar a los pitiyanquis y apátridas, que por el solo afán de tener dinero fácil son capaces de vender su alma al DIANTRE mayor, entonces no se podría esperar nada de ellos en relación a salvaguardar los intereses de la patria, sino que por el contrario sus procederes son la esencia de quienes no les importa que en Venezuela ocurra una intervención armada por parte de los Estados Unidos de Norteamérica y con ello crear una matanza superior a la que hicieron en los países árabes como IRAK, LIBIA y SIRIA, tan solo para nombrar a los tres acontecimientos más recientes de intervención armada que en nombre de la "libertad" el país hegemónico y sus aliados europeos han desatado contra esos pueblos indefensos.

Digo que sucedería una gran matanza, primero, porque en Venezuela hay una Fuerza Armada patriota y segundo porque hay un pueblo que está dispuesto a emular la epopeya de nuestros libertadores. No sería nada fácil esa guerra, porque se les impediría que entren, como "Juan por su casa", al territorio y apoderarse de las riquezas, entre ellas el petróleo, que es el gran objetivo que tienen planteado, además de acabar de una vez por todas con la nación que desde hacen más de 200 años viene clamando por la libertad de los pueblos que han sido pisoteados por los imperios de turno cada vez que les da la gana, sin objeción de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y la Organización de Estados Americanos (OEA).

MSc.

 omarhdez78@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1325 veces.



Omar José Hernández Borges

Ingeniero Industrial. Máster en Agroecología y Desarrollo Endógeno.

 omarhdez78@gmail.com

Visite el perfil de Omar José Hernández Borges para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: