Desde aquel 4F que ingratitud con los militares

Las injerencias de nuestra América, históricamente han sido ejecutadas por las fuerzas militares de los E.E.U.U. y es precisamente esta nación la que en su respectiva ocasión por los estudios y programas realizados en el pentágono, el lobby sionista y los verdaderos opresores de la casa blanca crearon la “Escuela de las Américas” en Panamá en el año 1946 una vez culminada la segunda guerra mundial, llamada también por los diarios internacionales como la “Escuela de los Asesinos” para preparar los militares aliados en el continente que darían los sucesivos golpes de estados en los países de gobiernos no aliados a sus intereses para el momento que ellos decidieran la intervención en cualquiera de ellos.

Los militares que recibieron adiestramiento en dicha escuela, estaban tan alienados que nunca pudieron ver que una vez que recibían la formación y eran utilizados en sus países hasta un tiempo determinado para los intereses de E.E.U.U., estos militares dictadores eran considerados luego por el imperio como una bagatela, eran execrados o asesinados para colocar nuevos gobiernos títeres a los cuales los pueblos preferían porque eran menos opresores que los militares.

Con Hugo Chávez desde aquel 4 de febrero que cambio para siempre la historia de Venezuela en un antes y en un después de Chávez, se invalidó esa imagen dictatorial que se tenía de los militares que estaban acostumbrados a los golpes de estados engendrados en el norte, este había nacido de las entrañas de un hijo del pueblo cual símil del juramento de Bolívar en el Samán de Güere, un soldado consagrado antes de un “Por ahora” que llegó a las fuerzas armadas para borrar el concepto que desde antaño se tenía de los cuerpos castrenses y que eran vistos como tiranos. El coronel Hugo Rafael Chávez Fría deslastró, no solo el concepto que se tenía de los militares con su accionar opresor hacia el pueblo, todo gracias a su ejemplo humanista, sino que nos enseñó que era posible hacer una sinergia extraordinaria en lo cívico-militar en todos los quehaceres de la sociedad venezolana y que ha prevalecido hasta entonces y perdurara para siempre.

La oposición a través de diversas fórmulas ha tratado de acabar con esa relación estrecha y familiar que hemos tenido con los uniformados castrenses y que a la final tenemos que decirlo a vozpópuli, proceden de familias humildes, es decir, del mismo pueblo. Por eso Chávez nos recordó en algunas oportunidades “Maldito el soldado que dispara contra su propio pueblo” y es por esa simbiosis que no podemos dejar de reconocer después de tan plausible labor entre el pueblo venezolano y las fuerzas armadas, que existe una ingratitud de la oposición venezolana con los militares porque ahora no cuentan con ellos como ocurría antes de nuestra V republica

Gracias, mil gracias por siempre y para siempre Comandante Eterno Hugo Chávez por salir de Sabaneta de Barinas a la Academia Militar y luego honrar con dignidad a los militares que representaste con tanta mesura la conducta, la disciplina y el uniforme castrense y que hoy contamos con militares chavistas bolivarianos que respetan a su pueblo como tu lo hiciste.

Nuestro legado… también es sagrado


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1001 veces.



Iván Méndez


Visite el perfil de Iván Méndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Iván Méndez

Iván Méndez

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a202228.htmlCd0NV CAC = Y co = US