Los EEUU no podrán…, no podrán...

Crecientes protestas sociales marcarán “el cambio” o nuevo amanecer, en el pueblo estadounidense.

En todo el actuar histórico –valga decir durante los siglos XVIII y XIX— la dirigencia gobernante que ha manejado el poder guerrerista, bélico y del dinero en el vasto imperio de los EEUU, dejo desde hace mucho tiempo de practicar el humanismo, la justicia y el respeto. E hizo cada vez más evidente la villanía, la maldad, la iniquidad y el desamor, así como el individualismo auto centrado y desbordado materialismo.

¿Además de la pavura financiera, qué más espera cosechar los EEUU a partir del 2009?

Actualmente la humanidad está poco dispuesta a educarse por sí misma para un cambio. Por cuanto reforzada por el mito del progreso, la humanidad piensa que sólo el aumento de la prosperidad es el valor más grande y el índice de superioridad.

La nación más poderosa del planeta se ha propuesto, durante más de una centuria, a promover sin ambages y sin mediar principios la naturaleza del materialismo y la economía de consumo, y las fuerzas de la mercadotecnia y la propaganda que manipulan la mente de la masa en nombre de este sistema, nos llevan a creer que esta forma de vida es el único futuro para la humanidad.

El señor Barack Obama…, “el nuevo adalid del bien y la justicia en el mundo” con su mágico eslogan: "Sí, podemos", logró despertar la conciencia colectiva de un adormecido pueblo, y tendrá que llevar ahora sobre sus hombros más y más momentos de protesta social y de rebelión populista, que se convertirán en el orden del día.

Se ha puesto en marcha un irrevocable impulso para el cambio. Se está produciendo, como ya lo mencione en artículo anterior, una revolución en las profundidades de la conciencia de la masa. No se trataba solamente de un presidente que fue elegido, sino un símbolo que triunfó. Este símbolo victorioso –un hombre de color dirigiendo la nación más poderosa de la tierra, en un cargo ocupado anteriormente sólo por la raza blanca dominante— catalizó las aspiraciones de la gran masa de la humanidad que siempre se siente excluida del banquete reservado sólo para los ricos y poderosos. En el sentido más profundo, la victoria de Obama fue un cambio total del proceso histórico dominado por los blancos.

¿Por qué habrá crecientes protestas sociales en los EEUU?

Como un mal presagio, a pesar del inevitable cambio que comenzó a ser evidente en los EEUU el 15/11/2008, este cambio también fue la causa de una nueva polarización. "La victoria de Obama provoca demanda de armas de fuego en EEUU" (BBC News, 28-11-08). El aumento en la venta de armas en los EEUU. a partir del 5 de noviembre, el día después de la elección de Obama, resalta este punto. Esto es un augurio desalentador de los acontecimientos que vienen…

En consecuencia, alimentado por la violencia armada, el deslizamiento del mundo en la anarquía, eso será sólo el acompañamiento al descontento suscitado por el colapso del sistema financiero y la economía mundial.

Todos los pensamientos de posesividad y egoísmo como un montón de polvo", serán barridos de la faz de la tierra por el huracán de la verdad, la rectitud, el amor, la tolerancia y la no violencia. Sí, el 2009 será un año de cambio y polarización definitivos, pero donde sólo lo Nuevo puede prevalecer.

Y es que a decir de la sabiduría humana y del sabio conocimiento de mentes prodigiosas, con alcances visionarios por demás ilimitados, han coincidido en afirmar que en efecto los cambios se comenzarán a producir a partir de las dos primeras décadas de este siglo. Esto significa que, energías cósmicas enormes están siendo catalizadas, energías más allá del control humano… Es que estas energías están en realidad operando, tanto en la naturaleza y en el inconsciente humano, liberando golpes con fuerza de huracán en las frágiles y artificiales instituciones y tecnologías humanas.

Mientras la guerra y los conflictos armados continúen siendo la respuesta de la élite del poder contra los desposeídos, en medio del caos estarán los signos de un despertar de la conciencia de la masa, como la fuerza de mil bombas atómicas, que prepara la vida en la Tierra a su próxima etapa de evolución. Por analogía, es dable citar a Albert Einstein, quien quizás no estaba tan equivocado ni tan tostao de la cabeza, cuando se atrevió a pronunciar aquella quimérica sentencia: “En el ser humano, reposa en su interior, un poder equivalente a mil bombas atómicas…”

Se avecina un enorme cambio irreversible de la inteligencia moral colectiva y elevación espiritual en la mente planetaria, que no es otra que la elevación de la conciencia colectiva. Es la única manera, por ejemplo, que el terrorismo pueda ser detenido, porque los terroristas de hoy no son más que una parte de nosotros mismos que se han guarecido bajo el mito del progreso y del culto por el dinero. Cuando ya no haya capitalismo a ultranza y más culto por el dinero, entonces no habrá motivo para los terroristas.


José Agapito Ramírez


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1621 veces.



José Agapito Ramírez


Visite el perfil de José Agapito Ramírez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: