Ruralidades

Me está matando el calor

Se fue la luz y se llevó el agua. Mi portátil ventilador de cuatro paletas se paró “en seco”. Sospecho que esa gente adinerada y los políticos chismosos que están bravos con Chávez y que viven protegidos por grandes muros con los que se hacen invisibles, cuidados por media docena de perros asesinos y por ex policías reconcomiados, me esta usurpando el kilovatio que me corresponde. Además, conociéndolos de lejitos, uno intuye que esos veteranos (ojo: expertos) en la tramoya, fueron los que intrigaron para que nos eliminaran los tanques elevados por “antiestéticos”, para venderle, a quien pueda comprarla, esas bombas silenciosas llamadas hidroneumáticas de las que ellos usan por docenas y de mayor embobinado en sus mansiones, y grandes edificios comerciales e industriales. 

En ese cúmulo de sospechas, desde lo anticristo que son; enemigos del reparto equitativo como los avaros, se incluye el odio contra Chávez y todo el pueblo que, en su mayoría lo apoyamos, hasta el punto de no conectar en los circuitos ningún faro ahorrador. Al contrario, son capaces de conectar los filamentos a masas de generación “muerta” para que se incremente el despilfarro que en el caso de que la medición sea fiel, no les importa cancelar el exceso con tal de que la nación entera sufra el recalentamiento de manera que el gobierno se vea obligado a interrumpir el servicio para refrescar el sistema y así evitar el colapso. Menos mal que el pueblo ya esta avisado. 

Lo que no quiere decir que, simultáneamente, los activistas políticos con contactos con mercenarios del sabotaje hayan desactivado su red antipatria como ellos mismos. Es que aprovechan que no es suficiente el número de efectivos de seguridad del Estado para vigilar la cantidad de kilómetros que compone la red hidro y termo eléctrica de la nación. Pero por la misma seguridad, sí se debe incrementar con carácter de emergencia, el despeje del trazado y tenido de línea, palmo a palmo y con ocho metros a cada lado de la posteadura, donde se acondicionen sitios para helipuertos. Y en cuanto al despilfarro de los potentados antichavistas, una sugerencia que de ninguna manera les afectaría en sus programaciones. Fíjeseles un tope máximo prudencial con lectura inalcanzable a sus dominios con un dispositivo que haga funcionar la planta auxiliar que estarán obligados a instalar con recursos propios. Y mosca con el incordio de los infiltrados que, según los mismos trabajadores de Corpoelec, nos tienen minados. Y sin persecución, pero cuidado con los ex-policías.  

Por otra parte, uno acá, disiente de los que pretenden exculpar a los saboteadores de “cuello blanco” porque “el mismo gobierno es culpable de lo que está pasando”. No negamos que en algunas entidades regionales exista indiferencia, donde se prefiera que el peso del problema caiga y recaiga en los hombros de Chávez, Elías Jaua y Alí Rodríguez, para que se revienten. No negamos tampoco que en algunos sectores nuestros, por lo mismo de las hidroneumáticas y secadoras se presenten de improviso algunos excesos que, comparados con los de “cuello blanco”, son un pequeño lunar. Pero lo que sí es criticable, revolucionariamente hablando, se refiere al hecho de no haberle dado importancia a los “moños” de cables de escaso grosor del cual se surten del fluido eléctrico los barrios más pobres del país entero. No creemos que sea muy costoso, si comparamos con el exceso por causa del recalentamiento que origina por lo escaso de filamentos en esos cableados, si conjuntamente con los vecinos sustituimos esas redes con cableados de mayor grosor. Es de su consideración, Ministro y camarada Ali Rodríguez.   

Patria, Socialismo o barbarie. 

 pedromendez_bna@yahoo.es



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1595 veces.



Pedro Méndez (*)


Visite el perfil de Pedro Méndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Méndez

Pedro Méndez

Más artículos de este autor