Gobernadora Yelitze Santaella: Un paraíso llamado Urb. Canaima, se convirtió en infierno

"Cuando en la vida te quitan el aliento a través de lo que has conseguido con esfuerzos de todo tipo. Cuando en donde vives te desequilibran por quitarte los bienes materiales que has logrado asalariadamente. Cuando tu vida familiar es desequilibrada psicológicamente o porque te arrebatan la vida de un ser amado. Podría significar… que la vida deja de tener sentido para seguir luchando porque otros te la arrebatan"

Este artículo va dirigido exclusivamente a la gobernadora del Estado Monagas Yelitze Santaella. El mismo es el sentir lastimero –entiéndase adolorido, triste, acongojado, lúgubre o sombrío- de sentimiento colectivo de un pequeño grupo de propietarios que la delincuencia de la ciudad distinta, la ciudad de Maturín, capital del estado Monagas, le quitó el sueño total de los que habitan la Urb. Canaima, ubicado en la vía nacional hacia el poblado de La Pica, en el sector Pararisito, que colinda con el urbanismo La Pastoreña. La pequeña Urb. Canaima la conforman 13 viviendas y que todo el que llegaba a el, deseaba vivir en este paraíso que ya hoy día los delincuentes lo convirtieron en infierno. Este pequeño urbanismo es un pedazo de naturaleza donde cada día pasan aves como pericos, loros, guacamayas; en tiempo de lluvia aparecen una pareja de alcaravanes y su cría que nació en alguna lagunita que se hizo en el pasado por lluvia; con oso hormiguero en alguna oportunidad y un Morichal en el fondo del pequeño urbanismo que es el perfecto fondo para cualquier pintor naturista que encontraría la posibilidad de congraciar su arcoíris de óleo para destellar el lienzo con un paisaje real, no fantaseado en su imaginación artística, porque el paisaje existe en el pequeño urbanismo Canaima que se convirtió en pesadilla de sus habitantes, de los pocos que ya quedan

Canaima era hasta hace tres, cuatro años, un lugar apacible, de espiritualidad, regenerador de energía, un pedacito de paraíso cerca de la ciudad de Maturín que atrapaba el corazón y el alma de quien visitara o comprara, con un clima que acariciaba no solo el rostro, sino que, los sentimientos se hacían apacibles para no despertar ni ofender en lo más mínimo o en nada, al equilibrio de la naturaleza.

Por diversas razones grupos de delincuentes de sectores que hacen vida en zonas relativamente lejanas por carretera, por vía asfaltada del urbanismo, "curiosamente" llegaron al morichal a pescar, cazar o más posiblemente a averiguar; por detrás se fueron asomando y atravesando el morichal que era el tapiz del pequeño urbanismo Canaima y se percataron que existían viviendas bien construidas -por el esfuerzo salarial de todas las familias- y donde los delincuentes entendieron que era preferible atravesar el morichal para atracar, asaltar, robar, herir y asesinar, que meterse al pequeño urbanismo con vehículo por la carretera principal, porque así nadie los perseguía ni se percataban de sus fechorías, mientras las familias quedaban amordazadas, aterrorizadas y traumadas en cada asalto que se ha dado ya más que repetidamente.

Todas las familias ya fueron atracadas, asaltadas, robadas, heridas, asesinadas. Razones por las cuales este paraíso es en estos momentos un lugar con menos de la mitad de las familias que habitaban este pequeño cielo convertido en un espacio desolado y sin el espíritu que da y complementa la vida silvestre… el espíritu humano de cada familia

En Canaima la familia que menos ha sido atracada, ha sido víctima mínimo una vez. Otras que llevan en su dolor dos veces delinquidas, más otras, que tienen en su record tres, mientras que alguna lleva en su amargura la herida de algún familiar y otra la muerte de un ser amado.

Gobernadora Yelitza Santaella, pida un reporte del 171 y de los cuerpos de seguridad responsables en esta tarea, y se quedará abismada de los registros de este pequeño urbanismo. Se cree, se sospecha, que se podría tener record de estadísticas de las llamadas de auxilio y desesperación pidiendo la inmediata presencia de funcionarios policiales. Reúnase con las pocas familias que quedan antes de que este o… aquel lejano y pequeño paraíso, se quede desolado, porque la vida humana ya no existe

Gobernadora Yelitza Santaella, la petición es lógica, usted conoce los procedimientos y acciones para devolverles aunque sea algo de aliento, de seguridad, o algo más a estos propietarios, vecinos de la Urb. Canaima, pero sobre todo gobernadora, la paz del alma a est@s venezolan@s hijos de Monagas

Nuestro legado… también es sagrado



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1272 veces.



Iván Méndez


Visite el perfil de Iván Méndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Iván Méndez

Iván Méndez

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /regionales/a242106.htmlCd0NV CAC = Y co = US