Experiencia cultural Joyeuse -Francia y Venezuela-Mérida: Un encuentro de Pensamiento y Comportamiento del Siglo XXI

Con Construcción Colectiva, el Saber de la Tradición y Hacer con Sentido Comunitario y la Diplomacia Internacional de Pueblo a Pueblo.

Al sur de Francia en la Región de Rodano Alpes, Provincia de Ardeche en la ciudad de Joyeuse, se celebró del 21 al 23 de octubre 2011, un encuentro cultural denominado “salón Guormanld Artisanal”. Fue un evento que reunió a hacedores de la cultura desde la visión integral, la formación estética - urbana y la unidad de las arte. Se reunieron las producciones del arte auditivo con su música, el arte visual con los dibujos, la escultura, la pintura; el arte corporal con el teatro, la danza, las marionetas: el arte audiovisual con la fotografía, la animación y el arte constructivo de productores artesanales en el arte de la madera, cerámica, textiles, metales, talabartería y el especial y central arte culinario.

Los hacedores de la cultura de Mérida–Venezuela, con la presencia de algunos de los integrantes de la organización cultural Arte Colibrí, compartieron la experiencia con los hacedores de la cultura de Francia-Joyeuse. La experiencia de trabajo durante tres décadas de la organización de Arte Colibrí, favoreció la participación en el evento internacional de Joyesue. El grupo Colibrí que viene laborando desde 1980 en Mérida a nivel regional, como nacional e internacionalmente, cuenta y mantiene su trabajo de producción, formación e investigación y de difusión, reconocido por su fundamentación en el arte y la cultura para el Desarrollo Integral singular y comunitario de todo ser ente humano, que se inicia en la infancia. Un Desarrollo Integral estético – urbano, junto a la construcción colectiva y del saber tradicional de los pueblos para la creación y transformación histórica. Transformación que incorpora el arte como parte de la cultura, donde se consolidan los pueblos con su autonomía y libertad, reafirmando los poderes Creadores del Pueblo de Aquiles Nazoa.

Con mucho esfuerzo y la constancia en la labor cultural la organización de Arte Colibrí ha logrado y dispone de su propio espacio en Mérida, donde desarrolla y atiende la población infantil en las diversas actividades del arte. Es un espacio donde se activa el Teatro de Marionetas Colibrí con sus montajes, el Museo de Parranda Venezolanas en Marionetas, la Sala estable de teatro para la infancia donde se reciben los grupos del Circuito Internacional de las Artes para la Infancia y se ejecutan los programas de “Domingo Infantiles” y “Encuentro Arte-Escuela”. Dispone del área para la formación donde se desarrollan los talleres integrales de arte para niños y los talleres para los adultos- estudiantes, futuros profesionales docentes que laboran con niños. Dispone del taller JugueteArte Colibrí que aborda el diseño, producción y exposición de los juguetes en el arte de la madera, participando en distintos eventos. Asume, en labor conjunta con la Universidad de Los Andes, Facultad de Humanidades y la Educación por la Paz, la investigación y publicación de material de apoyo, libros y audiovisuales (cine) como “ Cuentos Infantiles”,” Pesebre Andino” y” Erase Una Vez”. Dentro de sus publicaciones se citan “Procesos Cognoscitivos a través del arte”, “Ética, arte e infancia” y “El arte de imagen en la creatividad literaria”.

La organización de Arte Colibrí participó en el evento de Joyeuse con las distintas manifestaciones creativas-estéticas correspondientes con el arte constructivo, auditivo y corporal de las artes escénicas. Con la producciones del taller JugueteArte Colibrí participó en la exposición del arte constructivo de la madera y los juguetes tradicionales y en el arte corporal.-escénico con la presentación del montaje de marionetas” El pequeño circo mas grande del mundo “. En el arte auditivo hizo presencia con la música acompañada del cuatro y las canciones infantiles y para los adultos. Música y canciones que identifican a la cultura y creación venezolana y la cultura caribeña. Presentación musical que permitió, desde el sentimiento, lo afectivo y la creación, el compartir el ser venezolano, como seres humanos que consolidan una cultura y conforman la República Bolivariana de Venezuela. Un compartir y unir afectividades en tierras Francesas, referencia mundial de la transformación histórica, con la Revolución Francesa, identificada con la libertad creadora para cambiar el destino oprimido de los pueblos, la superación de las monarquías con sus negaciones, autoritarismos, imposiciones y dominios para sustituirla por la igualdad, la autonomía y los derechos humanos.

Una multitud de ciudadanos y ciudadanas, en grupos plurales de familias, amigos o individuales, de todas las edades y de diferentes ámbitos y actividades, visitó la ciudad Joyeuse motivados por el evento del Salon Gourmand Artisinal. La pequeña ciudad se vistió de gala con flores y luces en las calles, puertas de las casas y en los locales para recibir los visitantes y compartir en la procesión humana. Los visitantes disfrutaban y seleccionaban según los gustos de su preferencia para adquirir lo expuesto, piezas únicas, obras resultados de trabajo en procesos únicos, en las distintas exposiciones y actividades estéticas - creativas.

Se hace referencia a un compartir donde todos obtienen ganancia tanto humanas, culturales como productivas. Los creadores se ven premiados y reconocida su labor con sus beneficios obtenidos por sus obras. Se democratiza el capital en el intercambio y en relaciones humanas al pasar de unas manos que seleccionan según sus intereses, gustos, sentimientos y personalidad a otras manos que crean. Todos los sectores, tanto como los creadores obtienen sus beneficios por su labor y producciones de arte, que obtienen los visitantes y que se van con ellos a sus distintos destinos. Así la producción creadora, las obras, se despiden de Joyeuse para emprender viaje y recorrer el mundo, siempre haciendo referencia con su presencia a su lugar de origen, de donde partieron.

En el evento se presentaron, en el área especial para los niños y niñas, los juegos con los juguetes propios del saber de la tradición para atender a la infancia. En otro espacio se encontraban los payasos, con sus implementos creativos, hechos a mano llenos de colores y formas armónicas, representación del antiguo circo, equipos manuales para divertir, vestuario y maquillaje para los niños. Por las calles iban en recorrido la fanfarria musical, integrada por personas mayores amantes de la música antigua francesa, no faltaron las parejas de músicos populares medievales y las cantantes renacentista y modernas de Paris. Se destaca el señor, con su vestuario y sentimiento, junto al equipo antiguo y primer mecanismo musical, el organillo. El señor iba de esquina en esquina acompañado de la melodía musical que producía el organillo antiguo, creando el ambiente sin tiempo, lleno de imaginación para recrearse en los diversos mundos posibles. Por supuesto, de escenario en escenario, iba sonando el cuatro venezolano y la guitarra con la música caribeña que ponía el toque de alegría venezolana. El Teatro de las marionetas venezolanas, armadas de su escenario ambulante con su presentación, detenían al público, que se incorporaba al maravilloso mundo del arte de los títeres, para todos los niños y niñas de 1 a 100 años que siguen viviendo y siempre jugando. Posterior al evento, el teatro de Marionetas Colibrí de Mérida- Venezuela concluyó sus actividades presentando en el Centro de Atención Inicial y en el Centro de Formación Integral para toda la población escolar.

En los distintos espacios, distribuidos a lo largo de la ciudad, tanto abiertos como cerrados, se podía participar de las charlas y conferencia de literatura, historia, ciencia, cultura, filosofía o política y visitar las distintas exposiciones de las diferentes manifestaciones del arte y admirar sus creaciones estéticas de arte culinario, textiles, madera, cerámica, papel, metales y los dibujos de las caricaturas humorísticas. Las exposiciones del arte culinario fueron espaciales. De distintos lugares venían las y los expositores con sus productos que ofrecían a los visitantes en espacios decorados con cuidados detalles: vinos, quesos, dulces, cremas, panes o tortas. Los visitantes podían probar y luego seleccionar según sus gustos. Se destacan los concursos como el de las comidas preparadas con castañas que promovía una mujer dinámica, llamada Mariter y que contó con un jurado venezolano.

Por la noche en un salón se celebró la danza colectiva. No era una presentación para un público espectador, o una danza para pagar promesa o celebrar a un santo. No era una danza mezclada con la religión, a lo que los Franceses ponen distancia separando lo social, artístico y político de lo religioso-el culto. Un deslindar en nombre del respeto a la diversidad de cultos y espiritualidad que permite la teología, respetando el derecho a la heterogeneidad. Los protagonistas de la danza colectiva era la propia gente de la comunidad, que a la par de festejar en su fiesta que rompe la cotidianidad, rescataban sus coreografías, sus movimientos corporales y simbologías de las faenas y hechos históricos, propios del saber tradicional.

Mientras se danzaba se ponían en acto la socialización, la amistad. Los que no se conocían, allí en el compartir los bailes colectivos, pasando de uno en uno o en grupos formando círculos o líneas paralelas que se entretejían, se saludaban e iniciaban la amistad. Se une el pasado con el presente en la fiesta, en el festejar. Se traen al presente las danzas antiguas que crearon y practicaron las generaciones pasadas y donde las nuevas generaciones e invitados las hacen presente, participando de ellas, reafirmando con su comportamiento la memoria histórica cultural de los pueblos. La danza va acompañada de la música interpretada por un grupo que tocaba los instrumentos antiguos e iba cantando a la par de crear el estado anímico y dar las indicaciones de las coreografías y movimientos corporales.

Jóvenes, adultos, ancianos y hasta una niña pequeña formaban parte del elenco de la danza propia de la construcción colectiva que supera el espectáculo. La niña se incorporaba con facilidad y danzaba sin cansancio, integrada con los otros compañeros sin perder en ningún momento el ritmo y la armonía del colectivo. No se podía confundir la experiencia estética de la danza con el llamado baile-terapia, que está ahora por todas partes en práctica para mejorar la salud física. La danza era más que el baile-terapia, por cuanto refiere un hilo sutil que florece propio del ser ente humano, de unidad con lo afectivo, lo colectivo, el juego, lo creativo y armónico de la fiesta del arte, el momento especial que une lo finito con lo infinito de posibilidades, como lo define el pensador alemán Gadamer. Un hacer creador que lentamente, si no se cuida tanto como el ser humano a favor de la transformación verdadera, corre el riesgo de ser desplazado como celebración colectiva, junto a la pérdida de la memoria del saber tradicional que reafirma la heterogeneidad cultural planetaria, como la naturaleza misma. Es un desplazar con el ir olvidando de las nuevas generaciones para dar paso a una homogeneidad de la llamada sociedad liquida del consumismo, que lucha por controlar y dominar el derecho a la pluralidad, a la libertad de crear, de autonomía para ser diferentes y vivir en la diversidad, asumida como absoluto universal.

Otra noche se celebró la cosecha del vino. Los invitados acudieron al lugar donde estaban los vinos para brindar con los otros cultivadores por los resultados de la labor, del trabajo y beber el vino obtenido de las diferentes cosechas. A la par de ir probando se van diferenciando los diversos tipos de vinos y seleccionando los de su preferencia. Es una forma de catar los diferentes tipos de vinos que corresponde con la cultura del vino, donde queda lejos el consumir por consumir sin deleitar hasta olvidarse de sí mismo, perdiendo el control, el comportamiento y la atomía para seleccionar y tomar decisiones. La bebida iba acompañada con las castañas tostadas, junto a los diversos y sabrosos quesos para deleitar, poniendo en acto el sentido del gusto y su disfrute estético.

No se puede dejar de señalar la arquitectura de Joyeuse que resalta por su correspondencia con la estética urbana, que por su belleza atrae y sirve de referencia al disfrute de los visitantes. No basta la presencia y producción de arte y los creadores, presentes en el evento del Salon Gourmand Artisinal, es necesaria la visión integral de lo urbano, junto a lo natural de lo agradable que pone en acto todos los sentidos, despertando la sensibilidad, la intuición junto al estado armónico y el equilibrio intrapersonal e interpersonal que permite el compartir social y cultural. La preocupación por la arquitectura se manifiesta en la presencia del organismo de restauración y construcción que vela por la arquitectura de la estética urbana, adscrita a la institución de gobierno local que es la Alcaldía. Una institución que además de ocuparse de la permisología orienta y forma profesionalmente en el área a los constructores, obreros, arquitectos e ingenieros.

La antropología como parte de la herencia cultural, la historia y la naturaleza se integran y conforma la riqueza que identifica el contexto del espacio del evento cultural en Joyeuse. Antropólogos, historiadores y creadores se juntan e integran sus áreas de trabajo para beneficio en sentido comunitario. El hacedor creador, el artesano involucrado, el hacedor del arte, comparte con los investigadores, antropólogos e historiadores, el saber de los antepasados y construye piezas prehistóricas, utensilios y equipos involucrados en los procesos culturales de las civilizaciones del tiempo pasado. Un hacer para contribuir a restaurar la memoria cultural, su comprensión que ubica en el tiempo de lo que fue y lo posible del devenir, a partir de la interpretación e intervención en el presente y su aplicación en el hecho factual histórico.

Visitantes y la infancia, como parte de la formación, se incorporan en tan importante proceso cultural. La herencia prehistórica como la natural es destacada en el contexto y se vincula con el evento cultural integral. Los espacios naturales, empedrados de los alrededores refieren la época prehistórica y distintas creaciones de obras, como el destacado y admirado Dolmen de piedras verticales que sujetan una gran piedra colocada en posición horizontal. Son monumentos que aun se pueden visitar y una sorprendente cueva natural que trasciende la foto de la cueva de la pintura prehistóricas de Lascaux que aparece en los libros y con la que siempre soñamos y quisimos entrar. Una cueva ubicada en la vía a la ciudad de Nimes que al entrar en ella se hace presente la experiencia de la estética sublime. Una experiencia que asombra, que nos une a las esencias del interior de la madre tierra, a las dimensiones del tiempo junto al espacio y que es única, sorprendente. Una experiencia para pensar, preguntar y filosofar sobre su origen, donde se reúnen los sentimientos encontrados e inexplicables de las posibilidades de la existencia y de la magnificencia del padre creador del universo y la madre naturaleza.

El evento cultural de Joyeuse y las experiencias son una maravilla que implica la integración colectiva con su organización, participación y una dedicación al trabajo creador para garantizar los beneficios. Los creadores laboran todo el año, abordando la materia prima, el diseño, los utensilios artesanales, el proceso creador con su respectivo tiempo y espacio o taller para elaborar la obra. Posteriormente la obra se dispone para los otros para obtener la ganancia respectiva. Una ganancia e ingreso por la labor realizada para cubrir las necesidades de la existencia que todo ser ente humano debe compensar, en su estar en el mundo. Son los ingresos que satisfacen la labor cumplida de los cuales deben aporta obligatoriamente el 40 % de impuestos al estado como cargos tributarios. Son los ingresos fiscales para sostener el estado e invertir en el bien común de la polis, de la comunidad, con la ejecución de los proyectos. Refiere los tributos que todos los miembros de la polis, de la comunidad conciernen aportar y que deben ser protegidos para que no puedan caer en el acto de la corrupción pública, que significa el deterioro del bien común en sentido comunitario. Es un aporte de impuestos que debe garantizar al trabajador del hacer creador manual, el artesano y artista, sus beneficios de seguridad social, fondo de apoyo, salud y retiro debidamente cubierto cuando ya no pueda laborar, que es la llamada jubilación en Venezuela.

Previamente al evento cultural, se encuentra el compromiso material de dinero para la inversión en el evento. Es necesario disponer de un fondo de inversión que sirva, entre otros gastos, para cubrir el seguro de los invitados, sus equipos y obras, cumplir las condiciones y egresos para gestionar los papeles que exige el estado para ingresar al país y para garantizar la visa. Son requisitos que se deben cumplir por cuanto los trabajadores culturales y los eventos culturales no cuentan con una legislación internacional y apoyo institucional respectivo de los organismos competentes. Necesaria es una legislación que permita tan importantes intercambios internacionales en donde se aplique un tratamiento que difiera del comercio.

El evento de Joyeuse es el resultado de la construcción colectiva y de la insistencia de hombres y mujeres que no se rinden e insisten en un mundo tan complejo y difícil como el que obligatoriamente compartimos la vida. En la organización y realización del evento cultural se hace referencia muy particular y se otorga un merecido reconocimiento a un ser ente humano que se destaca por su condición especial, su dedicación, llamado Alain Pérez. Un hijo de Joyeuse que con sus acciones manifiesta el amor por su gente y la ciudad que lo acoge. El reconocimiento se hace extensivo al equipo de hombres y mujeres que le aportaron su apoyo y a la siempre presente noble mujer Mariter por su dinamismo y disposición en las diversas actividades y la elaboración de los ricos platos del arte culinario francés, que deleitaban a los visitantes.

Alain Pérez es una referencia notable de ser humano, por su constancia, dedicación, coraje y gracias al cual el evento cultural de Joyeuse logró ser una realidad. Representa al organizador con gran sensibilidad social y al hacedor creador artesano del saber tradicional que se transmite desde la familia. Alan, cono lo llamamos, es un creador en talabartería, en el arte del trabajo de las cinturas, las carteras, los zapatos, del saber y hacer manual de la tradición familiar que heredo de su padre y que con mucho orgullo él continua. Además es un constructor que defiende la restauración arquitectónica para no perder las referencias culturales y es un estudioso, hacedor de música, un curioso del arte junto a la complejidad humana y siempre disponible a la amistad, en estado de apertura. Una disposición y apertura que le permite ser un viajero incansable por el mundo. Es gracias a los viajes que contacta, conoce y ubica otros trabajadores de la cultura para llevarlos como invitados al evento de Joyeuse y fue así como en uno de sus viajes llegó a Venezuela-Mérida y compartió con el grupo de Arte Colibrí, la distinguida compañera Fabiola y el pequeño Edgar.

S e manifiesta también el soporte de las autoridades del gobierno local, el alcalde y el equipo de apoyo al evento y demás ciudadanos y ciudadanas que pertenecen a distintos sectores y hacen vida en la ciudad de Joyeuse. Es significativa la participación de las familias de la ciudad que reciben los grupos y comparten la comida y su hogar, su mansión, para alojar a las personas invitadas. Con la participación de todos en el evento se reafirman las relaciones horizontales, aportando cada uno en su sector y la diplomacia Pueblo a Pueblo de familias dispuestas a compartir. Es el caso de la familia del Doctor Campusano que dispuso su casa para atender invitados. La familia Campusano tiene un sentimiento especial por Venezuela, país donde estuvo su hija compartiendo con otra familia y ejecutando una labor voluntaria, comunitaria e internacional. Su hija pasó varios meses practicando el idioma castellano y prestando un servicio social en la atención de la infancia en una escuela de Mérida-Venezuela. Es así como se van estrechando lazos de amistad y encontrando los pueblos, consolidando las Relaciones Internacionales del siglo XXI Pueblo a Pueblo.

Los estados de apertura de las familias permitieron compartir, disponer de los especiales aperitivos y realizar las comidas en diferentes hogares. Son experiencias donde se desocultan lo oculto que explican los comportamientos fundamentados en sus proceso históricos culturales, que responden a sus pensamientos y concepciones de vida. Quedan evidentes y dejan de ser abstractas las concepciones de libertad, igualdad, solidaridad y comunidad. Una comida es un encuentro para disfrutar en grupo y tiene un tiempo de duración. Primero se hace al aperitivo, se toma el licor de la preferencia pues se colocan varios en la mesa. Luego viene la ensalada como primer plato, cremas u otras delicias con el famoso pan francés delicioso. A continuación sigue el plato fuerte, siempre acompañado por el vino, luego sigue los quesos, las frutas o una torta y dulce como postre. Entre el vino, la comida, quesos, frutas y dulce se van dos horas en la mesa que pasan entre un compartir un tema y otro de conversación.

En la conversación se presentó el tema del lugar, la producción del campo, agroecológica y con sentido comunitario. Con toda la normalidad una señora comentó que las familias que no trabajan el campo y que viven en el sector hacen un aporte a los productores para la siembra de la temporada, al inicio de esta. A cambio de ese aporte los productores les llevan productos frescos constantemente mientras dura la cosecha. Las familias asumen una forma de financiar la siembra, al hacer el aporte y los agricultores responden con la producción de alimentos que llevan a los hogares. Es un comportamiento que se reconoce como la interiorización del sentido Comunitario dada su relación histórica con las llamadas comunas de organizaciones sociales

Otro tema significativo fue sobre el referido a la toma de decisiones por el sentido de libertad e igualdad que implica la autonomía. Se recuerda que en los pequeños detalles se hacen las grandes obras de arte y que la gran y mejor obra de arte es el ser humano. Desde un hecho concreto, como en el caso de la comida, se pone en acto el concepto de autonomía y libertad que va consolidando un proceso de formación constructiva desde lo menor, el detalle, a lo mayor, la convivencia social en paz y respeto mutuo. Se colocan en la mesa varios aperitivos para que el otro decida según su gusto y no se obliga o limita a consumir uno solo, que es el que se ponga en la mesa. Lo mismo sucede con los quesos. La libertad implica toma de decisiones para reafirmar la autonomía del ser ente humano y es una herencia histórica en Francia. En el encuentro social se cuidan los detalles como es la comida, que es un acto y momento importante para compartir, donde los pequeños van interiorizando al ver a los adultos que ponen en práctica el respeto por el gusto del otro y su propio gusto, por cuanto no se impone como una autoridad dictatorial sin consideración del otro o los otros.

El desecho y el problema ambiental que por supuesto afecta a Francia, fue otro importante tema de reflexión. Cada uno va haciendo lo que se pueda dentro de sus particularidades y lo importante es participar y hacer. Las casas tienen un lugar donde van colocando los desechos orgánicos. Para las compras llevan sus propias bolsas reusadas para evitar el uso de nuevas bolsas plásticas y con ello multiplicar el problema de la contaminación. El problema del ambiente, el agua, la energía y el ahorrarla es cuestión de formación. En cada habitación se cierra la puerta para evitar que se escape el calor y las casas deben responder a construcciones especiales que permitan el ahorro de la energía como doble vidrio, determinada altura y techo. Los sensores y los apagadores son importantes y los aplican para controlar el tiempo de la energía, que solo se use en el momento necesario y que se apague automáticamente cuando no esté en uso. Para motivar al ahorro energético las construcciones que respondan a las exigencias del estado son las que obtienen aporte financiero y para ello la institución orienta, forma y reforma los planos y materiales presentados para una permisologia.

Las reuniones de grupos para las discusiones políticas son una realidad en la ciudad. Existen grupos que se reúnen cada semana, donde se discuten diversos temas. Son grupos muy antiguos y a uno de ellos acudió nuestro libertador Simón Bolívar, según lo expuesto por el reconocido y destacado Alain Pérez, un hombre de estatura pequeña pero grandioso en su condición humana, preocupado por el pensar y hacer político, local, regional, nacional e internacional, que nos permitió identificarnos con facilidad. Es un grupo de encuentro que aun existe y se reúne una vez a la semana. Para las elecciones de las autoridades se conforma un grupo de trabajo de gobierno y se elige el equipo con contenidos de trabajo, de proyectos y no una sola persona. Es un equipo conformado para atender los diversos sectores en los distinto cargos de la institución como la Alcaldía y elaboran programas de trabajo que se van a ejecutar durante el periodo correspondiente. Un programa aborda no solo el contenido en sí, limitado. Se amplia, empieza a ser mas integral y abarca su contexto. Es el caso del agua que no sólo le competen los equipos, la distribución del agua a las casas de la comunidad, los costos y el cobro del servicio. Además le compete el mantenimiento de los alrededores para asegurar la permanencia del agua, el ambiente y las inundaciones que se puedan presentar a corto mediano y largo plazo.

El evento de Joyeuse lleva varias décadas de celebración, por cuanto los miembros de la comunidad así lo decidieron y lo mantienen con su esfuerzo y trabajo A pesar de los gobiernos, que son pasajeros, el evento sigue por cuanto tiene continuidad en el tiempo y su propia filosofía. Es el ser ente humano el que lo mantiene, en un contexto tan difícil como el que se vive actualmente con la globalización, la crisis económica- política y los cambios de siglo. Son eventos que merecen ser reconocidos, apoyados y multiplicarlos internacionalmente por organismos como la UNESCO y las embajadas, con sus respectivos cónsules culturales de los países invitados

Lamentablemente la embajada de Venezuela en Francia no estuvo presente, no participó del evento y abrió nuevas relaciones para intercambiar experiencia. Tristemente las comunicaciones fallan, no tienen la atención esperada, la tecnología no se aprovecha al máximo y los trabajadores de la cultura tienen una exigente labor que carecen de tiempo para hacer antesala en los organismos oficiales, que en muchos casos no atienden. Se considera necesario que los organismos encargados de las relaciones internacionales se activen, entren en una dinámica de transformación, se use la tecnología y se actualicen e incorporen al pensamiento y comportamiento del siglo XXI, despojándose del siglo XX, de lo estático, la burocracia inoperante y asumir nuevas perspectivas de acercamiento entre los pueblos, sus organizaciones para fortalecer la diplomacia Pueblo a Pueblo y con ella la formación por la paz.

La cuestión no es solo la presencia de las autoridades de las embajadas, es asumir las experiencias para comprenderlas e interpretar nuestras realidades en un país como Venezuela e intervenir para aplicar y transformar las llamadas ferias. Es necesario transformar lo que tenemos impuesto por los contravalores del consumismo como las ferias y en el caso de Mérida las llamadas ferias del sol, ferias del alcohol, las drogas y la prostitución. Son las ferias de Mérida, al igual que la mayoría de feria de ciudades y de pueblos del país las que contribuyen al deterioro del ser ente humano y la consolidación de los contravalores del consumismo para eliminar y sustituir su identidad cultural con su filosofía de vida e integración de la comunidad con sentido común, en beneficio de la polis.

Es en las llamadas ferias donde los más beneficiados son la venta de licor, la compañía de la cerveza o el monopolio de cerveza nacional. Se hace presente y beneficia la contracultura del alcoholismo y se niegan los poderes creadores del pueblo. En las ferias la cultura está ausente, el arte es ignorado, así como los productores artesanales y el desarrollo de los pueblos que tiene grandes riquezas tanto naturales como en el campo del arte. Unas ferias con un pensamiento y comportamiento del siglo XXI implican asumir la visión integral e incorporar la estética urbana en las ciudades y pueblos para tener identidad cultural. Una estética urbana que implica reestructurar los espacios, las casas y su fachadas, los talleres artesanales, los museos, los parques y áreas comunes y desarrollar eventos culturales, junto al turismo alternativo y ecológico para abrir fuentes de trabajo e ingresos económicos y por supuesto asegurar los servicios públicos básicos y la seguridad, superando la delincuencia con su violencia.

Es necesario y urgente en Venezuela, la integración de organismos para asumir una política con proyectos de Desarrollo Integral Comunitario que contemplen: Las Aldeas Agro- turísticas culturales en las áreas rurales de los distintos Municipios y los Paseos de Rescate de Memoria histórica cultural en cada capital de Municipio. Espacios con sus urbanismos estéticos, sus respectivos museos de los Poderes Creadores del Pueblo y el museo histórico de Bolívar unido a sus riquezas naturales y paisajes.

En el siglo XX pasado se dividió el conocimiento en especialidades y se crearon tantas instituciones como especialidades presentes. Las especialidades respondían a particularidades y objetivos donde el ser humano con su saber estaba ausente y prácticamente echado, lanzado al abandono. Es así como se encuentran las instituciones culturales y sus direcciones de Patrimonio Cultural ajenas a las instituciones de urbanismo, ambiente, turismo, salud o economía.

Hoy en el siglo XXI se asume la necesidad de ir incorporando todo saber y conocimiento con visión integral en torno al ser ente humano, que es el centro para atender su cuidado, su realización y satisfacer sus necesidades, tanto singulares como colectivas con sentido comunitario. Así como se integra el saber y conocimiento se deben integrar las instituciones para proyectos Políticos como los Desarrollos Integrales Comunitarios que implican a las instituciones nacionales, regionales y locales o Alcaldías junto a las comunidades con sus sectores de cultura, turismo, economía, urbanismo, educación, ambiente, sociales, salud, deporte y servicios públicos.

Joyeseu, fue una hermosa experiencia en Francia para compartir con las y los compatriotas venezolanos y a la vez el despertar de una gran preocupación por la República Bolivariana de Venezuela, de la cual debemos ocuparnos y laborar. Un ocuparnos urgente para que los proyectos políticos de Desarrollo Integral Comunitario, las comunas se hagan una realidad y pasen de las ideas, el querer, la abstracción y el discurso a ser obras que nos beneficien a todos, que abran las fuentes de trabajo, la integración de las familias en los sectores mas necesitados, el ingreso económico y que se confirme la política como un hacer práctico. Una política del obrar del hacer práctico, junto a lo teórico del pensar, para el bien de todos en sentido común de la polis, de lo plural que es la ciudad con todos sus ciudadanos y ciudadanas sin discriminación. Un obrar político donde el centro que nos enlaza es la patria unida que soñó nuestro padre, el libertador que nos libero del dominio, el autoritarismo y la invasión de la monarquía española, Simón Bolívar.

bettyoso@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2446 veces.



Betty Osorio

Profesora de la Universidad de Los Andes, Mérida y titiritera

 bettyoso@hotmail.com

Visite el perfil de Betty Osorio para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: