Sin miedos, sin eufemismos, con decisión debemos constituir. un bloque antiimperialista

La agresión del imperio y adláteres contra la republica libia y la especial motivación depredadora y criminal de dicha agresión, la cual, ha sido calificada por el Presidente Barak Obama como un “noble” procedimiento exitoso y aplicable a cualquier gobierno de país del planeta, sujeto a ser depuesto, por no corresponder a los intereses hegemónicos del imperio gringo, nos esta dando pautas y pistas suficientes para preparar la estrategia, que nos sirva para prevenir y protegernos de una eventual agresión, que no esta lejos de convertirse en una desagradable realidad. Es bien conocido por todos los venezolanos, que somos un bocado de cardenal, para el apetito imperial en lo que respecta al petróleo, el agua y otros minerales. A estas razones para la agresión, pudiéramos agregar que nuestro gobierno, y nuestro líder son absolutamente irreverentes y, desafiantes ante las imposiciones hegemónicas, que secularmente han pretendido sojuzgar a nuestro pueblo. Evidentemente esta razones, colocan a Venezuela en el centro de la diana donde el imperio y acólitos van a perpetrar sus ataques depredadores.

Es necesario para nuestra convicción acerca del peligro que nos acecha, entender que los hechos criminales en Libia son una parte de la ejecución de un plan preconcebido, que obligatoriamente nos debe inducir a internalizar, que seremos los próximos agredidos, así en el plan del imperio hubiere otros países supuestos a agredir, el orden de las agresiones es irrelevante, lo importante y válido es que cualquier país progresista y lleno de riquezas naturales les sea apetecible, cuando la necesidad del imperio lo decida. No podemos llamarnos, a indecisiones y vacilaciones al momento de prevenir nuestra defensa efectiva contra las agresiones, hemos escogido ser libres y soberanos y el requiere firmeza y precisión en nuestras acciones dirigidas a proteger nuestra patria en todos los sentidos. Por ello es pertinente identificar las amenazas a nuestra seguridad para así delinear nuestra defensa sin concesiones al enemigo. Nuestra revolución ha demostrado que siempre que nosotros como pueblo decidimos ser protagonistas de nuestro destino, nada nos ha detenido en ese propósito y, hemos visto concretarse ante nuestros sentidos muchas de las metas que nos hemos impuesto. Ello indicada que, no es necesario someterse ante las pretensiones de un imperio sea cual sea su condición, característica o propósito.

Los gobernantes de la época de la cuarta tienen un gran reconcomio aliñado con envidia y frustración por no haber tenido la voluntad de realizar las obras y planes sociales que derivaran en provecho del pueblo soberano; simplemente aceptaban sumisamente cada vez que el imperio ordenaba lo que se debía hacer en Venezuela.

Esa aberrante ejecutoria política de los gobernantes vendepatria de la cuarta republica y sus respectivos partidos políticos, se hace visible o notoria cuando analizamos el por qué y para qué de las obras relevantes o medianamente importante que realizaron en la cuarta republica para la población. La razón que encontramos en este análisis, es que esas obras fueron ejecutadas porque ellas, solo convenían y favorecían a los intereses del imperio. Hoy por el contrario el presidente Chávez, realiza obras, hace políticas, que favorecen al pueblo y, son interesantes e importantes para Venezuela, y además de ello mantenemos una actitud soberana que no es objeto de ningún tipo de chantaje, por parte del enemigo.

Entendiendo que formamos una sola patria con el resto de Latinoamérica y el Caribe, y conociendo al imperio en todas sus dimensiones y características e intenciones delictuales, y habiendo dejado atrás y bien lejos el miedo y la subordinación al imperio gringo y asociados, se hace muy necesario y pertinente construir y fortalecer la unidad entre nuestros pueblos para defender nuestra soberanía y libertad. Para ello tenemos que potenciar al máximo nuestros organismos multilaterales, que hemos venido promoviendo y creando con mucho éxito en nuestra región Latinoamericana y caribeña como La Alba, El Mercosur, Petrocaribe, Unasur, El Celac, conformando con estos organismos regionales, un bloque antiimperialista para evitar y oponernos a las agresiones del imperio, y a la vez se hace absolutamente pertinente constituir un tratado de defensa de todos los pueblos latinoamericanos y caribeños, que nos permita defendernos del imperio depredador y sus socios.

En este particular, relacionado con la creación del organismo de defensa regional. Estamos obligados –pueblo y gobierno- a neutraliza a los gobiernos regionales, que son definitivamente afectos a los Estados Unidos y potencias europeas, y en esto queremos ser enfáticos, consideramos que gobiernos de países como Colombia, Chile, Costa Rica Panamá y otros en igual o menor intensidad, representan un riesgo para nuestra seguridad. No es necesario gastar mucho trabajo de inteligencia, para comprobar la peligrosidad de la ambigüedad de estos gobiernos, que en el pasado reciente, no solo han estado de lado de nuestros enemigos sino que han participado en acciones desestabilizadoras contra nuestros sistemas de gobierno. No estamos estableciendo diferencias negativas, con los pueblos de esos países hermanos, solamente recomendamos establecer mecanismos que garanticen que las acciones contrarias de estos gobiernos no favorables a nuestra seguridad y unidad, tengan éxito en el seno de nuestra organizaciones antiimperialistas.

Para ello aparte de los mecanismos y medidas de seguridad que usemos para contrarrestar a los enemigos de nuestros pueblos, nosotros venezolanos y latinoamericanos, debemos tener y demostrar una actitud decidida y, sí se quiere gallarda, orgullosa y arrogante ante las pretensiones del imperio y acólitos. Actitud esta, que les demuestre que no somos débiles ni indecisos; que intuyan que morderán el polvo sí se atreven a destruir nuestros logros.

Creemos que habiendo sido lo suficientemente decididos, para enfrentarnos al monstruo, cada vez que se ha atrevido a atacar directamente nuestra soberanía. Se hace necesario interpretar y apoyar a nuestro líder y mantener una actitud completamente ganada a no permitir, que el imperio se atreva siquiera a atacarnos. En otras palabras: el imperio debe temernos como contendores, que no crean que pueden quitarnos nuestros recursos naturales, deben estar seguros de nuestra firme posición de defender nuestra soberanía y Libertad. Debemos ser bien convincentes en ese sentido sobre todo, que lo sientan los vendepatria que tenemos aquí en nuestras fronteras, -adecos copeyanos y, todos sus derivados- deben sentir el miedo en cada una de sus células y nervios porque nos estamos jugando la patria, y en ese sentido la acción del 11 de abril, del 2002 y el paro petrolero se les quedará bien pequeña ante la reacción que se les vendrá, de nuestra parte, sí se les ocurre concretar todas las amenazas que nos hacen constantemente.

¡¡VENEZUELA SE RESPETA!!!!

¡¡VIVIREMOS Y VENCEREMOS!!!!

¡¡PALANTE COMANDANTE!!!!


wiliancastillop@gmail.com

http://misiondignidadhumana.blogspot.com

Twitter @castiper


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1478 veces.



William Castillo Pérez


Visite el perfil de William Castillo Pérez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



William Castillo Pérez

William Castillo Pérez

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a129853.htmlCd0NV CAC = Y co = US