Venezuela sin voto en ONU por el bloqueo económico de EEUU

Como consecuencia del bloqueo económico y financiero impuesto por el gobierno de Estados Unidos y sus aliados, la República Bolivariana de Venezuela inicia 2023 aún sin poder ejercer su derecho a voto en la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), al no poder cumplir con los pagos de membresía en el ente multilateral.

Este miércoles, la Asamblea General tomó nota de un informe remitido por el secretario general de la ONU, António Guterres, en el que hace referencia a una deuda excesiva por impago de contribuciones que acumula Venezuela con el organismo, debido al bloqueo de sus cuentas en el exterior.

Según ese documento, la nación suramericana debería atender el compromiso para recuperar el derecho a votar en la Asamblea General de la ONU, por lo que en noviembre pasado el presidente Nicolás Maduro exigió a Guterres intervenir para que su país acceda a sus recursos y cumplir con los compromisos que le permitan retornar al sistema de votación.

“Tenemos derecho a voz pero no a voto, producto de las sanciones”, dijo  el Jefe de Estado, presidente de  la  República  de Venezuela Nicolas Maduro aseguró que “es una obligación, un deber del Secretario General de la ONU resolver que Venezuela, teniendo recursos, teniendo el dinero, pueda tener la cuenta bancaria para pagar y tener el derecho al voto en la ONU”, enfatizó.

Esta última habilitación inherente a su membresía la perdió Venezuela en enero de 2022, a raíz de la mora en el pago de las cuotas ante la congelación de sus cuentas bancarias en el extranjero. “Las sanciones nos impiden tener cuentas bancarias para pagar nuestras cuotas, nuestras obligaciones en la ONU y nos han sacado del sistema de votación”, denunció el Presidente Maduro.

                  La ONU  a  fracasó en sus intentos para asegurar la paz Mundial

 

 

La Carta de las Naciones Unidas, que es el documento que dio origen a la organización, fue firmada en junio de 1945 por sus 51 países fundadores, entre ellos, México. En su preámbulo señala, entre otras cosas, que “Nosotros los pueblos de las Naciones Unidas resueltos a preservar a las generaciones venideras del flagelo de la guerra que dos veces durante nuestra vida ha infligido a la Humanidad sufrimientos indecibles (...) a unir nuestras fuerzas para el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales; a asegurar que no se usará la fuerza armada sino en servicio del interés común...”.

La existencia de la ONU probablemente ha prevenido durante estos tres cuartos de siglo una nueva guerra mundial, aunque tal vez también haya contribuido a evitarla el hecho de que varios países tengan en su poder armas nucleares que, de ser usadas, aniquilarían a gran parte de la humanidad.

Estados Unidos, Rusia, Reino Unido, Francia, China, India, Pakistán, Israel y Corea del Norte poseen, en conjunto, entre 13,382 y 14,570 ojivas nucleares y tal vez eso ha persuadido a sus gobernantes que su propia muerte está casi garantizada si deciden utilizarlas.

Sin embargo, si bien hasta ahora no ha estallado la Tercera Guerra Mundial, la ONU no ha sido muy eficaz para prevenir una gran cantidad de sangrientos conflictos, ya sea entre países o entre grupos dentro de un mismo país.

Y no sólo ha sido incapaz de prevenir guerras, sino que ha participado activamente en varias de ellas bajo el pretexto de buscar “el interés común” de sus países miembros.

Algunos ejemplos:

Desde 1948 hasta ahora, la ONU no ha podido resolver el conflicto que generó la creación de Israel en lo que hasta ese año fue el Mandato de Palestina administrado por el Reino Unido.

También desde 1948, ha sido incapaz de resolver el conflicto que por la posesión de la zona de Kashmir tiene enfrentados a India y Paquistán.

Pese a saber que el gobierno genocida del Khmer Rouge de Camboya violaba sistemáticamente los derechos humanos, la ONU lo reconoció y luego, entre 1975 y 1979, 2 millones de personas o 25% de la población del país, fueron asesinadas por dicho gobierno. El genocidio no finalizó gracias a la ONU, sino a la intervención armada de Vietnam.

Las tropas de la ONU en Ruanda fueron incapaces de prevenir que durante tres meses de 1994, miles de personas de la mayoría Hutu asesinaran a 800,000 personas de la minoría Tutsi y violaran a unas 250,000 mujeres de ese grupo étnico.

La ONU tampoco pudo prevenir la invasión a Irak, liderada por Estados Unidos, que acabó con el régimen dictatorial de Saddam Hussein y que llevó a ese país al caos. Según diversos cálculos, este conflicto bélico costó un millón de vidas entre 2003 y 2011.

Podría referirme a las guerras de Corea, Afganistán y otras, como la coalición internacional que apoya al Gobierno de Yemen tras siete años de guerra civil, encabezada por Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos (EAU), ha cometido violaciones de derechos humanos que podrían constituir crímenes de guerra, subraya un informe publicado hoy por Naciones Unidas. en donde la ONU igualmente fracasó en sus intentos para asegurar la paz.

Las conversaciones anuales de la ONU se desarrollan por segundo año bajo la sombra de la guerra en Ucrania, y el conflicto seguirá siendo uno de los focos de atención de los líderes. Aunque la ONU ha liderado la organización de la ayuda humanitaria durante el conflicto, no ha actuado como mediadora en la guerra.

Este año, las naciones del "sur global" también reclaman la atención de los líderes. Muchos han observado con escepticismo cómo Occidente concentra la atención y la financiación en la guerra de Ucrania mientras sus crisis pasan desapercibidas.

.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1668 veces.



Antonio J. Rodríguez L.


Visite el perfil de Antonio J. Rodríguez L. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: