¿Cómo Gobernar y Gerenciar con éxito en tiempos de crisis?

"Una de las ironías más deprimentes de la vida,

(es) que quienes desean el poder sean los más calificados

para obtenerlo y los menos calificados para ejercerlo"

Ramsés, Emperador de Egipto

Comentándoselo a Moisés en la película "Dioses y Reyes"

La palabra CRISIS, generalmente, es sinónimo o está relacionada con palabras como: dificultad, contrariedad, aprieto, trance, apuro, conflicto, caos, desconcierto, anarquía, desorganización, apremio, peligro, emergencia, urgencia, desorden… y, en definitiva, es para muchas personas, instituciones y países, sencillamente, un grave e importante problema que, generalmente, debe ser solucionado urgentemente por las consecuencias actuales y potenciales que trae aparejada.

En resumen pudiéramos decir que una crisis no es más que un PROBLEMA de significativa dimensión, si entendemos como problema o situación problemática, a la brecha existente entre la realidad -tal como la percibimos- y la norma o el deber ser que deseamos o aspiramos lograr en el futuro para esa misma realidad.

La crisis, como todo problema a resolver, puede ser de magnitud y naturaleza muy diversa. Si nos afecta a la mayoría, entonces, estamos hablando de una crisis de considerable proporciones. La magnitud y la naturaleza de la crisis puede no ser muy clara al principio y pueden existir dudas acerca de su naturaleza y magnitud.

Las crisis pudiéramos clasificarlas como: a) Megacrisis, cuando toca transversalmente varios aspectos de la realidad como totalidad (Ejemplo: crisis inflacionaria y/o recesiva, crisis ambiental, crisis ética y moral, crisis energética…), b) Macrocrisis, cuando toca un aspecto concreto o área específica de la realidad en una magnitud amplia y considerable (ejemplo: crisis del sector salud o del sector educativo, crisis alimentaria…) y c) Microcrisis, cuando se refiere a un aspecto concreto de una realidad en una magnitud moderada, o significativa, que generalmente está asociada o es parte de un área o sector de mayor magnitud y complejidad (Ejemplo: crisis hospitalaria, crisis del aseo urbano, crisis interna en un determinado partido político…)

Las crisis pueden ser catalogadas como: económicas, políticas, sociales e incluso de naturaleza más específica: medio ambientales, jurídicas, militares, familiares, personales, agroalimentarias, transporte y comunicación, educativas, de salud y hasta podemos hablar de crisis de valores y principios o de una crisis ética o moral. Las crisis también pueden ser complementarias y tomar, a la vez, varios aspectos directa o indirectamente vinculados entre sí.

Algunos países, instituciones, empresas, partidos o personas e individualidades, pueden aprovecharse de la crisis para su propio beneficio. Las crisis, vamos a estar claros, no nos perjudican a todos por igual. Hay quienes definitivamente se benefician de las crisis para sus propios intereses y hay quienes la sufren sin otras opciones que vivirlas y trabajar con ahínco por superar sus efectos, muchas veces, perversos.

¿Qué debemos hacer o cómo debemos actuar si, en el contexto de una crisis, nos corresponde ocupar un cargo gubernamental o gerencial y poder salir airosos?

Lo primero es reconocer que es necesario tener y manejar el PODER como acrónimo, es decir, dominar adecuadamente el proceso administrativo que consiste en: a) Planificar con métodos adecuados y potentes, b) Diseñar, reestructurar, reingeniar o reinventar la Organización a los fines de cumplir con los planes previstos, c) Dirigir, vale decir, gerenciar, gobernar, presidir…con suficiente dinamismo para movilizar y motivar -psico y socialmente- la organización a favor del plan y d) Evaluar y Retroalimentar permanentemente los procesos administrativos correspondientes, so pena de no saber si vamos en la dirección acordada previamente en el plan.

Lo segundo que es aconsejable hacer, para Gobernar y/o Gerenciar -con mayúsculas- y obtener resultados favorables en medio de la crisis, es identificar los síntomas y signos, o la sintomatología, de la crisis y reconocerla sin temores. Quién no reconoce que está viviendo una crisis y prefiere ocultarla o disimularla, auto-engañándose, negándola o evadiéndola, le será difícil poder enfrentarla con éxito. Ya lo dice la frase conocida: "No hay peor ciego que el que no quiere ver y peor sordo que el que no quiere oír"

Por eso, en las actuales circunstancias que vivimos en Venezuela, estamos obligados a identificar las expresiones fenoménicas y aparenciales, que nos hacen pensar, intuir o concluir que estamos viviendo una crisis. Para decirlo de manera más técnica y precisa, haciendo uso de la metodología de la Planificación Estratégica Situacional o Método PES, es necesario tener claridad de los descriptores e indicadores cuantitativos y/o cualitativos que expresan el llamado Vector de Definición de la Crisis o el VDP del macroproblema que vivimos y reconocemos como tal, pues este expresa las manifestaciones claras, medibles y evidentes de la crisis o problema que vivimos.

Supongamos entonces por un momento que, hipotéticamente, vivimos actualmente una CRISIS en Venezuela cuya descripción de la misma puede definirse así:

D1: Disminución de la calidad de vida del venezolano en los últimos meses.

D2: Disminución de la calidad educativa en todos los niveles y en los servicios de salud.

D3: Incremento de la inseguridad individual y social

D4: Conflictos internacionales.

D5: Importantes manifestaciones de protestas políticas y sociales.

D6: Deterioro progresivo de los tradicionales valores y principios éticos y morales.

Ahora bien, seríamos muy torpes si nos contentamos sólo con aceptar y asumir, sin más razonamientos, los efectos o expresiones fenoménicas y aparenciales de la crisis. Claro está que esto es necesario pero no suficiente, debemos ser capaces, a la vez, de investigar con rigor, razonar, pensar reflexivamente y tratar de develar, las condicionantes históricas o la cadena de sucesión de eventos o antecedentes que han venido generando y condicionando la realidad que hoy percibimos como crisis.

Ahora bien, desde el punto de vista temporal, las crisis pueden ser también clasificadas como: actuales, recurrentes, históricas e incluso potenciales, cuando aun existiendo condiciones "normales" y poco problemáticas existen atisbos de una tendencia que anuncia tempestades a futuro. La crisis venezolana, según la apreciación del Presidente Chávez ha tenido una raíz histórica muy clara.

Veamos lo que comentó en Milán, Italia, el 17 de octubre de 2005 con motivo del "Primer Encuentro de Solidaridad con el Proceso Revolucionario":

"…el proceso que estamos viviendo en Venezuela (2005), tal cual lo caracterizó Antonio Gramsci, de él lo aprendí yo, Gramsci, ustedes lo saben, precisa muy bien y grafica muy bien lo que es una crisis histórica verdadera, como él lo dice, así está ocurriendo en Venezuela, y yo creo que esta crisis histórica verdadera se está extendiendo por el mundo, Antonio Gramsci dice que una crisis (histórica) verdadera ocurre, se presenta, cuando hay algo que está muriendo pero no termina de morir y al mismo tiempo hay algo que está naciendo pero tampoco termina de nacer: ahí hay una crisis histórica verdadera; en Venezuela eso comenzó a ocurrir hace más de una década" (subrayado nuestro)

Siguiendo el ejemplo seleccionado podemos decir que las condicionantes históricas, más inmediatas, en los últimos veinte a treinta años, podríamos resumirlas así:

CH1: Muerte prematura del Presidente Chávez y fallas de previsión oportuna para sustituirlo en caso de una sorpresa, como la que se dio. (Inexistencia de planes de contingencia frente a sorpresas favorables y desfavorables)

CH2: Explosión Social producto de acumulaciones, de errores gubernamentales e imposición del paquete impuesto por el Fondo Monetario Internacional (FMI), que dio origen al Caracazo el 27 de Febrero de 1989

CH3: Rebeliones Militares o intentos de Golpe de Estado los días 4 de Febrero de 1992 (comandada por Hugo Chávez) y el 27 de Noviembre de 1992 (comandada por el General Francisco Visconti)

CH4: Triunfo electoral del comandante Chávez el 06/12/1998 y su juramentación el 02/02/1999 y los triunfos electorales subsiguientes y en especial el del referéndum para aprobar la nueva constitución y la continuidad presidencial. Aprobación de Leyes Habilitantes (entre ellas las Leyes de: Hidrocarburos, Tierras, Pesca, Microfinanzas…)

CH5: Golpe de Estado del 11/04/2011 y restitución al cargo de Presidente de Chávez el 13/04/2002. Y la actitud del Presidente Chávez en esos días.

CH6: Golpe Petrolero y recuperación de PDVSA en diciembre de 2002 y en los años siguientes. Golpe financiero (que obligó pasar de 21.000 millones de Bs a 7.000 millones las reservas internacionales lo cual originó el control cambiario)

CH7: Erradas e inoportunas políticas económicas del Gobierno Nacional, en especial, en materia de política cambiaria y monetaria. Y en política agroalimentaria.

CH8: Pérdida del referendo para la Reforma Constitucional en el 2007.

CH9: Actos terroristas y de saboteo como parte de la conspiración de la oposición (2014 y años anteriores)

CH10: Declaración por parte de Chávez y del PSUV que esta es una Revolución Anti-imperialista y Socialista y, sobre todo, obrera y anti-semita (judíos sionistas).

CH11: Venezuela se convierte en amenaza para los poderes mundiales y en estandarte de la lucha de los pueblos por su emancipación y liberación, no sólo en América Latina y el Caribe (Bolivia, Ecuador, Brasil, Argentina, Chile, Uruguay…) sino en el mundo.

CH12: Incremento de la producción petrolera mundial y baja considerable de los precios del petróleo.

CH13: Estrecha vinculación Pueblo y Militares (Plan Bolívar 2000, Misiones…)

De modo que, además de las condicionantes históricas que han venido creando en el tiempo la crisis, debemos indagar, reflexionar, analizar y sintetizar, cuáles son las causas genoestructurales (reglas), fenoestructurales (acumulaciones) y fenoproductivas (flujos de producción) que en la actualidad, están condicionando y determinando en el "presente histórico", esas manifestaciones sintomáticas y con ello, a través de procedimientos técnicos, razonamientos basados en experiencias previas o en juicios de expertos, llegar a identificar las causas claves o nudos críticos, para así establecer prioridades y poder identificar los principales "frentes de ataque" sobre los que hay que dirigir nuestros esfuerzos creativos e innovadores, movilizando, aplicando y haciendo uso eficaz, eficiente y efectivo de un vector de recursos disponibles o por buscar, que serán de naturaleza económico-financiera, jurídico-político, ambiental, de capacidades cognitivas y organizativas e incluso temporales.

En este sentido debemos saber distinguir aquellas causas que están dentro de nuestro control, como aquellas que están fuera de nuestra gobernabilidad y por tanto, sólo forman parte de un plan de demandas o denuncias o incluso de un plan de construcción de viabilidad que nos garantice, en el futuro, ganar capacidad de intervención sobre la realidad para poder incidir, actuar y producir cambios en la dirección deseada donde hoy es imposible hacerlo.

A veces, las crisis pequeñas se transforman en poco tiempo en crisis de grandes proporciones si no las atendemos oportunamente o si no enfrentamos con firme decisión sus causas más relevantes. La crisis, puede ir creciendo, decreciendo o mantener un ciclo variable en su magnitud e incluso en su naturaleza, al punto que en algún momento confundamos los efectos con las causas y ataquemos los primeros, descuidando o retrasando la resolución oportuna y efectiva de las segundas.

Continuando con el ejemplo anterior supongamos, como hipótesis de trabajo, que algunas de las causas claves de la crisis anteriormente descrita sean las siguientes:

C1: Fallas y anarquía en los procesos de planificación, ejecución, monitoreo y seguimiento de proyectos y programas banderas, tales como: CADIVI, Plan Siembra Petrolera, Plan de la Revolución Petroquímica, algunas Misiones, Núcleos de Desarrollo Endógenos, SARAOS, Fundos Zamoranos, Consejos Comunales y Comunas, entre otros.

C2: Baja capacidad de gobierno de la mayoría de quienes nos gobiernan, de un bando y de otro: Oficialismo y oposición. Igual puede decirse a nivel gerencial.

C3: Importante injerencia política, económica y científico-tecnológica de gobiernos de países y/o de empresas extranjeras, en defensa y a favor de sus propios intereses (EEUU, China, Rusia, Irán, Bielorrusia, Cuba, Brasil, Argentina….)

C4: Incapacidad de la oposición al gobierno para ayudar con sus ejecutorias a compensar y corregir las fallas del gobierno. Por el contrario, parecen ayudar a agudizarlas y amplificarlas, con su actitud violenta, poco inteligente e irracional.

C5: Elevados niveles de burocratización, traición, deslealtad y corrupción de los gobernantes, en todos los niveles del gobierno central, regional y municipal.

C6: Preponderancia de la guerra de baja intensidad: económica, mediática, política, tecnológica e incluso espiritual (Incremento del politeísmo e influencias religiosas).

C7: Aspiraciones inmediatas de los centros de poder hegemónico y del aparato productivo, financiero y militar mundial por querer controlar las inmensas reservas energéticas del país, en especial de la Faja Petrolífera del Orinoco, a como dé lugar.

C8: Escasez y altos precios de bienes y servicios de primera necesidad.

C9: Vulnerabilidad y fallas en el sistema de producción, distribución y comercialización de bienes y servicios, en particular, en materia alimentaria.

C10: Importantes niveles inflacionarios y baja capacidad adquisitiva de buena parte de la población (sueldos y salarios muy bajos)

C11: Deterioro de valores y principios socialmente aceptados (crisis ética y moral)

Probablemente, algunas de esas causas claves, o que tienen una incidencia importante en la crisis, vienen de un entorno en el que nos resulta limitado, e incluso imposible, actuar ¡Por ahora! Por supuesto, las crisis económicas y financieras e incluso políticas que hemos vivido -y que aún estamos viviendo- a nivel internacional, cuyos coletazos sentimos esporádicamente, a pesar que tuvimos como eludirlos por un tiempo cuando los ingresos petroleros nos daban para compensar su efecto.

En algunos casos las principales causas de una crisis obedecen a factores exógenos, a la vez, importante es señalar que muchas veces pareciese que las crisis son causadas por factores endógenos, producto a su vez de otras causas asociadas, tales como la acumulación de hechos o problemas que pudieron ser resueltos oportunamente, la incapacidad gubernamental o gerencial para manejar situaciones complejas, dinámicas y cambiantes o el no saber enfrentar con éxito problemas cuasi-estructurados o inestructurados, el inadecuado manejo de los juegos triádicos de poder político e incluso económico, la ineficiencia e ineptitud, entre muchas posibles causas. A pesar de ello, tendemos a adjudicar las causas de las crisis a factores exógenos, los cuales la mayoría de las veces son incontrolables o de difícil afectación, por lo que se crea un clima de impotencia o de imposibilidad para resolver la situación. Resulta casi una excepción ver que asumimos, responsablemente, que las causas fundamentales de las crisis, si bien tienen un componente exógeno, obedece fundamentalmente a razones internas. Pues, como diría Olafo –el personaje de la tira cómica- a veces nos vemos obligados a expresar: "Al fin descubrí al enemigo: ¡somos nosotros mismos!"

Algunas posibles consecuencias actuales y potenciales, que pudieran ocurrir en caso de no enfrentar la crisis con éxito y en forma oportuna:

CA1: Incremento del malestar, el deterioro y los conflictos sociales.

CA2: Confrontaciones políticas que se tornan irreconciliables e inamovibles.

CP3: Pérdida de elecciones (posibles derrotas electorales)

CP4: Golpe de Estado sangriento

CP5: Pérdida de la soberanía y la independencia nacional.

CP6: Dificultad para recuperar la economía del país

CP7: Desesperanza y angustia social, incremento de la tasa de mortalidad…

CP8: Intervención militar extranjera.

CP9: Deterioro catastrófico de la calidad de vida y la felicidad del pueblo.

CP10: Guerra Civil

Situación Objetivo, Futura o deseada:

R1: Recuperar y elevar nuestra calidad de vida, continuar reduciendo la pobreza y la miseria hasta tender a eliminarla totalmente e incrementar la felicidad del pueblo.

R2: Mejorar sustancialmente la cobertura y calidad educativa y en materia de salud.

R3: Disminuir, a la brevedad, los índices de inseguridad individual y social.

R4: Disminuir o eliminar y evitar que se evolucione hacia confrontaciones violentas y de guerra en los conflictos con Colombia, EEUU y otros países: Sembrar la paz.

R5: Promover y regular inteligentemente, a través del diálogo constructivo u otros mecanismos políticos, la participación racional, respetuosa y pacífica de los sectores que se oponen al gobierno evitando incrementar conflictos políticos y sociales.

R6: Fortalecer valores y principios éticos y morales, de acuerdo a las tradiciones culturales y a la idiosincrasia de nuestros pueblos, que sean favorables al desarrollo humano integral y al respeto de otras formas de vida como a toda la naturaleza.

Algunas operaciones o acciones para enfrentar las causas claves o nudos críticos:

OP1: Elevar aceleradamente la capacidad de gobierno de nuestros gobernantes, en especial, en materia de planificación, organización, dirección y control de gestión y complementarla con la OP3.

OP2: Reestructurar y Modernizar, de verdad, el Estado Nacional y tomar medidas radicales tales como: A) Eliminar el Ministerio de Planificación y Conocimiento y convertirlo en un sólido y bien calificado Estado Mayor o equipo de asesoría y apoyo al Presidente en el que participen y se articulen coordinadamente organismos como Consejo de Ministros, SECODENA, Consejo Federal de Gobierno, Consejo de Estado, entre otros. Mejorando inmediatamente los métodos de planificación y reduciendo al máximo la "anarquía de la planificación" y el predominio de la improvisación. B) Rediseñar o reajustar el Plan de la Patria y diseñar una nueva y más estable y flexible estructura del Estado a fin de ajustarla a los requerimientos del Plan, así como a la solución de los problemas prioritarios, así como a las acciones que hay que emprender.

OP3: Pedir la renuncia de todos los Ministros y funcionarios públicos de alta jerarquía y abrir concursos públicos que permitan elegir a mejores servidores públicos en base a su capacidad técnica comprobada, su formación Política (con mayúsculas) y espiritual vinculada a sólida formación en valores y principios como la lealtad a la patria, la honradez, la humildad y la sencillez.

OP4: Tomar medidas dirigidas a hacer real el objetivo histórico de independencia y soberanía y el precepto según el cual debemos ser dueños de nuestro propio destino. Por ello, debemos defender la independencia no sólo política y económicamente sino además hay que garantizar la soberanía y la independencia científico-tecnológica.

OP5: Derrotar a la oposición no sólo electoralmente, sino con eficiencia y modelaje político y social. Ser cada día mejor y ser ejemplo de la sociedad por la que luchamos.

OP6: Combate real, sincero, oportuno y efectiva a las manifestaciones de deslealtad y traición, burocratización y corrupción que permita crear un gobierno ejemplar que potencie el trabajo en equipo, eficiente y honesto a toda prueba, sin duda alguna.

Algunas de las demandas podrían ser estas:

D1: Exigir, por todos los medios, la derogatoria del Decreto del Presidente Obama.

D2: Solicitar el apoyo de países amigos, organismos como el CELAC, ONU, OEA; PETROCARIBE, UNASUR y otros organismos internacionales.

D3: Solicitar a países de la OPEP medidas conjuntas a fin de lograr el establecimiento de cuotas de producción petrolera y precios justos que no afecte a sus países.

D4: Llamar a la oposición a un verdadero y comprometido diálogo constructivo.

D5: Exigir a todos los militantes del PSUV que modelen a través del ejemplo con su aporte en: Trabajo voluntario semanal, evitar hacer uso de divisas y compras nerviosas, ser rectos, honestos y realizar todas aquellas actividades que vayan a favor de estabilizar la economía del país y resolver los prioritarios problemas de la población.

Recapitulando:

  1. Toda crisis es un grave problema a resolver.
  2. Para salir de la crisis es necesario reconocerla, describirla y procesarla.
  3. La crisis, como los problemas, son retos u oportunidades creativas de aprendizaje significativo (ROCAS). Recordar la definición de crisis de Einstein.
  4. La mayor parte de las crisis obedecen a factores endógenos y es en ellos donde podemos y debemos actuar, con responsabilidad y sin pretextos.
  5. Las crisis pueden ser de magnitud, naturaleza y temporalidad muy distintas.
  6. Toda crisis tiene formas de manifestarse y hay que identificarlas.
  7. Para resolver, disolver o solventar la crisis debemos identificar sus causas claves o nudos críticos y diseñar operaciones, creativas y eficaces, dirigidas a enfrentarlas. En las crisis se pone en juego el ingenio, la creatividad del pueblo.
  8. Las causas que generan las crisis pueden ser de naturaleza diversa: genoestructurales o reglas que condicionan la variedad de lo posible (leyes, normas, culturas…), fenoestructurales o acumulaciones (federación de empresarios o trabajadores, partidos políticos, mercados, super e hipermercados, bancos, hospitales, centros de educación…) que determinan la variedad de los hechos y fenoproductivas o flujos de producción que son los hechos mismos manifestándose de muy diversa maneras (largas colas en los mercados, protestas sociales, noticias a favor y en contra, votaciones…)
  9. Las principales consecuencias de la crisis no son sólo las actuales, sino que existen consecuencias potenciales tanto o más importantes que las actuales.
  10. Los factores del entorno o exógenos de la crisis deben ser identificados para ser denunciados o para demandar a otros actores que actúen para resolverlos.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3510 veces.



Hugo Moyer Agostini

Ing. Químico (1975). Postgraduado en Macroeconomía, Planificación y Creatividad Aplicada Total. Profesor Titular jubilado de LUZ (1997). Presidente Honorario de la Escuela Latinoamericana y Caribeña de Ciencias y Técnicas de Gobierno (ESCOLAG). Ha sido el primer Director del Instituto Zuliano de Estudios Políticos, Económicos y Sociales (IZEPES) y del Centro Latinoamericano de Altos Estudios de Gobierno (CELAEG) Ha sido asesor de Rectores de varias universidades, Alcaldes y Gobernadores, así como de la Presidencia de PDVSA y PEQUIVEN. Vive para la POLÏTICA y se resiste a vivir de la política.

 escolagzulia@gmail.com

Visite el perfil de Hugo Moyer Agostini para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Hugo Moyer Agostini

Hugo Moyer Agostini

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a221629.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO