La Paz: ¿Una fantasia cucuteña?

Sin ninguna duda, pienso que cuando la historia nos alcance habrá un hecho que se inscribirá en los anales de la vida de los pueblos, como una pieza sin parangón en el contexto de las maniobras diplomáticas: La Cumbre de Rio.

A despecho de lo que algunos analistas piensan, la maniobra realizada por el comandante Chávez y de la unión de presidentes latinoamericanos, fue impecable, nadie se esperaba esa salida cargada de humor y llena de verdades del presidente, cuyo único objetivo debe ser analizado en su verdadera dimensión: LA PAZ, que requiere de grandes sacrificios, a veces hasta personales, se requiere tener una tremenda dosis de estrategia muy sutil y refinada para mantenerla, y haber logrado el objetivo costo bastante.

Si entendemos que cuando se es presidente, se entra en una especie de cofradia, en donde cada quien se vigila el uno al otro y todos saben quien es cada quien, no es de extrañar que los presidentes maniobraran en una especie de acuerdo tácito, para desmontar, por ahora, los intentos del Imperio de desestabilizar la zona con esta provocaciòn, utilizando a Colombia, para este fin.

Lo importante es que se ha ganado tiempo, un tiempo precioso que necesitamos para prepararnos, porque no nos podemos llamar a engaños, el Imperio y sus lacayos unidos a la oligarquía criolla, continuará buscando la forma y la manera de producir una situación de guerra que les permita a ellos intervenir en nuestros países para apropiarse de nuestros recursos, primordial para ellos, petróleo y agua.

Mientras Colombia y el gobierno narco de Uribe se encuentran más enredados que un kilo de estopa enfrentando las situaciones que ellos crearon con la invasión a Ecuador y la masacre, además de los regaños de papa Bush por no salir de esa cumbre con una declaración de guerra a Venezuela y Ecuador (que ese era el objetivo), nosotros y los pueblos del Sur nos prepararemos para la guerra
porsia, juntos y unidos con la ayuda de amigos incondicionales.

En este ambiente de expectativa creada por este conflicto, la presencia armada del Imperio y de los servicios secretos israelíes, quedaron descubiertas fehacientemente; tras Colombia se alza la mano genocida de la ultraderecha nazi, cuyos tentàculos los encabeza el ministro de guerra colombiano, quien es el verdadero jefe de esta gran parada cucuteña.

El tiempo es nuestro aliado, eso y el clima enrarecido en los diferentes escenarios que mantiene abierto el imperio en el medio Oriente, cuyas situaciones van a complicarse cada día más para ellos.

Por ahora la visión geo política del comandante y su gran sentido de estratega, nos mantiene en paz y también a los países vecinos y ojala sea por mucho tiempo.

Confiamos en el Líder.

anazaicon@yahoo.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1603 veces.



Ana Bordas


Visite el perfil de Ana Bordas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Ana Bordas

Ana Bordas

Más artículos de este autor