Washington protege sus mentiras con más mentiras

Traducción desde el inglés por Sergio R. Anacona

Strategic Culture Foundation

http://strategic-culture.org

Mi desconfianza se ha profundizado en torno al recuento de Seymour Hersh sobre el asesinato extra judicial ordenado por el régimen de Obama contra Osama bin Laden, ejecutado ilegalmente dentro de un país soberano. El hecho que la historia de Hersh --la cual es de poquísimo interés implícito—reciba semejante y desproporcionada cantidad de atención es casi prueba de una orquestación con el propósito de substanciar la afirmación del régimen de Obama en el sentido de haber matado a una persona que ha estado muerta desde hace una década.

Los norteamericanos son crédulos y difícilmente se ponen a pensar, pero si se esforzaran de verdad, se preguntarían ¿por qué el gobierno necesita fabricar un relato totalmente falso sobre una acción en la que Washington mata a un supuesto terrorista? ¿Por qué no contar la historia verdadera? ¿Por qué la verdadera historia tendría que surgir años más tarde desde fuentes anónimas filtradas para Hersh?

Yo puedo afirmarlo como un hecho que si los SEALS* hubiesen encontrado a bin Laden en Abbottabad, hubieran empleado granadas paralizantes y bombas lacrimógenas para prenderlo vivo. Bin Laden habría sido exhibido ante los medios de comunicación y la Casa Blanca jubilosa habría organizado una celebración fotográfica imponiendo medallas a los SEALS que lo capturaron.

Todo lo contrario, tenemos un asesinato sin el cuerpo, que de acuerdo con la ley se clasifica como no hay homicidio y una historia que fue cambiada varias veces por la Casa Blanca dentro de las 48 horas de la supuesta incursión y que ahora ha sido reescrita una vez más como desinformación para Hersh.

Tal vez la publicación de los títulos de los libros que supuestamente se encontraron en la supuesta residencia de bin Laden en Abbottabad, sea parte de la explicación. ¿Quién podría imaginarse al "genio del terrorismo" cómodamente sentado leyendo lo que la prostiprensa como el Daily Telegraph de Londres denomina la biblioteca de teorías conspirativas de bin Laden sobre el 9/11 y la política exterior y económica de Washington?

Tengamos presente que la aseveración del gobierno que estos libros estaban en la biblioteca de bin Laden en Abbottabad, viene del mismo gobierno que nos dijo que Saddam Hussein tenía armamento de destrucción masiva, que Assad empleaba armamento químico, que Irán tenía un programa de armamentos nucleares y que Rusia había invadido a Ucrania. Sin embargo, no existe evidencia alguna que bin Laden tenía esos libros, tal como no existe evidencia alguna para ninguno de los alegatos de Washington. A falta de evidencias, la posición de Washington se reduce a lo siguiente: "es cierto porque nosotros lo decimos."

Yo apostaría que la historia de Hersh fue sembrada con el objeto de estimular un interés renovado en la saga de bin Laden, la cual entonces podría ser utilizada para desacreditar a los críticos de Washington. Nótese que los autores de la supuesta biblioteca de bin Laden son aquellas personas prudentes y cultas que con severidad han castigado a Washington con la verdad. Los que esgrimen el látigo son nada menos que Noam Chomsky, David Ray Griffin, Michel Chossudovsky, Greg Palast, Michael Scheuer, William Blum. ¿Se entiende la figura? Uds. No deben creer a esos agitadores de la verdad porque bin Laden estaba de acuerdo con ellos y tenía sus libros en su biblioteca. Estirando un poco la cosa, ¿serán estos agitadores de la verdad acusados de ayudar y promover el terrorismo?

Obama sostiene haber saldado cuentas al estilo de la mafia del padrino con bin Laden por lo del 9/11. Pero no existe nadie y ni siquiera una historia consistente acerca de qué sucedió con el cuerpo. Los marinos a bordo del barco desde donde la Casa Blanca dijo que bin Laden había sido sepultado en el mar, informan que tal cosa jamás ocurrió. La unidad SEAL que se dice que aportó el equipo que mató a un bin Laden desarmado y sin defensa, fue misteriosamente eliminada en un helicóptero que se estrelló. Resultó que el equipo SEAL voló hacia el combate contra el Talibán en un antiguo helicóptero con medio siglo de servicio, modelo 1960. Familiares de los SEAL muertos están exigiendo que se respondan las preguntas que permanecen sin respuestas, historia que la prostiprensa convenientemente ha silenciado para beneficio de Washington.

Aparte del 11 de septiembre mismo, nunca un evento de tanta importancia como la muerte de bin Laden tuvo tan enorme cantidad de explicaciones oficiales y semioficiales contradictorias, preguntas sin respuestas y evasivas. El alto número de evasivas y contradicciones no despierta ningún interés de parte de los medios de prensa occidentales ni de parte del somnoliento y despreocupado público norteamericano.

Ahora resulta que Washington "perdió" los "archivos de la muerte" de bin Laden y de ese modo protege a perpetuidad la historia prefabricada sobre la muerte de bin Laden.

*The Touchy-Feely Propaganda of 60 Minutes by Philips Kraske

* Who Was Killed in Abbottabad in May, 2011 bin Laden or Someone Else? – Pentagon ordered purge of Osama ""Death Files" from Data Bank, Centre for Research on Globalization

Nota.- Sus comentarios y opiniones acerca de este artículo serán bienvenidos en

editorial@strategic-culture.org



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1572 veces.



Paul Craig Roberts


Visite el perfil de Paul Craig Roberts para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: