Que de cosas nos ocultan y dejan de decirnos diariamente los medios

Vivir en tinieblas condenado por los detractores de la verdad

Las noticias fluyen como corrientes de un río que se desplaza velozmente y, el día va perdiendo su afinidad con las horas que en un tictac de alarde, recompensa la tarea en que manos ocultas mueven el mundo para rotarlo lentamente en acciones de todo tipo, en que pobres y ricos se confunden en sus rutinas y, sus pensamientos se van quedando atrás con sus cargas de sedimentos que sepultan pasiones de calor de malas intenciones, en que políticas de distracción y mentiras se confunden envueltas en papel periódico e imágenes televisivas que, se destapan sucesivamente al compás de los interéses que en suma son la atracción de la ley de gravedad que, priva en los grandes consorcios que se encargan de mantener su voluntad ligada a sus perversiones como el menú fuerte en el restorán de la ideas perversas que nos dicta la dictadura mediática.

Y, vaya que alegría cuando la confusión baña el panorama de la conformidad y, la inconformidad no puede manifestarse por ocultamiento complaciente que distrae a la audiencia invisible de los pueblos y, como lo planificado tiene un peso sicológico que se ha hecho realidad inconmutable, los pacientes mueren de desengaño porque el tratamiento no llega y, cuando llega es demasiado tarde para la rectificación.

En esa parranda de atrocidades sutiles se dispersa en euforia y, lo que era verdad pasa a ser mentira y la mentira predomina como un sentimiento que apabulla la realidad y desata la odiosa terquedad de aceptar lo que no es ni será, para solamente colmar expectativas de quienes viven con la soga al cuello y, que jamás sabrán por ser intrínsecos a ellos la verdad inmanente que les pulveriza el alma y, hasta allí llega el encanto de su creencia, dislocada desde el comienzo. Y ese es el pan de cada día en este mundo que muere callado de complicidades atroces.

Pero la diatriba sigue su ritmo y, más temprano que tarde la verdad saldrá a flote y el mundo comenzará a recomponerse y a poner cada cosa en su lugar y a castigar a los malvados como peones de imperios que corrugan a los seres humanos convirtiéndolos en animas serviles y, en ese plan nadan unos cuantos en los países de América, sobre todo los latinos, socavando la dignidad de sus pueblos, vendiendo la esperanza de ser libres y tener el derecho de preservar su idiosincrasia y la conservación de atención a sus etnias.

Rememos con fuerza y con voluntad indoblegable que la orilla preñada de motivos nos espera y, entre sapos y culebras -sin yanquis, ni depredadores como pitiyanquis- algún día seremos felices de ser nosotros mismos, incentivando con mayor firmeza nuestros compromisos de justicia social y, a los Obama y a los Uribe rodeados de pasatiempos irreales con lacayos burgueses, tengámoslos como modelos de descomposición uno mundial y, el otro regional con incidencias nefastas para otras naciones y, que sean para el futuro efisemas espaciales como ejemplo a decir y repetir: los silbones de la sabana infinita.

Batallemos al lado de los gladiadores democráticos revolucionarios del mundo si queremos tener patria libre.



estebanrr2008@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1402 veces.



Esteban Rojas


Visite el perfil de Esteban Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Esteban Rojas

Esteban Rojas

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /medios/a90666.htmlCd0NV CAC = Y co = US