23F: Otro Llamado Fallido

Pues los Imperialistas, al poder:

No volverán.

Y su engañosa ayuda humanitaria

nunca pasará.

A la Revolución Bolivariana la podrán acusar de todo cuanto quiera el oposicionismo, pero jamás, este atomizado sector de la población, podrá decir y sostener en base a la realidad concreta, que en Venezuela no hay una democracia viva y pujante donde todos tenemos derechos a disentir, denunciar y proponer.

Quien tenga dudas, imagínese por un instante que le hubiera ocurrido a un ciudadano investido de autoridad o no, en cualquier país del mundo, si este convocara a una manifestación y se auto proclamara Presidente de ese país. Por supuesto que en el menor de los caso, sería arrestado, juzgado y condenado: a la cárcel o al manicomio, pero condenado al fin.

No quiero pesar que le pasaría a ese individuo en los EEUU a la luz de la Ley Patriota que transversaliza toda la lógica jurídica de defensa del estatus quo del imperio y le da potestad a la autoridad del Estado, para que en nombre de la "Seguridad Democracia Norte Americana" envíe a cualquiera que trasgreda dicha norma, a los calabozos de Guantánamo, donde por cierto los derechos humanos no existen y no hay organismo multilateral, autoridad eclesiástica, ni organización de derechos humanos, que se haya pronunciado al respecto, por lo menos, con la misma contundencia, con que esas organizaciones evalúan a la Revolución Bolivariana.

A pesar de lo antes expuesto, los políticos de la derecha criolla, insisten en llamar dictador al hombre de la Paz; el Presidente Nicolás Maduro, y no conforme con ello, tienen el muy lamentable atrevimiento, de asegurar sin ningún sustento real, que en Venezuela hay un régimen dictatorial militarista, que impide el desarrollo libre de los sectores de oposición.

En ese marco referencial, el auto proclamado infeliz, en contraposición a cualquier norma conocida, reta nuevamente a la autoridad legítima del Estado, con una convocatoria para el 23F a los opositores más violentos y extraviados de la razón, para que sirvan de escudo humano a la pretendida ayuda humanitaria que amenaza con pasar al territorio patrio, sin autorización de ningún tipo.

El tono del llamado es conocido, la altivez de su convocatoria la hemos visto en el pasado reciente. Es un formato repetido, es el mismo guion que se ejecutó en el 11A del 2002, cuando los irresponsables oposicionistas, incitaron a sus seguidores a ir desde la vieja PDVSA de la Campiña al Palacio de Miraflores. Los resultados los conocemos, asesinaron a su propia gente, los medios se confabularon en contra del Gobierno, secuestraron al Presidente Chávez y al final, se les declaro Preñados de buena voluntad.

Por su obra los conoceréis, dicen los creyente, y en base a esa máxima, ni que chillen, ni que lloren repetirán la historia.

La diferencia radica, en que hoy los que apostamos a la Paz, no permitiremos que dicha provocación avance en sus perversos objetivos, pues nosotros somos bastante y somos todos con la Patria y en base a lo preceptos que determina las leyes de la Republica, se procederá en consecuencia si fuere necesario.

Es evidente, que el auto proclamado, es el tonto útil en esta tragicomedia donde por cierto, ningún opositor serio se ha inscrito como co protagonista. Si no fuera tan peligrosa para la vida y la seguridad de la República, las acciones de este irresponsable, daría mucha risa, pues más allá de la convocatoria en los predios del Este de la gran Caracas, su nivel de influencia en los convocados, en cuanto a suscripción de programa, compromiso con el proyecto y visión ideo política de Estado, es cada día menor, sobre todo, en los sectores políticos sustantivos, que componen la variopinta oposición criolla.

Dice el refranero popular, que en el Amor y la Guerra todo vale, pero en la política, la real política, los argumentos en Paz y por la Paz, son multivalentes y universales para todas las partes intervinientes en el debate, no aceptarlos, es invocar los demonios del caos, donde nada tenemos que ganar y mucho es lo que se pierde.

Quien llama a la Paz no es débil, todo lo contrario, lo hace porque tiene plena conciencia de la fuerza que posee y las responsabilidad que le deviene del mando sobre esa fuerza. Por eso los revolucionarios apostamos al diálogo, pues este es el camino civilizado para resolver los conflictos en democracia. Sé que muchos dirán que no hay que esperar el milagro del entendimiento en los oposicionistas que dirige el imperio. Pero seguiremos apostando por la razón para bien de Venezuela.

Ojala, algún día surja una oposición sin bozal imperial, que entienda que Dialogo NO significa capitulación del Gobierno Revolucionario, todo lo contrario, una oposición responsable que entiende que su papel, es co-gobernar supervisando, criticando y demandando, el cumplimiento de la obra prometida y ejecutada por el gobierno. Una oposición capaz de enarbolar las banderas de la patria sin izar antes la bandera del imperio.

Ahora bien, el clima de crispación es evidente, la lucha de clase se ha recrudecido y los complejos sociales, raciales, xenófobos y religiosos del sector oposicionista, va con hambre de poder, contra todo lo que no coincida con él, incluyendo a los ilusos, traidores y neutrales.

En ese sentido, destacan dos propuesta, la que "presuntamente lidera" el auto proclamado, la cual de entrada desconoce todo cuanto es legal y de derecho en el país, versus, el llamado de Dialogo y Paz que hace el Presidente Nicolás Maduro.


Para la Revolución, el camino es: Reconocimiento al Estado de Derecho (Incluyendo a la ANC), Elecciones Parlamentarias y con ellas Restitución del Poder Legislativo hoy en Desacato. Pues la única legitimidad para los poderes que se consagra en la Constitución, es la que emana de la Participación del Poder Popular.

A tal efecto, desde la observación internacional, se ha planteado, dos acciones por la Paz 1.- Mecanismo de Montevideo, el cual promueve 4 etapas: contacto, diálogo, acuerdos e implementación. No imponen agenda y es favorable a una solución venezolana pacífica y constitucional, y 2.-La propuesta del Grupo de Contacto Internacional y la U.E que propone (lamentablemente por desconocimiento o con toda la mala intención): Cambio de régimen violento, en correspondencia perfecta con la tesis promovida por Trump + Almagro + Grupo de Lima.


Chávez vive y la Patria sigue. Nuestra independencia no es negociable. La única ayuda que esperamos es que el imperio levante el bloqueo criminal contra la patria.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1371 veces.



Ángel Rafael Tortolero Leal

Profesor Investigador Titular en la UNERG, Diplomatico Ex Embajador, Analista Internacional, Miembro del Centro de Estudios Socialistas Jorge Rodríguez. Internacional Bolivariana y Miembro de la Línea de Investigación: Políticas Publicas y Pensamiento Contra Hegemónico. Militante del PSUV

 angeltortolero@gmail.com      @ANGELTORTOLERO1

Visite el perfil de Ángel Rafael Tortolero Leal para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Ángel Rafael Tortolero Leal

Ángel Rafael Tortolero Leal

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a275943.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO