Samán y Mario SIlva y la lucha contra el capitalismo y por el socialismo

Buena la polémica, por no decir el destape de olla, que se armó a raíz de los cables de wikileaks que nos dicen las verdaderas razones de la destitución, de Samán.
 
No solo es el hecho que las multinacionales farmacéuticas, una de las ramas industriales más rentable del capitalismo, junto a la de los armamentos, tiene sus defensores dentro del gobierno sino que vemos como tras la acusación de que Samán lo que quiere es disputarle el liderazgo a Chávez, cosa de dudosa veracidad pero que tampoco voy a discutir por ser intranscendente, son varias las cosas que se ocultan, como las ramificaciones del pensamiento burgués a varios niveles del gobierno bolivariano.
 
Recordamos como el viejo general Müler Rojas en una de sus declaraciones señaló que el Presidente Chávez estaba sentado en un nido de alacranes, lo que ahora, quienes no lo veían entonces lo verán más claramente. Son los alacranes o Intereses económicos que han conformado tribus de boliburgueses y burócratas al servicio de los intereses del gran capital nacional y multinacional, corporizados en ministros, diputados y otros dirigentes rojos rojitos.
 
Un segundo elemento es que esos intereses económicos se viven peleando el reparto de la torta presupuestaria, y de allí los contínuos cambios de gabinete, que cada vez más son simples enroques, se están consolidando más como nuevos integrantes de las viejas clases dominantes.
 
Un tercer hecho que la militancia honesta y revolucionaria del PSUV tiene que analizar, junto a todos los demás aquí mencionados, es como un proyecto que se planteó ser un ariete contra la falta de libertad de expresión para el pueblo tal y como se desarrollaba en la IV República y los partidos que le defendían, se ha distorsionado reproduciendo casi con pelos y señales los elementos burocráticos, coartadores de la libertad de expresión que se daban bajo la IV. En el PSUV, las conductas antidemocráticas son la tónica. Las cientos de denuncias publicadas en Aporrea es tan solo una muestra mínima de lo que son las “discusiones” en su seno.
 
Y es este desarrollo de elementos anti libertad de expresión los que se han puesto de manifiesto en los medios de comunicación gubernamentales donde no le dan cabida a voces disidentes, aunque ellas manifiesten estar con el proceso que encabeza Chávez. Incluso quienes de una u otra manera se ven empujados a declarar en los medios de comunicación adversos al gobierno, son criticados fuertemente e identificados como colaboradores de la oposición burguesa, pero así mismo le niegan toda posibilidad de expresarse por los canales del estado. En el caso del compatriota Samán y el programa La Hojilla, dirigido por un ex gerente del conocido Grupo Armas, el conductor Mario Silva, este se ha dado el tupé de atacar hasta por lo bajo al ex ministro Samán, pero ni por el carajo que le da la oportunidad de defenderse. Es muy probable que este método lo haya aprendido en su pase por el gran grupo editorial. Bonita libertad de expresión para un gobierno que su máximo representante, como lo es Hugo Chávez, hace un tiempo decía que la revolución Bolivariana tenía que ser lo contrario a un gobierno de carácter estalinista y que todos teníamos la libertad y la obligación de hacer las críticas para corregir lo malo que se esté haciendo.
 
El penúltimo elemento que quiero destacar en esta polémica que pareciera estar muriendo, así como murió la campaña contra la especulación en la venta de vehículos que siguen siendo vendidos al precio que le da la gana a las multinacionales y la campaña contra la especulación de la vivienda que continúa como si nada hubiese pasado y  donde son los bancos los grandes financistas y constructores a través de empresas colaterales a los mismos, nada que bajan de precio, es como en el caso Samán, ministros, diputados, alcaldes, gobernadores u otros funcionarios del gobierno y de la oposición, callan sobre tan serios señalamientos aparecidos en Wikileaks y callan ante el cerco de silencio que le han tirado a el ex ministro. Un doble silencio. Si, callan los afines al gobierno porque saben que de meterse a favor de Samán, los siquitrilla la maquinaria de los “alacranes” que igual que a Samán los puedes sacar de sus cargos y si lo hacen en contra, se mal ponen con las masas populares, pues eso de colocarse al lado de las farmacéuticas que ponen los precios que les da la gana a sus productos y que tumbaron al ministro para que les aprueban su ley de patentes y así poder elevar los precios a los niveles o más altos que los denunciados por Samán en su entrevista aparecida por Aporrea, pues no serían muy populares. Los de la oposición ni siquiera se meten en la polémica para sacarle en jugo al gobierno, pues ¿quién les financiaría su próxima campaña electoral?, ¿Cómo denunciar a las transnacionales de los remedios, si eso sería meterse con la sagrada propiedad privada de los amos imperiales. Y es sí, hasta allí llega su oposición al gobierno.
 
Volvemos a recordar al general Rojas cuando arrecho, llegó a decir que el se había convencido de que Chávez si sabía lo que pasaba a su alrededor, pero poco o nada hacía para enmendar la situación.
 
Nosotros creemos que la destitución de Samán tiene mucho que ver con lo de la Ley de patentes y si nadie lo defiende es por temor a tocar un tema intocable para quienes creen que una revolución se puede hacer en alianza con los grandes capitales, respetando la sagrada propiedad privada de los capitalistas. La revolución Bolivariana está demostrando que tratar de impulsar siquiera reformas como las Misiones, haciendo grandes negocios con las multinacionales, varias de las cuales tienen demandada a Venezuela en tribunales internacionales por sumas que sobrepasan el dinero existente en las Reservas Internacionales, no es precisamente hacer revolución, sino seguir sembrando las fuerzas de las leyes capitalistas que controlan el mercado y a los gobiernos. La revolución Bolivariana muestra una  vez más en la historia que hacer revolución con los amos del capital es más que una Misión Imposible.
 
Para ir finalizando queremos decir que la respuesta de Samán a la pregunta sobre la formación de la Corriente Radical realizada en la entrevista ya mencionada, que había planteado la necesidad de construirla en aquellos días cuando lo destituyeron los laboratorios multinacionales, no es otra cosa que la demostración de su claudicación al necesario combate que hay que dar si se quiere erradicar las corruptelas dentro del gobierno y la conformación de tribus de boliburgueses o el fortalecimiento de las existentes. Negarse a construir esa corriente socialista revolucionaria, profundamente democrática en sus discusiones y toma de decisiones, es aceptar conductas y posiciones antidemocráticas como las de Mario Silva y el silencio cómplice de los señores diputados y demás funcionarios.
 
Los militantes honestos y revolucionarios del PSUV, que son su mayoría, si de veras creen que este puede ser rescatado de los poderosos intereses económicos que se han arraigado en el mismo, no pueden seguir esperando más tiempo para sentar las bases de esa corriente socialista revolucionara fundamentada en principios marxistas que abran el combate para que el PSUV rompa con la concepción de la conciliación de clases, del policlasismo en el partido y asuma luchas por la defensa de la plena libertad de sindicación y contratación colectiva, contra la criminalización de las luchas obreras y populares, en particular contra el pase a tribunales de los directivos de Singetram, del despido de directivos sindicales como los de CEMEX y por la expropiación sin pago de todos los monopolios, la banca y el comercio exterior, para ponerlas a funcionar bajo un verdadero control obrero y social. Esto es de vital importancia, a menos que se quiera ver como el gobierno toma cada día medidas más apegadas a las necesidades del capital como la detención y deportación del periodista colombo – sueco Joaquín Becerra y la detención y secuestro del canta autor colombiano, militante de las FARC, Juan Conrado, la negociación para que Honduras volviese al seno de la OEA, mientras el gobierno asesinaba a decenas de dirigentes populares y aún lo sigue haciendo, o seguir llamando “aliado estratégico” al narco presidente Santos principal aliado estratégico del imperio norteamericano en sur América y se violen los derechos de los trabajadores petroleros para complacencia de las multinacionales imperialistas y esto tan solo para mencionar algunas políticas que algunos camaradas siguen señalando como hechos puntuales de algunos funcionarios públicos y no del gobierno todo. Esta tarea, de combatir los intereses contrarios a una verdadera revolución socialista no la podrán dar solos, sino que requerirán de fuerzas sociales y políticas revolucionarias que hoy militan fuera del PSUV.
 
Vamos camaradas trabajadores y jóvenes militantes del PSUV, vamos compatriotas campesinos e intelectuales revolucionarios. Vamos a combatir a los alacranes que saquean las arcas del estado, que explotan y oprimen a nuestro pueblo trabajador, a nuestros campesinos, estudiantes, a nuestro pueblo todo. Vamos a construir esa corriente radical, socialista revolucionaria que acabe de una vez por todas, este capitalismo infame e inicie la construcción de un verdadero socialismo. Vamos que es hora de dar un paso a la izquierda expropiando los monopolios y la banca privada sin pago alguno y poniéndolo a funcionar bajo control obrero y no control de los obreros. Vamos a luchar juntos por el socialismo sin explotadores ni explotados.
 
 
eltopoobrero@yahoo.es

Militante de la CSR – El Topo Obrero


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4247 veces.



Ricardo Galíndez (El Topo Obrero)


Visite el perfil de El Topo Obrero para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Medios de Comunicación


Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad



US mp N GA Y ab = '0' /medios/a131362.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO