Las lecciones de Costa Rica

Contrario a las expresiones de triunfalismo que la derecha costarricense manifiesta por haber conseguido el 51% de los votos en el referéndum consultivo realizado este domingo 7 de octubre sobre el Tratado de Libre Comercio, TLC, de Centroamérica, República Dominicana y los Estados Unidos, esta jornada constituye un gran avance en la conciencia y en la acción política de un pueblo tranquilo y sereno como el pueblo tico, que en combate desigual en contra de sus enemigos históricos, logra derrotar todas las maniobras antidemocrática urdidas por la embajada gringa y la decrépita oligarquía cafetalera, fiel guardián de los intereses económicos y políticos del imperialismo norteamericano.

Lo primer que hay que destacar como victoria estratégica es el hecho de que la realización del referendo no fue una concesión graciosa de los grupos gobernantes en Costa Rica, sino la victoria democrática y popular de una Nación que a partir de los resultados fraudulentos de las elecciones que le dieron la victoria presidencial al “cachorro del imperio”, Oscar Arias, se lanzó a organizar y desarrollar un amplio movimiento social y político que impusiera al Estado, su oligarquía y sus partidos, el derecho legítimo del pueblo de Costa Rica a decidir, de manera libre y democrática, su adhesión o no a un tratado que hipoteca el destino de esta y las generaciones por venir. Fue una dura y larga lucha para ganar la conciencia mayoritaria del pueblo, movilizarlo en todas direcciones y vencer los obstáculos que congresantes, magistrado y autoridades electorales promovían con el propósito de evitar una consulta democrática que pudiera poner en peligro sus planes de reforzamiento de las relaciones de dependencia con los Estados Unidos.

En segundo lugar, debe considerarse que, por primera vez en toda su historia, desde el seno del pueblo y extendiéndose a través de toda la geografía del país, se construyó un poderoso movimiento social que transversalizó el conjunto de la sociedad costarricense, incorporando, como nunca antes, a campesinos, trabajadores, pequeños y medianos productores, industriales, artesanos y comerciantes, intelectuales, académicos, centrales sindicales, organizaciones estudiantiles y organismos de derechos humanos, cuya plataforma de unidad se galvanizó en el propósito común de preservar la soberanía nacional, proteger el modesto aparato económico nacional y defender un proyecto de país soberano e independiente, libre de todo tutelaje y control de potencias extranjeras, representado por el Tratado de Libre Comercio, TLC, que pretende imponerle los Estados Unidos.

Como tercer aspecto es relevante mencionar que el referendo de Costa Rica sobre el Tratado de Libre Comercio no se planteó como un conflicto político interno ni sobre un tema de origen doméstico, sino como una clara confrontación política e ideológica entre la Nación Costarricense, por un lado y, el Imperialismo Norteamericano, por la otra, lo que produjo la elevación de la conciencia política nacional del pueblo tico, en su lucha en contra del proyecto hegemonista, neoliberal y de globalización asimétrica, que promueven los Estados Unidos como instrumento de reforzamiento de la subordinación y absorción de las economías de América Latina y el Caribe a los dictados de los grandes centros financieros internacionales.

Este histórico combate del pueblo costarricense se inscribe dentro de las grandes luchas de los pueblos de América Latina y el Caribe en contra de la política hegemónica de los Estados Unidos, que, contra la voluntad mayoritario de los pueblos de la región y la resistencia de los gobiernos progresistas de la República Bolivariana de Venezuela, Brasil y Argentina, pretendió imponerles el Tratado de Libre Comercio de las Américas, ALCA, siendo claramente derrotado en la Cumbre de Buenos Aires, de 2005, en presencia del mismísimo presidente George W. Bush.

Pero el cuarto y mas trascendente de todas los aprendizajes de esta hermosa jornada democrática del pueblo tico es, sin duda, la reivindicación de la soberanía popular como base de toda práctica verdaderamente democrática, lo cual rompe con el viejo esquema de la dominación de las elites oligárquicas que durante los casi doscientos años de vida republicana en nuestro continente, han sostenido su propósito de negar a nuestros pueblos el ejercicio de sus derechos democráticos, limitándolos solo a votar por “representantes de la soberanía popular” que, en nombre del pueblo, venden los derechos, riquezas y el trabajo de nuestros pueblos al capital imperialista con la falsa garantía de un progreso social que nunca llegará.

Después de este referendo de Costa Rica, los pueblos de toda América Latina y el Caribe, no serán lo mismos, porque habrán aprendido en la experiencia política concreta, que el reto de hoy es luchar por ampliar y profundizar los espacios democráticos a niveles tales, que la soberanía deje de ser una figura decorativa del discurso constitucional para convertirse en el instrumento fundamental que cimentar y proyectar la voluntad democrático de los pueblos.

De ahora en adelante, cada vez que las oligarquías cipayas del imperio, pretendan imponerle a nuestros pueblos una acción que viole su sentido de patria, su dignidad nacional, los intereses generales del pueblo o, menoscabe las conquistas democráticas alcanzadas, habrá conciencia y fuerza suficiente para que millones de hombres y mujeres libres se lancen a pelear por decidir democráticamente su destino, sin imposiciones imperiales ni interferencias oligárquicas. Es ese nuevo escenario de la luchas políticas lo que avisora el nacimiento de una nueva conciencia política que tiene en la participación democrática y protagónica del pueblo, la base fundacional de las nuevas Repúblicas latinoamericanas, a partir de las cuales se podrá construir el sueño de unión y solidaridad total y perpetua de nuestros pueblos, por la que lucharon Morelos y Pavon, Zelaya, Morazan, Bolívar, Artigas, San Martín, Ohiguin, José Martí, Zapata, Sandino, Farabundo Martí, Pío Tamayo, Che Guevara, Salvador Allende, Jacobo Arenas, y tantos otros héroes y mártires de nuestra América.


Yoel Pérez Marcano

C.I. 3.656663


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2213 veces.



Yoel Pérez Marcano


Visite el perfil de Yoel Pérez Marcano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


Revise artículos similares en la sección:
Internacionales



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a42295.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO