A 200 años de la Doctrina Monroe y sus corolarios

"Los Estados Unidos parecen destinados por la providencia a plagar la América de miserias en nombre de la libertad", Carta escrita por Bolívar, el 5 de agosto de 1829, dirigida al coronel Patricio Campbell, considerada como profética, al visualizar la gran amenaza que significaba para los pueblos del sur, el imperio que nacía en los Estados Unidos.

La Doctrina Monroe

El 2 de diciembre de 1823, el presidente de EE. UU., James Monroe, presentó un mensaje al Congreso de ese país, del que se derivó la Doctrina Monroe, que significó el principio de la política exterior de esa nación, de no permitir la intervención de las potencias europeas en los asuntos internos de los países del hemisferio americano.

Cabe destacar que la Doctrina Monroe se resume en la frase «América para los americanos». Se afirma que Monroe entendía por "americanos", a los del norte; es decir, blancos, sajones y protestantes, que eran los llegados de Europa en busca de la libertad y habían establecido el mejor de los regímenes posibles, habían encontrado el paraíso prometido y, por lo tanto, tenían el derecho y la obligación de establecer y ampliar cada vez más su frontera, sus principios, su organización y sus valores.

Principales expansiones:

Con sustento en esa doctrina, EE. UU. invadió militarmente a México y se anexionó la mitad de su territorio, que está repartido entre los estados de Texas, California, Nevada, Utah, Arizona, Nuevo México y una parte de Colorado, Oklahoma y Wyoming.

El 11 de octubre de 1867 compró Alaska a Rusia, siendo designado como departamento de Alaska y el 12 de agosto de 1898 se anexó la República de Hawái.

Finalizada la Guerra Hispano-cubano-estadounidense, España, a través del Tratado de París, del 10 de diciembre del 1898, cedió a Estados Unidos el territorio de Puerto Rico, que tiene una condición absurda, sometida la isla del Encanto a las normas imperialistas, igual que la Patria hermana de Cuba, víctima de un brutal bloqueo múltiple vigente durante más de 60 años.

En la actualidad, quedan 17 Territorios No Autónomos, según el respectivo comité de la ONU. De éstos se encuentran en poder de EE. UU, como territorios pendientes de descolonización, las Islas Vírgenes, Guam y la Samoa Americana.

Corolarios:

Corolario Rutherford Hayes

En 1880 se añadió un primer corolario a la Doctrina Monroe, que estimaba el Caribe y Centroamérica como parte de la esfera de influencia exclusiva de EE. UU., anunciado por dicho presidente, quien añadió que, para evitar la injerencia de imperialismos europeos en América, su nación debía ejercer el control exclusivo de cualquier canal interoceánico que se construyese.

Corolario Roosevelt

Fue dado a conocer en 1904, por el presidente Theodore Roosevelt, a raíz del bloqueo naval que sufrió Venezuela entre 1902 y 1903, por parte de los Imperios británico, alemán y el Reino de Italia, exigiendo el pago inmediato de deudas contraídas por el Gobierno del presidente de la nación suramericana.

En dicho bloqueo, EE. UU. actuó como mediador imparcial, y después se anunció el mencionado corolario, en el que se estableció el derecho de su nación a intervenir libremente en el resto de los países americanos, para reordenar el Estado o devolver las garantías de funcionamiento a sus empresas e intereses en dicha nación, en caso de una intervención de potencias ajenas al continente que las pusiera en riesgo.

El Destino Manifiesto (1845)

John L. O'Sullivan fue un influyente columnista que se le recuerda por su frase «El Destino Manifiesto», en la que recalcaba la misión divina de los EE. UU. de propagar su sistema de democracia, federalismo y libertad personal, así como también promover el pensamiento de su nación en rápido crecimiento, que consistía en tomar posesión de todo el continente hispanoamericano.

Las alusiones del Destino Manifiesto a decretos divinos, superioridad racial, excelencia del modelo político y necesidad de un espacio más amplio fueron retomados por completo en el siglo XX, cuando Theodore Roosevelt justificaba, en 1904, el haber cercenado el territorio colombiano y tomado a Panamá para la construcción del Canal.

En nuestro país es cruda realidad la vigencia de esa nefasta doctrina, de sus corolarios y del concepto de destino manifiesto, ya que son 177 años de criminal intervencionismo (1846-2023), que ratifica el certero pronóstico hecho por Bolívar, sobre el expansionismo enfermizo y brutal del imperio hegemónico.

 

*Periodista y escritor

 

indoame09@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1812 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter