Condolleza bate que bate algo que no es chocolate

Ser venezolano entre otros motivos de orgullo y de profundo cariño hacia al terruño, es una gozadera. Somos el blanco favorito de demasiada gente, cuya genialidad y vocación democrática, no puede ser puesta en duda ni por su mismísima santidad Benedicto XVI, más conocido por los ancianos alemanes como el benemérito Nazinger.

Condolleza, una negra genial y dulce como dice su nombre, tiene muchísimos problemas en su mente y en su cuerpo, derivados de su propia genialidad. Por su puesto no ha podido resolver ninguno de sus problemas psicosexuales, y ontológicos. Como no ha podido solucionar todo el desastre que significa su vida, ha dado con la obsesión de tumbar, acabar, con la Revolución Bolivariana. Su enormísimo talento le impide apreciar que la Venezuela de hoy no es el Chile dónde tumbaron a Allende, no es la Nicaragua donde impusieron a Violeta Chamorro, que en general no somos tan vulnerables como esos otros lugares del mundo donde el Imperio norteamericano con su política del garrote, ha impuesto su hermoso concepto de Democracia.

No se ha dado cuenta la inefable Condolleza, seguramente a consecuencia de su genio, que la Democracia que preconiza el Imperio se asemeja a una viejita brollera que nadie le para bolas, y que cada día tiene menos ligazón con el Pueblo que esa misma Democracia imperial empobreció hasta la miseria. Como de nada parece darse cuenta la genial Condolleza, ahora vuelve a llamar a Súmate, al Comandante Bingo, a cuanto parapeto de ONG haya por ahí, en el apacible reino de la disociación psicótica, y le envía como siempre le ha enviado otra diarrea de dollares para desestabilizar e intentar liquidar la Revolución Bolivariana.

Como la comprensión de eso que llaman genialidad es una de las cosas más difíciles de este Mundo, quizás nosotros nunca comprenderemos la razón por la cual la benemérita Condolleza, insiste en la misma estrategia tumba gobiernos, indeseables para el Imperio en cualquier del Planeta. En esa noción sampablérica de la organización mínima del pensamiento que se supone tendría que tener cualquier plan coherente salido de la cabeza de una genio como la Condolleza, llama poderosamente la atención el cambio del señor Wiliam Brownfield como embajador Venezuela para meterlo de bruces como embajador de Colombia. Lastimosamente Colombia ha sido convertida por el Imperio como una suerte de versión suramericana de Israel. Este viejito Brownfield ha funcionado como un verdadero duque de alba para salvaguardar los intereses imperiales en el Mundo, recordemos que él era el embajador cuando tumbaron a Allende, ha fracasado estrepitosamente en Venezuela, tal vez a consecuencia de que la misma genialidad de su jefa Condolleza lo delata en su decir y en sus acciones de moderno papá CIA en algunos sectores de la población venezolana.

Seguros estamos de que la genio Condolleza quiere menear el espinito que en el llano florea. La dificultad de todo genio, es la misma dificultad del albatros de Gerald de Nerval: Sus enormes alas, le impiden caminar en la tierra de las mujeres y los hombres.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1733 veces.



Eduardo Mármol


Visite el perfil de Eduardo Mármol para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a30473.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO