La guerra del imperialismo contra el bolivorianismo-chavista

El "Imperialismo" como realidad histórica en sus inicios durante el siglo XIX y, posteriormente, analizado por Vladimir Ilich Ulianov, aka Lenín, comenzó sus andares, principalmente, en el continente asiático dirigiéndose, fundamentalmente, hacia dos países en referencias obligante: India y China, en tiempos históricos diferentes bajo la conducción de la "Compañía Inglesa de las Indias Orientales" (The East India Company".) tanto en lo referente al intercambio comercial triangular (Gran Bretaña, India y China) como en la conquista y consolidación de su presencia in situ en la política, en lo militar como en el campo religioso cristiano. El producto comercial fundamental, "causa y efecto", sería el estupefaciente denominado como "opio".

La evolución lógica del sistema capitalista cual contiene en su seno lo conceptual significado como "imperialismo", por esa lógica evolutiva, tiene su propia dinámica con su obligante decadencia como sistema histórico del "ser social" como "ser creado"; es decir, es innato de la antropología social. Ello significa por "ley natural" que el "ser social" busque continuar con su perfectibilidad natural creada buscando una referencia sistémica que signifique "su mejor vivir" tanto en su obligante individualidad como miembro inevitable en "lo social-colectivo" todo ello según el lógico desarrollo de la Ciencia con sus aplicaciones y desarrollos "aguas abajo".

En ese desarrollo lógico-histórico en considerando las actuales y objetivas realidades dentro de las cuales, globalmente, nos encontramos naciones y sociedades en estos álgidos momentos cuales consideramos los podríamos ubicar en un muy "grave cul de sac", debemos tratar de analizarlos llamando a la puerta de la Historia como referencia-guía pero adobada con las objetivas realidades en los actuales cursos evolutivos en lo fundamental y tratando de actualizar la corriente geopolítica mundial. Ello es necesario e inevitable para tratar de demostrar nuestro objetivo en título referente, para ello trataremos de sustentar nuestra demostración en los sucesos históricos que se desarrollaron durante el siglo XIX en las relaciones de Gran Bretaña junto a otras naciones de "cabezas testadas" en sus expansiones imperiales en aquella China gobernada por el estático Imperio manchú.

La expansión imperial británica se desarrolló y evolucionó con la exportación de bienes de capital manchesteriano hacia la India aprovechando su materia prima (algodón) y el muy bajo costo de la mano de obra del mencionado subcontinente asiático. Aquella evolución del dominio británico se consolidaría en el tiempo con la creación y la institucionalización del Virreinato de la India cuyo paradigma super-estructural aún prevalece en su esencia fundamental. La expansión de los intereses económicos de la "Compañía" se dirigieron hacia la región meridional de China lo que conllevó por el intercambio comercial bilateral a un desbalance en las arcas del imperio británico obligándola a buscar "un producto de alto consumo" en China que permitiera revertir dicha balanza negativa entre ambos países, China y Gran Bretaña. Aquel producto sería el estupefaciente arriba mencionado con un aspirado mercado de 400 millones de chinos.

La presencia del Imperio británico en China en las variables: comercial y financiera junto con la realidad imperial impuesta en la política doméstica de China, la presencia religiosa judeo-cristiana como factor de consolidación del "ideal británico" y, en consecuencia, de los diferentes intereses e idearios de las diferentes "testas coronadas" europeas, obligaba, por lógica de la evolución del sistema capitalista en esa particular realidad histórica, a desarrollar "un modelo socio-político y económico" cónsono con los "intereses creados" por el propio sistema en su "expansión natural" como sistema histórico. El resultado, en el caso de China, sería la conformación de una "semicolonia" cual la podríamos considerar como una "realidad-referente y obligante" cual sería motivo de discusión por parte de Lenin y M.N.Roy sustentando éste último sus argumentos en sus experiencia durante su permanencia en México.

Esa estructuración de las presencias imperiales en el mundo chino necesitaba sostenerse en el desarrollo de un sistema jurídico que justificara no solo las presencias imperiales sino que estructurara las obligaciones del "país sometido" a los intereses de los diferentes países imperiales como paso necesario a los principios conceptuales del "imperialismo". Esa juridicidad se manifestó en los "Acuerdos y Tratados Desiguales" ("Treaties and Agreements with and concerning China". Carnegie Endowment for International Peace).

En las actuales realidades globales, en el análisis del sistema capitalista en su decadencia agónica, en las realidades y manifestaciones paradigmáticas en la "casa del imperio estadounidense", en la "nueva geopolítica mundial" en referencia a los movimientos militares en función de los acuerdos alcanzados entre "socios y aliados" con el Poder en Washington, son demostrables dos realidades: la crisis del y en el Consejo de Seguridad (léase: Versalles), y la confrontación en la búsqueda de la consolidación de dos bloques socio-económicos: el capitalismo norteamericano y el desarrollo geo-estratégico sino-ruso, ambos conjuntos acompañados por sus propios adherentes y en considerando las diferencias y contradicciones internas de cada bloque. Es decir, lo que está sobre el "tablero de ajedrez" es la supervivencia del sistema capitalista y la consolidación de un sistema híbrido social-económico.

En ese orden podríamos especular sobre diferentes escenarios en "pleno desarrollo". Por un lado el capitalismo actual obligaría a los referentes capitalistas a actuar según la Historia, es decir, "la guerra" ya no las actuales realidades en sus diversidades de "guerras locales" de baja intensidad (¿?); mientras que el desarrollo de los paradigmas sistémicos en referencia más arriba (sistema híbrido social-económico) en ejercicio tanto en Rusia como en China, en considerando los controles tanto en sus estructuras económicas como en las evoluciones lógicas en sus superestructuras, les está permitiendo un desarrollo equilibrado tanto en lo económico-social como "lo militar-tecnológico" con lo cual, en comparación con los escenarios que se expresaron durante el siglo XIX en la región asiática, se observan desplazamientos conceptuales del Poder hacia los países en el tránsito histórico natural hacia nuevas expresiones paradigmáticas del "cambio de Era" (Rafael Correa).

Pero, si, "pero", ha aparecido un tercer actor en discordia con unos, Washington junto con sus "socios y aliados", conjugandose con los otros, Rusia, China, Cuba, y otras naciones. Nos estamos refiriendo a Hugo Rafael Chávez Frías cuando rescató el "pensamiento de Simón Bolívar" desarrollando, modernizando y actualizando la Política, la política, las realidades socio-económicas y realizando una profunda reingeniería en "lo militar nacional". En ese orden, nos consideramos que aún no nos hemos inducido hacia un profundo análisis del impacto del pensamiento bolivariano en evolución en aquellos tiempos históricos pretéritos de Bolívar y Panamá como aún no percibimos con objetividad el impacto que está teniendo en su desarrollo no solo en las naciones y sus sociedades en todo el continente americano al tiempo que observamos su impacto en las psicologías colectivas sociales que buscan su verdadero ser histórico como sociedades históricas.

Esta realidad ha sido comprendida y entendida tanto por esas dos potencias, Rusia y China, que son adversas a los EEUU de Norteamérica desde los desarrollos del último tercio del siglo XIX cuando el capitalismo se conjugó como un solo bloque incluso con sus propias contradicciones lógico-históricas. En este corto análisis debemos resaltar que el capitalismo actual tal como se expresa, muestra graves deficiencias en dos importantes variables: materias primas y costos de la mano de obra a pesar de la robótica. Es decir, Rusia y sus materias primas y China en lo sustantivo referido a los costos laborales van imponiendo, paulatinamente, las contradicciones estructurales en los países capitalistas.

En esa línea, es evidente para Washington la necesidad del control total de Venezuela en sus realidades lo que es imperativo para su salvación como "imperio" y, en consecuencia, para el "sistema capitalista norteamericano", por lo cual el factor geopolítico en su componente geo-estratégico obliga a Washington a desarrollar una política que le permita alcanzar dicho control total del Estado venezolano en toda su realidad cuando la asimetría y las contradicciones en las relaciones bilaterales, Venezuela-EEUU de Norteamérica, están permanentemente en confrontación y enfrentamiento en todas sus variables (Guaidó, Cúcuta, Macuto, etc.). Es decir, no solo esa realidad se circunscribe a lo sistémico-capitalista sino a los demostrables efectos que está teniendo y desarrollando el "pensamiento bolivariano-chavista" en las sociedades americanas cuando están buscando "su centro histórico" por lógica histórica y por necesidad natural como pueblos independientes.

Es en ese orden que nos consideramos que dichas contradicciones en curso no solo son inevitables sino que se mantendrán en el tiempo en tanto y cuando no se desarrolle un diálogo vis a vis entre ambos gobiernos, venezolano-revolucionario bolivariano-chavista con el conservador-histórico-norteamericano independiente de quien sea el huésped en la Casa Blanca, por lo que se debe, inexorablemente, mantenerse la confrontación del pensamiento bolivariano junto con su componente chavista con el pensamiento de los "Padres fundadores" del territorio estadounidense. De lo contrario será inevitable por no expresar imposible que no se exprese una confrontación armada entre los acólitos de Washington y los patriotas venezolano-americanos.

UNIDAD, LUCHA, BATALLA, VICTORIA.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 955 veces.



Miguel Ángel Del Pozo


Visite el perfil de Miguel Ángel Del Pozo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: