EEUU contra Siria e Irán, solo palabras

En estos momentos de crisis capitalista el teatro global enfrenta un tremendo impacto por el alza en los precios de los alimentos y del petróleo. Los conflictos sociales no solo afectan Europa tienen alcance mundial, el Medio Oriente más caliente por las amenazas israelíes de atacar Irán ofrecen un escenario convulsivo para la especulación financiera con el petróleo, por su parte Wall Street manipulando la especulación financiera global eleva el precio del petróleo y baja las bolsas según la región, desatan incertidumbre en los mercados para que los especuladores financieros compren acciones del petróleo y comodities subiendo su valor a las nubes, situación que no puede ser controlada por los ex poderosos sistemas financieros estadounidense y europeo.

Washington pensaba que podía hacer con la globalización lo que quisiera, tomarla completa o en partes, modificarla, desestabilizarla, frenarla hasta alcanzar el control planetario, pero, la crisis del sistema capitalista nos deja ver que ni EEUU ni Europa, tiene el poder suficiente para mover la voluntad de China y Rusia para atacar Siria o Irán.

La pérdida de poder político y económico de EEUU hace ver a la ONU como un organismo fracasado en su estructura multilateral, ya no tiene razón de ser como organismo mundial capaz de resolver crisis internacionales de proporciones, nunca ha resuelto nada con justicia por estar acostumbrados a decidir en conjunto con el Departamento de Estado, hoy, se refugian en la Liga Árabe, 28 países liderados por Arabia Saudita, Qatar, Emiratos Árabes Unidos, poderosos traidores de la causa musulmán e islámica, fieles lacayos de EEUU que nada pueden hacer para frenar los intereses chinos y rusos en Damasco y Teherán.

EEUU, Europa peor la ONU sabe cómo lidiar con la soberanía popular. En Libia, el “bombardeo humanitario” de la OTAN dio sus frutos por la guerra civil que provocaron, en Siria hay una guerra civil financiada y armada por saudís y qatarís a favor del ejército sirio de liberación en complicidad con Turquía y EEUU, restan credibilidad moral la liga árabe para interceder o mediar en el conflicto, además, sin poder suficiente para lograr que Bashar Al Assad deje el poder; es tan poca la influencia internacional de la liga árabe que tiene que recurrir a los buenos oficios de India, Brasil, China, Rusia, UE, como países amigos de Siria; 60 son los países que dicen ser amigos de los sirios como de los estadounidenses y europeos, estos amigos de los sirios tendrán que interceder con Al Assad, presidente que por su parte endurece el conflicto contra los rebeldes porque sabe que no puede salir inmune de esta situación.

La ONU dejo pasar una gran oportunidad para alcanzar un acuerdo con Al Assad, por esperar la resolución de Washington a mediados del 2011, esperaba el nombre de otro títere para que lidere un gobierno de transición como en Egipto, Argelia, Túnez, Libia, bajo el esquema de conciliación nacional que no ofrece resultados porque los jóvenes y el pueblo continúan reclamando por elecciones transparentes, en Siria la opción militar de una multinacional ONU-Liga Árabe quedo solo en palabras cuando es publico la intervención en el conflicto de Arabia Saudita, Qatar y Turquía con los rebeldes para derrocar al gobierno de Al Assad. La liga árabe no tiene ética política islámica ni moral religiosa musulmana.

La desestabilización en Siria, el enriquecimiento de uranio y plutonio para ensamblar armas atómicas en Irán, posiblemente Turquía posee misiles nucleares por ser miembro de la OTAN y por ser el principal candidato para invadir Siria, las armas nucleares de Israel ya instaladas en submarinos de última tecnología vendidos por Alemania, además, Pakistán e India, estados con armas nucleares rodean a los iraníes con armamento nuclear, y este no es el tema central de la crisis, su alcance mediático no alcanza para encubrir el reordenamiento geopolítico dibujado en Washington para continuar con la industrialización económica en base al petróleo y por el control de las áreas estratégicas en el Mediterráneo, Golfo Pérsico y Medio Oriente.

Teherán y Tel Aviv llevan años amenazándose y no hay duda que terminara en un conflicto pero no hasta que Washington dé luz verde, Benjamín Netanyahu sabe que después del bombardeo a las centrales de Natanz y otras regadas por el desierto iraní lloverán misiles de la guardia revolucionaria sobre Israel, además de bloquear el Golfo y el estrecho de Ormuz, Irán ya no se limitara a ver pasar los portaviones y barcos estadounidenses y de la OTAN sobre sus aguas, se desencadenara el infierno sobre los invasores como manifiestan sus generales.

El pentágono y la OTAN saben que atacar a Siria e Irán implica enfrentar un poderoso sistema de defensa ruso instalado en esos países modificando sustancialmente el escenario militar proyectado en las oficinas aliadas, fuerzas acostumbradas a atacar países débiles sin mayor respuesta militar aérea y naval, por otro lado, la presión de Israel para atacar Irán antes de que tenga suficiente combustible enriquecido es fuerte, tienen todo listo, sus aviones recargan combustible en el aire a mas de 1500 Km de distancia simulando el objetivo, solo los detiene saber cuál es el republicano que competirá con opciones de triunfo con Obama, la extrema derecha israelí le apuesta a un republicano en la casa blanca, mientras tanto, solo hay palabras que van y vienen.


rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2895 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: