Doce mentiras para la condena injusta de los 5 héroes presos en EEUU

UNA

Mentira del gobierno norteamericano, sus agencias y lacayos cuando farisaicamente formaron una alharaca internacional en ocasión del derribo de las avionetas de Hermanos al Rescate, considerando que fue un hecho injustificable y sorpresivo ocurrido en aguas internacionales. No dijeron cuantas notas diplomáticas y mensajes por otras vías se hicieron llegar al gobierno por las incursiones aéreas violatorias de la soberanía de Cuba y de las regulaciones internacionales sobre la aviación civil. Las autoridades judiciales de los Estados Unidos no quisieron reconocer que el grupo terroristas públicamente manifestaba tales acciones y desafiaba las declaraciones del Gobierno cubano, así como las tibias y tolerantes advertencias del Gobierno norteamericano a la organización Hermanos al Rescate en los días previos al derribo de las avionetas el 24 de febrero de 1996. El gobierno mintió sobre el hecho real de que dichas avionetas se derribaron en aguas cubanas y no internacionales, en momentos en que era conocido internacionalmente y en especial por el gobierno norteamericano que esa zona estaba declarada en alerta militar como medidas de la seguridad nacional. El gobierno norteamericano mintió y ocultó evidencias sobre la verdad de los hechos cuando alegó que grabaciones recogidas por distintas vías se habían borrado accidentalmente. Mintió cuando usó este lamentable accidente para justificar como revancha la firma de la ley Helms-Burton y complacer así a la mafia terrorista de Miami y ser consecuente con su propia impudicia.

DOS

Mentira del gobierno norteamericano cuando en el proceso previo al apresamiento de los 5 Héroes, mostró un supuesto interés por conocer los planes terroristas que Cuba denunciaba y que en forma discreta hizo llegar Fidel a través del Premio Nobel de Literatura Gabriel García Márquez al Presidente Clinton., con el envío de una delegación del FBI a la Habana para conocer en forma directa e intercambiar con las autoridades cubanas las informaciones recopiladas por éstas, que fueron entregadas en dos días de conversaciones en la Embajada Suiza. Mintieron dichas autoridades, y por lo tanto el gobierno al cual representaban, cuando se comprometieron a dar su respuesta en dos semanas al gobierno de Cuba y nunca lo hicieron.

TRES

Mentira de las autoridades y del gobierno norteamericano cuando se comprometieron a actuar contra los terroristas basados en el prolijo expediente entregado, permitieron que los terroristas continuaran viviendo apaciblemente y actuando violentamente, tanto oral como materialmente, y, sin embargo, se empeñaron en localizar y apresar a los 5 cubanos infiltrados en el hábitat de la mafia terrorista de Miami, y los cuales era parte de la fuente de las informaciones sensibles que Cuba intercambió con los Estados Unidos.

CUATRO

Mentira del FBI de la Florida, con su Director Héctor Pesquera a la cabeza, cuando trató de convencer e influir sobre las autoridades federales del FBI y otras instancias, para actuar contra la supuesta red de espías cubana e inculpar a los detenidos como tales e involucrarlos en actos criminales contra los Estados Unidos.

CINCO

Mentira de la fiscalía y del gobierno al sustentar su acusación de conspirar para cometer espionaje a sabiendas que no tenían evidencias de ninguna documentación estrictamente calificada como secreta, pese a las declaraciones de generales retirados y expertos en materia de seguridad, quienes reconocieron ante el tribunal que no existían evidencias de ninguna información secreta ni que los acusados tuviera posibilidad de acceso a las mismas.

SEIS

Mentira de la fiscalía y del gobierno cuando sustentó finalmente, después de muchos meses posteriores a los primeros cargos, la acusación contra Gerardo bajo el cargo de conspiración para cometer asesinato, vinculándolo al derribo de las avionetas del grupo terrorista Hermanos al Rescate, suceso ocurrido el 24 de Febrero de 1996. A pesar de esto, finalmente ante el Tribunal de Apelaciones de Atlanta solicitó el retiro de este cargo por no poder contar con las pruebas materiales y contundentes para sostener la acusación, pero no obstante, este cargo quedó vigente como acusación y condena hasta ahora.

SIETE

Mentira del gobierno cuando durante la reclusión de los 5 en la penitenciaría en Miami, los mantuvo el “hueco” (unidad especial de castigo) durante 17 meses continuos, alegando supuestas razones que carecían de todo asidero legal y moral.

OCHO

Mentira de la fiscalía, del gobierno y la jueza cuando aceptaron a Miami como sede del juicio, alegando que era una ciudad cosmopolita y libre de prejuicios, al igual que otras de los Estados Unidos, y negaron en consecuencia el cambio de sede solicitado por la defensa, ya que Miami nunca, y menos después de los sucesos de Elián González, podía ser un lugar donde fuera posible un juicio que permitiera un clima normal para la defensa de los acusados.

NUEVE

Mentira de la fiscalía y del gobierno, de la jueza y del jurado cuando dieron por probados todos los hechos imputados a los acusados y aplicaron las sanciones más severas para tales cargos y, adicionalmente, en los casos con el cargo de “agentes extranjeros no declarados ante el gobierno de Estados Unidos”, la jueza no instruyó al jurado sobre el principio jurídico de actuación debida por razones o estado de necesidad.

DIEZ

Mentira del gobierno sobre las razones tomadas en consideración para mantenerlos alejados y ubicados en distintas cárceles de alta seguridad dentro del territorio de los Estados Unidos, lo cual dificultaba las visitas consulares y la de los familiares, y les afectaba tanto psíquica como anímicamente.

ONCE

Mentira del gobierno cuando sin razones para ello detuvo durante meses a Olga Salanueva, bajo supuestas sospechas, cuando sólo se trataba de chantajear a su esposo René González, y para mayor venganza la deportó hacia Cuba.

DOCE

Mentira del gobierno al dificultar el otorgamiento de visas a los familiares de los Cinco Héroes para visitarlos en las prisiones, que es reconocido universalmente como un derecho elemental de los prisioneros y de sus familiares, alegando diversas razones de carácter burocrática y otras, espaciando los plazos de esas visitas de una manera inhumana y criminal, pues la práctica incluye a sus madres ancianas y a sus hijos pequeños. Mentira del gobierno todas las veces que ha dado las explicaciones para no conceder las visas a Olga y Adriana para visitar a sus esposos. Las razones planteadas el 12 de Septiembre del 2007, precisamente el día que se cumplió el noveno aniversario de la prisión de los cinco, es que ambas estuvieron involucradas en actos de espionaje contra los Estados Unidos. Si tal cosa hubiera tenido una pizca de certeza, Olga hubiera sido incluida igualmente en el juicio, pues radicaba en los Estados Unidos. Y en el caso de Adriana, a la cual el Departamento de Estado otorgó visa en un año para el propósito de la visita a su esposo, añadieron la falsía vengativa de retenerla y entrevistarla durante horas en las instalaciones del aeropuerto, lo que originó su reenvío a Cuba. Si se hubiera tratado de una verdadera espía, jamás Adriana habría salido de Estados Unidos y seguramente habría sido encausada sin miramientos bajo los cargos de espionaje o conspiración para cometerlo. Otras veces han aducido razones de seguridad para la negativa de visa. ¿Peligra realmente la seguridad de un imperio porque dos mujeres leales y valientes visiten a sus esposos presos en cárceles de alta seguridad por la única razón de ser dignos?

Como conclusión, creo suficientes la enumeración de estos doce grupos de mentiras que reflejan los correspondientes argumentos irrebatibles, y cuyo número tiene correspondencia con el día de septiembre de 1998 en que fueron detenidos. Estas mentiras son las que sustentan, mejor dicho, debilitan la actuación de todo el sistema de poder norteamericano que montó el show y que por arte de una magia maquiavélica y perversa inventó un caso penal tremebundo para engañar al pueblo norteamericano y a cuantos papanatas existen en el mundo. La causa del criminal silencio de la gran prensa de los Estados Unidos sobre esta causa, que es uno de los juicios más sobresalientes de la historia de la jurisprudencia de ese país, algún día deberá ser revelado, y quizás en su momento, arrepentidos o compulsados por razones éticas de la profesión del periodismo, revindiquen la pasada omisión dolosa ante los acontecimientos que eran indudablemente noticias de mayor o tantas envergadura como el caso de Elián González. Mientras tanto esperemos que esas mentiras vayan cayendo una a una hasta convertirlas a todas en polvo, y en una muestra de una ignominia cometida contra 5 seres humanos que en su momento serán reivindicados.



(1) Profesor de Mérito


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1785 veces.



Wilkie Delgado Correa


Visite el perfil de Wilkie Delgado Correa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a49690.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO