O de los dilemas pequeño burgueses y prejuicios

¿Gremios universitarios o sindicatos de trabajadores asalariados?

Discutíamos recientemente asuntos azas polémicos con un grupo de amigos, a saber la posibilidad de que los gremios universitarios tradicionales venezolanos, todos asociados a la Federación de Asociaciones de Profesores Universitarios de Venezuela, Fapuv, se transformen en sindicatos de trabajadores asalariados que, en último análisis es lo que somos, bajo el impulso de consejos de trabajadoras y trabajadores del sector universitario; una cuestión que el querido presidente Chávez llamó a impulsar; pues, al final, según noticia de Correo de El Orinoco, (Caracas, 19 de enero de 2015) convendría que los gremios participaran con todos los derechos en la discusión de la II Contratación Convención de los Trabajadores Universitarios de Venezuela, en lo que ya se ha avanzado, (Correo del Orinoco, 05 de marzo de 2015); para lo cual tendrían que transformarse en organizaciones sindicales, trascendiendo su carácter legal. Ya que hasta ahora son simples asociaciones civiles, que no tienen cualidad jurídica para discutir cuestiones contractuales, según establece la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (1999), (Las 30 cosas que usted debe saber sobre contratación… www.difundela veredad.org.ve/…/las 30-… 7 Jul 2013). Sin embargo, ciertas posturas ideológicas limitan esas eventuales posibilidades, son sensibilidades y preferencias políticas de subjetividades contrapuestas, de escasos puntos en común.

Todo esto constituye un tópico harto polémico, debido también a intereses vinculados a la tradición deliberante de las asociaciones gremiales en Venezuela que, desde la década de 1980 poco más o menos, discutían y firmaban las conocidas Normas de Homologación a través de las “Actas Convenio”, lo cual de acuerdo con el querido profesor, tampoco era que, en la denominada Cuarta República, se cumplía mucho; pero ha llegado a constituir toda una especie de leyenda urbana o, mejor, una cultura organizacional. De modo que todo pasado fue mejor y menos en la Cuarta…

Subyace en el fondo la cuestión de lo que cabría llamar “la cultura organizacional”, que constituye un factor de desarrollo de las actividades en un entorno productivo o de servicios, en este caso las organizaciones gremiales y las universidades mismas, dando lugar a un clima de trabajo, motivaciones y liderazgo que procura satisfacer las necesidades básicas del ser humano, unidas a otras creadas socialmente, como reconocimiento y prestigio social, adecuarse a las modas, entre otras.

En este caso, era tradición que mediante consensos entre los profesores y los rectores y de éstos con el Consejo Nacional de Universidades, C. N. U., en un espíritu no siempre de colaboración, ya no faltaron paralizaciones y largas huelgas, pero fue un proceso desarrollado con el liderazgo de un sector gremial universitario que históricamente ha conquistado grandes ciertos reivindicativos, atinentes a la seguridad social, salarial y recreacional. Ello a fin de que los profesores alcanzaran también mayor satisfacción laboral, personal o hasta auto realización, como se diría de acuerdo con la teoría de las necesidades de Maslow. Una historia que no se debe olvidar; al respecto se recuerda la huelga de los profesores universitarios de 1981, aproximadamente.

Por otra parte, y no sabemos si esta es otra leyenda urbana, se tiene la idea de que en las décadas de 1960, 70 y 80, el profesor universitario gozaba de un nivel de vida por encima del promedio de la clase obrera y demás segmentos de la masa trabajadora, dicen ciertos testimonios que ese gremio constituí un sector de la población que hacía parte de un “nicho cultural y social” que podía viajar al exterior por vacaciones, formarse en Estados Unidos o Europa y en Venezuela podían disfrutar de casas-quintas, como en las de la Urb., Los Libertadores de Barquisimeto o excelentes apartamentos en otras partes de la ciudad o de Venezuela, centros de recreación, que son un patrimonio importante y óptima seguridad social; de hecho, la mayoría de nuestros profesores del Instituto Pedagógico de Barquisimeto se formaron en el exterior en los años de 1970 y 80 en convenios con universidades de Estados Unidos o por planes de becas como la Gran Mariscal de Ayacucho y externamente mostraban signos de bienestar social, típicos de lo que uno llamaba la clase media.

O no sé, si: ¿eran prejuicios de uno como estudiante pobre, de origen social campesino y de los barrios populares? ¿Los profesores universitarios gozaban de ese nivel de vida hasta cierto punto privilegiado en razón de su salario a tenor de las normas de homologación o las actas convenio u obedecía a su origen social de clase? Ya que, como reconoce el Dr. Adolfo Salgueiro, profesor de la UCAB, ser parte del personal académico y de investigación de una universidad en Venezuela, aunque ésta fuera privada, representaba un gran privilegio y daba mucho prestigio.Era parte de un imaginario social prestigioso que hoy se ha perdido, las mismas universidades parece que han perdido autoridad como centros transmisores y creadoras del saber, (Cuadernos del Cendes-La profesión académica en…www.scielo.org.veIscielo.php?...; Los 8 males del profesor universitario-El Confidencial www.elcofidencial.com/.../los 8-..., 7 Jul 2014).

Sin embargo, algunos académicos desde la perspectiva de la teoría crítica o el neo marxismo, consideran que no existe esa segmentación estadística más que sociológica de clases A, B, C, D, entre otras, (en: Pedro Rodríguez Rojas, P. “¿Quiénes son los campesinos?”, www.aporrea.org, Caracas, 03 de marzo de 2015)típica de las empresas encuestadoras y los métodos sociológicos empíricos de origen norteamericano. Sostienen en cambio, que apenas existen dos clases sociales en todo el Universo-Mundo: explotadores y explotados, dueños de los medios de producción y los trabajadores, burgueses y proletarios, de donde emerge la frase aquella del Manifiesto Comunista de 1848: “…Proletarios del mundo, uníos”. En consecuencia, no debería existir prurito alguno en transformar los gremios universitarios en sindicatos dado que todos somos asalariados si ello contribuye a mejorar sustancialmente las condiciones salariales, de seguridad social y medio ambiente de trabajo.

Pero, en fin, lo cierto es que en Venezuela: “En el año 2014 venció el plazo de vigencia de las 101 cláusulas que recogen los beneficios contractuales para los trabajadores del sector universitario, agrupadas en la I Convención Colectiva Única de Trabajadores del Sector Universitario, suscrita en el marco de la reunión Normativa Laboral con aplicabilidad para los años 2013-2014” (Correo del Orinoco, 19 de enero de 2015). Casi 200 mil trabajadores del sector universitario que han visto debilitado esos beneficios por la inflación y las distorsiones de la economía venezolana actual y pide que los gremios particulares y su federación se conviertan en sindicatos, ya que en palabras de este vocero de los empleados de la educación universitaria representa un trámite fácil y rápido. ¿Pero lo harán?

¿Qué detiene a Fapuv? ¿Por qué, como diría DaddyYankee,Fapuv no se tira ese paso? ¿Prejuicios sociales o intereses político-partidistas, muy cercanos a la llamada oposición democrática y no tan democrática? ¿Preferencias éticas, estéticas y políticas diferentes?Porque todos podrán recordar que en 2002 sacó un aviso donde felicitaba a Carmona es dislate golpista. Craso error… ¿Estará por eso en un callejón sin salida o en un dilema existencial parte de su dirigencia? ¿Son contumaces?

Así mismo, ¿no es una inmensa contradicción que con todo su capital intelectual, acumulado durante tan largo tiempo en la lucha gremial, esté Fapuvsin voz ni voto o con voz pero sin voto en la discusión actual de la II Convención Única del Sector de los Trabajadores Universitarios de Venezuela? Más aún, cuando, la verdad sea dicha, las federaciones de filiación pro-chavistas al final de la I Convención… siempre tuvieron que reunirse con Fapuv a fines de corregir graves errores de la tabla salarial, que perjudicaba principalmente a los profesores jubilados y a los empleados.

En la conversación que sosteníamos no hubo ninguna conclusión ni acuerdos, como parece algo ya normal en el contexto venezolano actual, donde la polarización aún está a la orden del día, semejante también al menú del día, cada vez más caro de los restoranes populares y por eso la tarjeta del bono de alimentación o cesta ticket y el salario nominal se agotan de inmediato; o perdón, el único acuerdo fue que el aumento que el presidente Maduro debe aprobar a este sector para los próximos dos años, (2015-2016) no debe ser menor al 200 o 150 %, además de que puedan hacer efectivas de verdad- verdad el resto de los elementos del llamado salario social de la maravillosa I Convención: como vivienda, carros, recreación, salud, entre otras; que hasta ahora, y aunque haya quien se moleste, ha sido pura letra muerta, pura propaganda, y de la buena que oímos en la sala principal del Parque Central, con el ministro que hasta ahora ha tenido mayor sensibilidad con el gremio, Pedro Enrique Calzadilla y con un pase de Maduro desde La Guaira; porque quien sabe si fue que consideró que daba más popularidad una actividad de gobierno de calle que reunirse con los universitarios, que de paso lo respaldaban y siguen respaldando.

Pero, en fin. Lo cierto es que aquel aumento en 2013 fue muy significativo, dado que como dijo allí el ministro del ramo entonces, Calzadilla, hacía muchos años que la cuestión salarial y demás aspectos sociales compensatorios estaba represada. Lamentablemente, la inflación, la especulación, la escasez y toda esa tramoya de la guerra económica, en pocos meses hizo que ese aumento se fuera como el agua éntrelas manos.

Por estos días y meses debe producirse un nuevo aumento a los trabajadores universitarios en general y el tan criticado presidente Maduro, incluso por nosotros mismos, que mantenemos claros afectos por la revolución bolivariana-chavista; junto a su equipo, muy consiente de estas demandas, el día que anunciara el nuevo sistema cambiario y otras medidas de sinceración o subida de los precios de rubros de primera necesidad, pidió que se aceleraran los procesos de discusión de la contratación colectiva… ¿Cómo se integrarán las propuestas de ajuste salarial de loa gremio de la Fapuv y los sindicatos de la Fenasinpres o Fetrauve? ¿A cuáles acuerdos arribarán? ¿Será Fapuv parte de los sindicatos como al parecer lo son los ya anteriores gremios de empleados universitarios?

Fapuv entregó una propuesta de aumento salarial, (www.elnacional.com.ve/.../fapuv.ve.entrega), ante el ministro, el compañero Ing. “Manuel Fernández; y el viceministro Yheyson Guzmán, y solicita en primera instancia una compensación salarial de 30 % de manera inmediata al momento de iniciar el proceso de diálogo, ya que podría prolongarse, en concordancia con los dos aumentos salariales decretados por el presidente Maduro en diciembre de 2014 y diciembre de 2015”.

Sigue la nota y agrega que: “En cuanto al sector docente proponen aumento de 50 % retroactivo a partir del 1 de enero de 2014 (sobre el sueldo al 1 de enero de 20149); así mismo solicitan 150 % de aumento a partir del 1 de enero de 2015, sobre el sueldo al 31 de diciembre de 2014”, (ídem), además bono vacacional de 120 días, bono de alimentación de 30 días y 100 % de la unidad tributaria, restituir el concepto de racionalidad académica vulnerada desde 2014-2015, la prima de antigüedad y de profesionalización por causa de extensión, homologar de inmediato el salario del personal en condición de jubilados, pensionados y sobrevivientes al del personal activo.

“Aclaran en la propuesta que estos incentivos deben tener incidencia en todos os beneficios socioeconómicos, entre ellos: prima de jerarquía de cargos, prima de antigüedad a docentes a dedicación exclusiva y tiempo completo, y bono doctoral; caja de ahorro, fondo de jubilaciones, bono vacacional, bono de fin de año, prestaciones sociales y demás conceptos de carácter recurrente”, (ídem).

Por su parte, es poco lo que se conoce de la propuesta de Fetrauv o Fenasinpres, (www.elnacional.com.ve, jueves, 12 de febrero de 2015) y las propuestas principales provienen de la Fapuv, pero es de todos sabido que en los respectivos ministerios, tanto del proceso social del trabajo, educación, ciencia y tecnología tiene entre manos tres propuestas de aumento salarial, que esperan terminar en el mes de marzo; Dios quiera, dice uno y asuman la más conveniente (fenasinpres.org.ve/…/-FENASINPR…, 11 Feb 2015….Propuesta cláusulas IICCU),mejor que sea así y no que Fapuv siga publicando comunicados como el de estos días recientes, con cr´ticas tan similares al documento de llamada transición (ver Cartelera de Fapuv, 30 de febrero de 2015).

Señalan allí que las universidades y Venezuela se están en ruinas, física y académicamente, además de rechazar la resolución 008610, emitida por el Ministerio de la Defensa; pero ellos le ponen su picada tirando hacia la oposición o antigua MUD, lo que hace a uno desconfiar mucho en esas letras; ya que, como el alacrán, inyectan su ponzoña, siempre. Pues, esa es su naturaleza. Pero si las marchas de los estudiantes manosblancas es toda pacífica, ¿cuál será el temor acerca del uso del uso proporcional de la fuerza letal o de armas orgánicas? ¿O pretenden que los cuerpos de seguridad los dejen que los violentoscausen destrozos alos bienes públicos y desaten una violencia inaudita hasta con saldos de heridos graves y muertes de inocentes estudiantes mismos o miembros de las comunidades? ¿Por qué Fapuv señala que hay represión y que es la grave crisis que vive Venezuela la causa de las protestas?¿Protestas que, en sus palabras, dizque el gobierno criminaliza?

Como conclusión se tiene que ¿los gremios universitarios, principalmente los del personal docente al parecer no tienen mayor interés en transformarse en sindicatos?¿Una tradición que pesa?. Aunque uno no sabe, ¿qué los limitaría en su empeño beligerante?, ya que siempre han actuado al modo de asociaciones que son apéndices de los partidos políticos tradicionales, socialdemócratas o adherentes del socialcristianismo, el marxismo, inclusive; esto es, que hacen parte de un proyecto político de mayor alcance en función del control social, ¿pero yo el comandante Chávez y mandó a parar? Cuando, por cierto en estos primeros días de marzo se conmemoran ya dos años de la partida del líder fundamental de la revolución bolivariana. ¡Que viva el Comandante Hugo Chávez!

 

luissaavedra2004@yahoo.es



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3367 veces.



Luís Saavedra

Docente, Trabajador popular.

 luissaavedra2004@yahoo.es

Visite el perfil de Luis B. Saavedra M. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis B. Saavedra M.

Luis B. Saavedra M.

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /trabajadores/a203792.htmlCd0NV CAC = Y co = US