(En quién creer para no sospechar que hubo algo anormal)

Terremoto inducido o furia de la naturaleza como castigo contra qué en Haití

Juguemos un poco con la imaginación y tiremos una moneda al aire a ver si logramos descifrar mediante cara o sello que fue lo que verdaderamente pasó en Haití el 12 de enero del presente año 2010, pero resulta que una vez lanzada la moneda al aire por motivos ajenos a nuestra comprensión, la moneda no cae por el efecto de la gravedad y hace todo lo contrario, se aleja de la tierra hasta un punto fijo en el espacio de canto y, entonces más nos anima la conciencia en averiguar el porqué de tal fenómeno alejado de la realidad y de las leyes físicas, destrozando a Newton por el que sabemos que eso no puede suceder, aunque el cuerpo como tal no tenga peso, se supone que algún día caerá y, así puede suceder con nuestra moneda, mientras se mantiene suspendida, fuera de nuestro alcance que podamos decir cayó cara o sello y por tal motivo …, pero no. Ahora vayamos a la realidad con un poco de historia, a ver si las cargas se emparejan y comenzamos a sospechar que nadie no los prohíbe, aunque se molesten los escuálidos y sus medios pollos, lo que toda persona tiene derecho y, más cuando hay motivos de hurgar la realidad.

Apenas el mundo comenzaba a enterarse del terremoto en Haití de 7,3 grados en la escala de Ritcher, ya Obama anunciaba arrogante que, 3500 soldados de su país partirían hacia esa nación a darles su bien merecida “solidaridad” y con toda la parsimonia de interventores, una vez allá, se tomaron el aeropuerto de Puerto Príncipe para su control absoluto. Actualmente más de once mil soldados gringos imponen la ley y el orden como policías mundiales.

Un profesor de geofísica del Reino Unido, ni corto ni perezoso, afirmó inmediatamente que el terremoto de Haití fue, 35 veces más severo, no en calamidad, que la bomba atómica lanzada en Hiroshima y, además sentenció con toda su justeza que, la energía liberada por ese terremoto es igual a la explosión de ½ millón de toneladas de TNT y, la centésima parte de la energía que produjo el tsunamis o sunamis en Banda Aceh, Indonesia, enero de 2005.

Se puede pensar que esos fenómenos se dan como consecuencia de la contaminación y de la ira de dios sobre esos pobres países, cargados de miserias y hambre, o será la causa de algún experimento de alguna potencia interesada en desarrollar tecnologías y seguir ocupando espacios de interés por la ejecutoria de estrategias de algún plan militar imperial, lo más seguro que no, porque sobre todo Haití no posee algún mineral importante del que no se pueda echar mano sin destrozar su integridad territorial geopolítica, pero sigamos…

No es secreto para la Comunidad Internacional que la Fuerza Aérea y la Marina de los EEUU, desde 1990 tienen en ejecución el peligroso proyecto –desde Ronald Regan hasta George Bush padre, se sabe- HAARP nacida de la histeria de esos dos personajes republicanos, el cual puede generar violentos y variados cambios en el clima. Este sistema en castellano significa, Programa de Investigación de Aurora Activa de Alta Frecuencia y, consiste de acuerdo a su creador, quien lo ideó, Nikola Tesla, uno de los sabios menos conocido de nuestra época que, pensó poder transmitir energía sin medio físico, mediante potentes ondas electromagnéticas que se pudieran reflejar en la ionósfera (capa atmosférica ionizada por la radiación solar que está entre 48 kms y 350 kms de altura) y alcanzar grandes distancias. Este científico fue un experto en termodinámica y energía solar, rayos x y cósmicos. Se puede decir que los pulsos emitidos artificialmente por HAARP, estimula la ionósfera interior para que libere ondas que pueden recorrer grandes distancias a través de la atmósfera inferior y penetrar dentro de la Tierra para encontrar depósitos de mísiles, túneles subterráneos, comunicarse con submarinos sumergidos y, además se puede pensar como un gigantesco microondas que se utiliza como arma para producir te-rre-mo-tos en cualquier lugar del mundo que es lanzado desde Gakona, Alaska, por 180 antenas conectadas que funcionan en conjunto y que emiten mil millones o un millardo de ondas de radio de alta frecuencia.

En la Tierra existe un campo eléctrico flotando sobre ésta llamado, Electrojet Aureal, que al depositar energía en ella, altera el medio y cambia la corriente, generando ondas de baja frecuencia (LF) y de muy baja frecuencia (VLF).

El Proyecto HAARP, bien pudiera ser una caja de Pandora a decir de personeros y estudiosos de la materia en particular.

Entonces que sabemos. Sabemos que se pueden inducir terremotos y cuando HAARP, emite haces de radiofrecuencia dentro de la ionósfera, afecta el campo eléctrico terrestre (Electrojet Aureal) cuyas consecuencias derivan en trastornos al clima global, las comunicaciones por cables telefónicos y eléctricos, producir te-rre-mo-tos y, también alteraciones en el estado mental del ser humano y más si es escuálido o pitiyanqui, sonsacándolo para acatar los dictados políticos y económico (esto huele a algo) de los amos actuales de esta arma de destrucción masiva. ¿Ciencia o ficción, se los dejo? Pero no sé porque pienso en USA.

Haití, pobre Haití, aunque te vuelvan cenizas tus raíces quedarán y si el padre de la patria viviera, volverías a ser Haití, casta de negros con alma de acero y voluntad para aceptar su destino, pobre destino con los gringos como amos y señores de tu suelo. Pero, no olviden que la espada de Bolívar camina por América Latina.


estebanrr2008@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5841 veces.



Esteban Rojas


Visite el perfil de Esteban Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Esteban Rojas

Esteban Rojas

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /tiburon/a93664.htmlCd0NV CAC = Y co = US