Colombia es la nueva escuela de las Américas

Sus más de 300 mil hombres y mujeres que conforman las fuerzas armadas colombianas han ganado mucha experiencia en combate, están fortalecidos por la tecnología militar entregada por Estados Unidos, lo que le ha permitido controlar la parte urbana del país. Es indiscutible que junto al ejército israelí son las fuerzas mas activas del mundo, su experiencia en selva y alta montaña les ha transformado en una escuela a la que acceden grupos de militares de otros países para participar de esa experiencia militar y para militar. Guerra sucia donde la CIA y el MOSAD tienen mucho que ver.

Estos hechos y otros dan origen a este artículo. Están cargados de afectividad, pues, incluyen muerte, desapariciones, prisión, narcotráfico, consumo de estupefacientes, corrupción política, pobreza y miseria humana, doctrina esparcida a los oficiales de diferentes países que visitan Colombia al entrenamiento anti guerrilla. Misma estrategia de las escuelas de las Américas en Panamá allá por los 1960, 70, 80, que llevo muchos oficiales de los ejércitos latinos a gobernar en dictadura.

Este hecho histórico no puede quedar como una anécdota a contar o a un escrito de segunda mano ya que Colombia reactualiza esa escuela golpista, modelo que amenaza contaminarnos y convierte al plan Colombiano-estadounidense en una expresión de intereses imperialistas, particulares, siempre mezquinos para los pueblos y su autodeterminación.

El pueblo colombiano se queda sin patria, mujeres y hombres sencillos y rudos, en su mayoría analfabetos están lejos de compartir el poder como si lo hace el pueblo venezolano en los derechos mas básicos y fundamentales, educación y salud gratuita, una clase condenada a la pobreza perenne con el imperialismo metido ahí. La palabra campesino para el militar norteamericano y colombiano desde la misma época, el uno en Vietnam y el otro desde los años 60, el campesino es un insulto en todas las ciudades.

Las masacres de campesinos vietnamitas, los falsos positivos de los militares y las fosas comunes de los para militares, se incrementaran notablemente, los obreros y estudiantes pasaran a ser los esclavos de la antigüedad.

Ya lo hicieron con los judíos, país que niega la soberanía y el derecho de patria a los demás países vecinos, casi todo el mundo árabe aborrece a los judíos, este parece ser el plan diabólico de los EEUU con Colombia, y su empeño en promover económica, política y culturalmente, el capitalismo en la región. Las posibilidades de colaboración imperialista se extienden a otras esferas para que predomine la guerra fría en Sur América. Lo intentaron en Centro América, pero ahora utilizan una arma tan efectiva como la tecnología militar, los medios de información al servicio de los norteamericanos y las oligarquías locales que, en una gran coalición fomentan los conflictos esparciendo odio y desinformación. El veneno de la discordia entre los países y los pueblos.

En Colombia, los militares son el poder detrás del presidente lo mismo que en los EEUU o Israel, controlan el gobierno y mantienen la forma inter estructuras financieras para la economía de la guerra, con el objeto de perduración indefinida bajo una sociedad autoritaria regional, en donde las fuerzas armadas actúan bajo la clásica definición de brazo armado de las burguesías.

Hay que proclamar con toda claridad que, mientras existan las bases norteamericanas en Colombia, la influencia de la CIA, NSA, departamento de estado con sus respectivas embajadas y el pentágono, este país es la nueva escuela de las Américas. Ante esta situación Venezuela debe fortalecer sus alianzas político-militar con otras naciones menos capitalistas como Rusia, China, Bielorrusia y otras.

Por la experiencia, los hechos últimos con Honduras, el papel de la OEA, Washington, las bases militares en Colombia, las reuniones de UNASUR, se derivan conclusiones importantes para el futuro, la principal de ellas, la doblegación de Brasil y Argentina, naciones más grandes y representativas a los EEUU. Naciones que manipularon los asuntos internos de Colombia. Concepto que reza que, cada estado tiene derecho soberano a resolver sus asuntos internos. Pero, todo el mundo sabe que los norteamericanos quieren derrocar a Chávez y a los gobiernos revolucionarios.

Argentina posee un vivo recordatorio de intromisión soberana con las Malvinas, Brasil con la banca y la constante injerencia de los organismos crediticios norteamericanos con la banca privada, la tecnología electrónica y los recursos energéticos brasileños. ¿De que autonomía hablamos? Simplemente los intereses con el G20, las promesas de Obama pesaron para traicionarse y traicionarnos. Ustedes gobiernos de Brasil y Argentina son eso, traidores.

Dele por firmado, las bases constituyen una plataforma amplia, precisa, para que los EEUU unilateralmente, bilateral o multilateralmente, durante años o decenios imponga su voluntad. Para Washington, el amor universal y la necesidad de confiar que tenemos los socialistas, son un absurdo, ellos necesitan odiar en vez de amar. Es lo que el demonio imperialista desea hacer del ser humano, y a tenido éxito notable con los dictadores que ha colocado en el poder: Videla, Pinochet, Velasco, Somoza, etc.

La fuerza, la amenaza, será la única base realista que impondrá el imperio para conservar su poder desde Colombia, práctica que menoscaba la seguridad interna de todos los países sudamericanos. Venezuela esta rodeado, a no dudarlo tendrá repercusiones políticas a lo interno. Solo dependemos de nosotros, si caemos cae el resto de naciones. Ahora si es verdad lo de socialismo o muerte, tenemos la última palabra…


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3430 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: