Rodó la conciencia del otrora orgullo de la pelota venezolana

El rolincito de Ozzie Guilllén

Oswaldo Guillén había sido desde muy joven un deportista ejemplar. Sus facultades naturales para la dedicación al beisbol le permitieron desarrollar las habilidades que lo catapultaron a la fama de la pelota norteamericana de carácter mundial.

En Venezuela fue ejemplo de juventudes y orgullo de los fanáticos de los Tiburones de La Guaira, equipo con quien compartió la mejor obra beisbolistica comparada a la de Vitico Davalillo con los Leones o del Carrao Bracho con el Magallanes.

Pero el contravalor moral que se fue desarrollando en Guillén le hacían cada vez mas proclive a rendirse al consumismo norteamericano y a la ostentosa propuesta de vida que los imperialistas promueven como trampa de caza a los valores deportistas del mundo. Ya durante los lamentables eventos de denudación y deslave que ocurrieron en El Litoral en el 2000 y que Guillen no tuvo ni siquiera un asomo de solidaridad para con la gente que por más de diez años lo aclamó, se notó que el pelotero tiburón se despegaba profusamente de los instintos de solidaridad que cualquier cristiano en esos severos sucesos de la naturaleza, podría mostrar.

Ya allí, Guillén mostraba una personalidad reconducida por los aviesos espectros del capitalismo mas obcecado. Y en cualquier momento se desnudaría el menguado criterio de sus nuevas posturas. Trató sin embargo Guillén, por el ímpetu escondido cuyas trazas apenas se atrevían a surgir, a realizar una declaración pública reconociendo en Miami, la férrea voluntad de lucha de Fidel Castro y su pueblo revolucionario. Pero hasta allí llegó el asomo. La gusanera mayamera le cayó encima. Lo sancionaron los dirigente del equipo que dirige y él gran Guillén empezó a dar traspiés hasta el desmayo moral.

Se retractó de un acto de dignidad. El mundo al revés. Bateó un tubey desde el centerfil. Una cascada de ñoña se abalanzó sobre la conciencia del pelotero y se la destronó sin misericordia.

Rodó la conciencia del otrora orgullo de la pelota venezolana para discurrir un rolinsito afrontado como buitres hambrientos por los oscuros intereses del capitalismo norteamericano.


n_lacruz@yahoo.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2968 veces.



Neri La Cruz


Visite el perfil de Neri La Cruz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: