La defensa del Esequibo es la defensa de la patria

"El territorio nacional no podrá ser

jamás cedido, traspasado, arrendado,

ni en forma alguna enajenado, ni aún

temporal o parcialmente, a Estados

extranjeros u otros sujetos de derecho

internacional…El espacio geográfico

venezolano es una zona de paz".

CRBV, 1999, Art. 13; Enmienda 1, AN, 14 de

Enero de 2009

 

La República Cooperativa de Guyana está una vez más mostrando sus afiladas y codiciosas garras ante la República Bolivariana de Venezuela, mediante la transitoria y efectista presencia bravucona de su actual mandatario David Granger, cuyas acciones son de esencia imperialista por ser perturbadoras de la integración de los pueblos de América Latina del Caribe (CELAC), en beneficio de la Mancomunidad de Naciones (Commonwealth), organización imperialista tutelada por el imperio británico o Reino Unido, con 53 naciones alineadas.

Es fundamental que tratemos de ayudar en el proceso asimilatorio de la realidad de la Guayana Esequiba: espacio geográfico inequívocamente venezolano, usurpado por el imperio británico hace más de cien años. Es fundamental, estimular acercamientos convincentes con el dinamismo geopolítico en cualquiera de sus modalidades. Es una esencialidad el conocimiento de las diversas potencialidades que alberga dicho espacio geográfico. Y es obligación nuestra como factor de la patria Mirandista-Bolivariana dedicarnos al estudio detenido del asunto.

. El oeste del río Esequibo, zona en reclamación, es bien parecido al estado Bolívar: tiene extensiones similares a la gran sabana, formaciones de morichales, extensos bajíos (humedales) aptos para la agricultura del arroz, zonas con vocación ganadera, áreas de tepuyes, cona notable diversidad biológica y cultural (incluyendo étnias Warao, Karina y Saicas, entre otras), y áreas agrícolas en las planicies del norte, en los espacios marino-costeros.

Tenemos documentado que Guyana como tal, en forma transgresora, recibe, por convenios unilaterales, fondos millonarios del exterior como presunto encargo de proteger sus zonas selváticas, ricas en diversidad biológica (http://esequibonuestro.blogspot.com/2011/11/guyana-recibe-fondos-millonarios-para.html) (15 de agosto de 2015).

En 2009, se comprometió directamente con Noruega (Europa del norte) a no acometer actividades de explotación de sus selvas tropicales. Para ello, desde 2010, ha recibido aportes importantes para financiar hasta este año de 2015 la protección de 16 millones de hectáreas en las selvas tropicales propias y de la zona en reclamación.

En concordancia con los compromisos asumidos, sobre la zona en reclamación (esequibana) está vedada la explotación de los recursos hídricos, minerales y madereros. Justo en ese territorio cuyos derechos de soberanía estamos reclamando desde el siglo XIX, resultado del expolio (despojo) imperialista, y objeto de las bravuconas del mandatario guyanés David Granger...

Los presuntos aportes recibidos se desprende de un "memorándum de entendimiento" firmado por las partes, Guyana-Noruega, el 9 de noviembre de 2009, negociado desde el 2007. En esa oportunidad el gobierno de Noruega (ref. Oslo) presentó la Iniciativa Internacional sobre el Cambio Climático y Bosques, que consistía en crear un mecanismo para verificar la reducción de emisiones causadas por la deforestación y la degradación de bosques tropicales.

El gobierno noruego entregó a la República Cooperativa de Guyana el primer aporte por el monto de 30 millones de dólares; para luego hacer un segundo aporte en marzo de 2010, de 40 millones de dólares. Se estima que el aporte total hasta este año de 2015 ha de ser de 250 millones de dólares.

Lo curioso del caso es que estos fondos (recursos financieros) se manejan a través del Banco Mundial (BM), del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). Es decir, que la República Cooperativa de Guyana es un simple instrumento de los factores exógenos, y al mismo tiempo obstruye la presencia participativa de Venezuela. Guyana se comprometió de manera unilateral ante los factores foráneos a presentar un plan de reducción de la deforestación selvática y la degradación ambiental, en general. Es evidente que por decisión de Guyana, Venezuela carece de presenta activa en estos asuntos, en cuanto la bilateralidad de los convenios en referencia se realiza sólo entre Guyana y los factores exógenos imperialista.

Pero hay otras iniciativas unilaterales de Guyana relacionadas también con extracción de oro en el Esequibo por una compañía canadiense, Guyana Goldfields (GGI), que opera en el territorio Esequibo, a orillas del río Cuyuní. Esta es también un factor imperial mundial, diferente al conocido convenio de la petrolera Exxon-Mobil en la plataforma submarina.

Con Noruega ha estado en pie el compromiso de desarrollar un sistema de monitoreo para verificar información; así como el compromiso de establecer una Oficina de Gestión de Proyectos y una Oficina de Cambio Climático. Finalmente, se conviene en asegurar que expertos exógenos comprueben una vez al año la reducción de las emisiones por deforestación y degradación, y establecimiento de un sistema de monitoreo forestal independiente. Todo ello constituye compromisos internacionales de Guyana que ignoran en forma expresa una posible consulta con la República Bolivariana de Venezuela.

También, la organización no gubernamental (ONG) estadounidense Conservation Internacional firmó un acuerdo con Guyana por 700 mil dólares (fecha desconocida) para un proyecto de tres años de duración referido a la mitigación de la deforestación a través de la creación de áreas protegidas y mecanismos de financiamiento del Carbono en Guyana, Surinam y Brasil. Fuentes venezolanas proponen que se fomente en Guayana Esequiba un corredor biológico.

La firma de estos convenios en forma persistente y arbitraria con factores foráneos, de esencia imperialista, son comportamientos descarados y alevosos de parte de los gobiernos guyaneses, al transgredir compromisos geopolíticos contraídos ante el mundo con la República Bolivariana de Venezuela. En el contexto de esta Reclamación centenaria en pie, el compromiso en referencia está sustentado y regulado por el Acuerdo de Ginebra. (Suiza), firmado el 17 de febrero de 1966, en justo descargo del tramposo e irrito Laudo Arbitral de París (Francia), del 3 de octubre de 1899. ¡Por la paz, la convivencia y la justicia geopolítica mundiales!

Dentro de contexto de este litigio es fundamental que se formulen propuestas orientadoras que faciliten acercamientos firmes que fortalezcan nexos espirituales de la Patria Mirandista-Bolivariana con el pueblo esequibano, el cual propone "la creación de medios venezolanos en la Isla de Anacoco" isla fluvial de relevante localización estratégica en la confluencia del río Cuyuni y del río Venamo; según testimonios publicados el 11 de agosto de 2015 por Nelson David Agueida (http://www.radiomundial.com.ve/article/esequibanos-proponen-la-creaci%C3%B3n-de-medios-venezolanos-en-la-isla-de-anacoco-audio).

En dichos testimonios se concreta lo siguiente: "Venezuela debe desarrollar una campaña educativa entre los límites de los estados Bolívar y Delta Amacuro con la Guayana Esequiba, a propósito de ofrecerle conocimientos al pueblo Esequibano sobre cómo el imperialismo británico usurpó 159.500 kilómetros cuadrados de nuestro territorio..."Así lo indicó el Esequibano Francisco Mahase, quien además propuso al jefe de Estado, Nicolás Maduro Moros, la creación de una potente televisora y emisora de radio en inglés que estaría ubicada en la base militar de la Isla de Anacoco (estado Bolívar) para que el pueblo del Esequibo tome conciencia de su origen venezolano…"Hay que contarle la verdad verdadera al pueblo Esequibano (en sus diferentes variantes dialectales), porque el Esequibo es de Venezuela", dijo Mahase al ser entrevistado en Venezolana de Televisión (VTV)… "Advirtió (dicho entrevistado) que en el territorio Esequibo existen tres corrientes políticas que pujan por establecer su dominio en la Zona en Reclamación: "El primero es un sector que adversa a David Granger y apoya a la oposición (guyanesa); hay otros que luchan por la independencia del Esequibo desde la Rebelión del Rupununi (1969); y está la posición socialista, bolivariana y revolucionaria que queremos ganar más espacios para la recuperación del territorio".

Francisco Mahase, Esequibano, hizo un llamado a la directiva de Petróleos de Venezuela (PDVSA) para que tome espacios en la plataforma marítima del Esequibo y pueda desarrollar la zona porque "no tenemos un terminal de pasajeros, una universidad, un puerto, aeropuerto o muelle que beneficie la población". "Por último, dijo que la única vía para ingresar desde el estado Bolívar al territorio Esequibo es por San Martín de Turumbán, población ubicada a orillas del río Cuyuní en el municipio Sifontes, localizado a 3 kilómetros de la Isla Anacoco y limita con la Guayana Esequiba".

En concreto, según la división administrativa del territorio Esequibo, Venezuela le reclama a Guyana la totalidad de las regiones de Barima-Waini, Cuyuni-Mazaruni, Pomeroon-Supenaam, Potaro-Siparuni, Alto Takutu-Alto Esequibo y la parte occidental de la región de las Islas Esequibo-Demerara Occidental. Todo esto equivale a 159.500 kilómetros cuadrados.

El 15 de enero de 1967, el Arzobispo Monseñor Crisanto Mata Cova, viajó a la isla fluvial de Anacoco y celebró lo que vino a ser la primera misa del lugar en disputa con la Guyana (alias Guayana Inglesa). El prelado también bautizó y confirmó a habitantes y militares que en la isla custodiaban la zona fronteriza.

En concordancia con los Esequibanos y como respuesta al dinamismo y a la funcionalidad geopolítica consideramos importante ratificar aquí aspectos propositivos ya formulados en otros espacios, el 17 de agosto del presente año de 2015. Tales aspectos los expresamos en los siguientes términos:

1) El gobierno revolucionario de la República Bolivariana de Venezuela debe asimilar, en forma conjunta, con el establecimiento militar de la Isla Fluvial de Anacoco, propuestas para el desarrollo e impulso del territorio en Reclamación. Dichas propuestas deben afirmar como epicentro la antes nombrada isla fluvial, la cual tiene una superficie de 28 kilómetros cuadrados. La Isla de Anacoco tiene una relevante localización estratégica por estar situada en la confluencia de dos ríos navegables: el Venamo y el Cuyuni.

2) Desarrollar estaciones televisivas y de radio sobre la Isla Anacoco con poder y alcance suficientes. Tales emisoras deben ser de carácter multilingüe y de esencia educativa, con el determinante propósito de reafirmar en la zona conciencia venezolanista, en concordancia con las declaraciones del Esequibano Francisco Mahase. .

3) Desarrollar un centro de investigaciones dulceacuícolas (limnológicas) y de la biota de la zona continental con alcance para ahondar en los estudios de la diversidad biológica tanto acuática como continental (ecosistemas de selvas, sabanas, morichales, humedales, etc., como componentes de la diversidad de los ecosistemas que constituyen la Ecosfera de la zona Esequibana.

4) Desarrollar un centro de estudios universitarios que tenga cabida para los estudios antropológicos en vista de la diversidad de étnias autóctonas en la zona. Pudiera empezarse con un núcleo especial de alguna universidad existente, o impulsar la creación de la propia Universidad Esequibana, con apertura concreta también para los estudios geológicos. Puede ayudar mucho la experiencia de la Universidad de Oriente con su Escuela de Geominas del Núcleo de Ciudad Bolívar.

5) Desarrollar un centro de salud de la categoría de un CDI (Centro de Diagnóstico Integral) que ofrezca opciones efectivas de atención a la salud del pueblo Esequibano. En el mismo sentido desarrollar un programa de misiones diversas en todo el espacio fronterizo, con el consiguiente mejoramiento de la vialidad en el área.

6) Desarrollar un centro de educación básica e incorporarle de inmediato opción para el impulso de la educación media con orientación agropesquera. En el mismo sentido, la República Bolivariana de Venezuela país debe impulsar, en sus espacios marítimos venezolanos más inmediatos al territorio Esequibano, un centro de investigaciones marinas enfocado al estudio integral de la Plataforma Deltana, partiendo de la experiencia de más de medio siglo de fructífero trabajo, aquilatada en el Instituto Oceanográfico de Venezuela (Universidad de Oriente), lo cual pudiera resolverse en cooperación con la República de Trinidad y Tobago, e invitando a participar a la república de Guyana. Es esencial que funcione en la zona un centro plurinacional que asuma la responsabilidad investigativa y de activa protección del medio millón de kilómetros cuadrados de superficie que tiene la Plataforma Deltana, espacio acuático de notable fertilidad y de vocación pesquera indiscutible.

7) Finalmente, para fortalecer la acometida concientizadora espiritual en el ámbito geopolítico Esequibano, en la misma isla de Anacoco y en cualesquiera otros lugares apropiados (estratégicos), es una esencialidad montar centros de cedulación o de identificación de la República Bolivariana de Venezuela. Este es un paso muy importante para abrir el camino seguro al reconocimiento pleno de la venezolanidad de derecho, a todos Esequibanos, como venezolanos que son de hecho, de acuerdo con el histórico principio de utis possidetis juris. De esta manera se hace una justa, pacífica y concreta toma de posesión del territorio Esequibano, acaso parte inequívoca de la República Bolivariana de Venezuela. Esto es parte del el trabajo esencial que debe asumir y poner en marcha con suficiente dinamismo la Comisión Presidencial recientemente nombrada por el Alto Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela para enrumbar los asuntos del Esequibo.

¡Por el rechazo de las posturas entreguistas, testaferras y pitiyanquis de factores de la oposición partidista venezolana! Ellos se han comportado en forma inescrupulosa al hacer silencio cómplice, al callar solidaridad con respecto a la defensa de la integridad de la Patria Mirandista-Bolivariana. Los referidos testaferros y vende-patria ignoran de manera deliberada el Artículo 130 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (1999), que reza como sigue: "Los venezolanos y venezolanas tienen el deber de honrar y defender la Patria, sus símbolos y, valores culturales; resguardar y proteger la soberanía, la nacionalidad, la integridad territorial, la autodeterminación y los intereses de la Nación".

 

Epílogo especial

 

Sintonizados con el dinamismo revolucionario Mirandista-Bolivariano y la funcionalidad geopolítica de la República Bolivariana de Venezuela, con respecto a la situación del Esequibo, como territorio presuntamente de soberanía venezolana, usurpado por las fuerzas imperiales, y reconociendo que nuestro país está entre los diez más biodiversos de la Madre Tierra, lo cual se proyecta hacia la calidad de la Ecosfera Esequibana, incorporamos, como epílogo especial de este trabajo, las recomendaciones propositivas de Rafael Gianni presentes en su estudio titulado Guayana Esequiba: aves, biodiversidad y conservación: YV5RED / 28 de diciembre de 2014 (http://4m5dx-eco.blogspot.com/p/guayana-esequiba-aves-biodiversidad-y.html). (Adaptación y edición para fines educativos de Prof. Celestino Flores: UDO-FORJA-GUAYACAN-SCES-Sociedad Bolivariana). A continuación las cinco recomendaciones propositivas que el autor denomina acciones, y y un comentario:

1.- Se elaboren diversas comunicaciones emitidas por instituciones académicas públicas y privadas, asociaciones civiles sin fines de lucro, fundaciones, etc.; dirigidas a la Dirección General de Soberanía, Límites y Asuntos Fronterizos-Oficina de Fronteras del Ministerio del Poder Popular para Relaciones Exteriores (correo electrónico: dstfronteras@gmail.com), destacando la importancia, la obligación y el rol fundamental que tiene el Estado venezolano, de emprender acciones en nuestra Guayana Esequiba para la protección, estudio y conservación de los ecosistemas y biodiversidad presentes en la zona; basándose en primer término en los artículos 1°, 3°, 4°, 5°, y 7°, correspondientes al Título I (Principios fundamentales); y a los artículos 10°, 11°, 13° y 15° relativos al Título II (Del espacio geográfico y la división política), Capítulo I (Del territorio y demás espacios geográficos) de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, 1999 (Constitución Nacional vigente).

2.- De igual forma, sugiero preparar y entregar escritos al Comandante General de componente Ejercito de nuestra Fuerza Armada Nacional, con el propósito de que se le haga llegar a los efectivos militares acantonados en las Bases de Seguridad Territorial de la Isla de Anacoco y San Juan de Venamo (ubicadas en el municipio Sifontes del estado Bolívar) para en primer término, concienciar a los uniformados sobre el tema y en segundo para que, de obtener información relevante e importante con respecto a temas medioambientales ligados al área resguardada por los funcionarios antes mencionados, se le haga llegar formalmente a través de oficio o comunicación oficial a su departamento para posterior análisis y estudio. En tal sentido, hacemos mención a la visita hecha por el ex Comandante General del Ejército Venezolano, Alexis Ascensión López Ramírez el día sábado 13 de septiembre de 2013 a nuestro territorio Esequibo, expresando «...los militares están para "defender la soberanía, con la convicción de que el Esequibo es nuestro. Entendemos que hay una situación en la cual el territorio está sometido al Acuerdo de Ginebra y que hay que esperar una solución".» [Fuente: Theis, R. (2013, septiembre 19). Comandante del Ejército visitó límite con el Esequibo. El Universal, ed. digital].

3.- Al mismo tiempo, invito a entregar comunicaciones a la Asamblea Nacional de la República (Comisión Permanente de Política Exterior, Soberanía e Integración; encabezada por su Presidente Encargado) destacando la importancia, la obligación y el rol fundamental que tiene el Estado venezolano, de emprender acciones en nuestra Guayana Esequiba para la protección, estudio y conservación de los ecosistemas y biodiversidad presentes en esos espacios geográficos, basándose en primer lugar en los artículos 1°, 3°, 4°, 5°, y 7°, correspondientes al Título I (Principios fundamentales); y a los artículos 10°, 11°, 13° y 15° relativos al Título II (Del espacio geográfico y la división política), Capítulo I (Del territorio y demás espacios geográficos) de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, 1999.

4.- Fomentar nuestra presencia permanente y regular en esos 159.830 km² de territorio rico en bosques. en conjunto con las autoridades militares y civiles venezolanas, impulsando y llevando a cabo diversas actividades como investigaciones científicas.
5.- Detener a Guyana en su proceso de invasión de nuestro territorio Esequibo, exigiendo a nuestro Estado venezolano emprender acciones orientadas con ese fin.
Comentario

Se realizaron cambios importantes en la definición del espacio geográfico venezolano. En este sentido, se adoptó la expresión más amplia de espacio geográfico para sustituir la de territorio. En efecto, espacio geográfico alude a los espacios continentales, insulares y marítimos, quedando el territorio como componente del primero de los citados.

Sin embargo, no se altera la determinación del espacio geográfico nacional al reiterar la versión tradicional de la Constitución del año 1830 y que se repite hasta la de 1961, es decir, el que correspondía a la Capitanía General de Venezuela para el 19 de abril de 1810. No obstante, se agregó la frase con las modificaciones resultantes de los tratados y laudos arbitrales no viciados de nulidad.

Con ello se corrige la omisión del Congreso Constituyente de 1961 con relación a los laudos y arbitrajes determinantes de nuestras fronteras actuales, como son los de los años 1865, 1891, 1899 y 1922, y se establece de una manera categórica que Venezuela no reconoce los laudos viciados de nulidad, como es el caso del Laudo de París de 1899 que despojó a Venezuela del espacio situado en la margen occidental del Río Esequibo.

Por otra parte, se deslinda conceptualmente el espacio insular como parte de la organización politico-territorial de Venezuela y como espacio sujeto a la soberanía venezolana. Por tal razón se mencionan las islas por sus nombres y se extiende en ámbito de la soberanía hasta las demás islas, islotes, cayos y bancos situados o que emerjan dentro de los límites de la zona económica exclusiva [fuente: Valarino Uriola, M. y Brandt Graterol, L. (Coord.) (2008). Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. (6a. reim., 1a ed.) Caracas. LEGIS].

¡Por una Patria Mirandista-Bolivariana y una Madre Tierra sanas, habitables y seguras para todos y para siempre, a los 15 días del mes de agosto de 2015: aniversario del Juramento del Monte Sacro. Cumaná, Sucre, Venezuela.

¡Por la Paz del mundo, y, la Justicia y la Equidad internacionales! ¡Seguiremos Triunfando!

Es auténtico:

Prof.

jcf.ecosfera@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2382 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a212753.htmlCd0NV CAC = Y co = US