La victoria obrera en PDVSA

Ni siquiera la alta dirigencia pesuvista ha tenido la acometividad para difundir suficientemente el importante triunfo socialista en la petrolera nacional. Sólo Chávez, siempre él, explica los alcances de esa victoria por los medios donde su presencia tiene lugar. Porque es que con tan sólo observar que el 80% de los trabajadores petroleros hayan hecho caso al llamado para expresar libremente sus sentires políticos, es suficiente para denotar el exitazo. Por supuesto no todos votarían por el sentimiento socialista.

Pero ganar, como en efecto se ganó, en un conglomerado de siempre difícil penetración por parte de los movimientos que propugnan cambios en los estratos conservadores, multiplica las consideraciones de tal exitazo. Allí es que hay que medir los avances. Que en los campos de Falcón, y alguno que otro lugar, la ventaja parcial no haya sido favorable a los adeptos a la revolución, es una circunstancia normal, que queda distribucionalmente sumergida en el abrumador alcance de la victoria. Lo contrario es como querer echarle la culpa de una cachapa quemada al esculpidor del jojoto porque extrajo un grano picado de la mazorca recién cogida. Algo así parece desprenderse de quienes critican con desafueros de racionalidad esa victoria del pueblo socialista. Algunos voceros pretenden achacar por ejemplo, la ventaja electoral obrera de la oposición en Paraguaná, a algunos dirigentes de la zona y a sus particulares circunstancias políticas. Eso es un miserable exabrupto contentivo de serias sospechas de ingredientes contrarrevolucionarios bien escondidos. Además es una ofensa al criterio objetivo que esta vez acompañó al colectivo trabajador de pedevesa.

La masa trabajadora de pedevesa se expresó de manera general a favor de la política petrolera que Chávez ha orientado y donde haya habido escasez en la proyección de esta idea, habrá que insistir para lograr la totalidad de las simpatías al socialismo. Ese es el tema. Es verdad también que a pesar de los esfuerzos de la alta gerencia leal al socialismo, quedan aun algunos gerenticos de talla conservadora y añorantes a los viejos esquemas de la meritocracia. Pero de que hay avances los hay. Es posible presagiar, entonces, a pesar de que los vaticinios en política son desplazados por los hechos concretos, que en el transcurrir de los próximos diez años, la totalidad de la masa obrera petrolera y sus cuadros de dirección estarán adeptas a la revolución en la convincente sabiduría de que el objetivo mas preciado hará que la distribución del recurso que operan, sea después de tantos despojos finalmente de las clases mas desposeídas de la patria.


(*) Ing.Geólogo Petrolero
n_lacruz@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1586 veces.



Neri la Cruz


Visite el perfil de Neri La Cruz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: