Aporrea es un obra que refleja la realidad venezolana

Recientemente he estado leyendo algunos titulares/artículos en Aporrea que se refieren a una aparente baja en el número de lectores [chavistas] que nos visitan, insinuando que aparentemente Aporrea ahora, después de más de 14 años de existencia chavista, repentinamente se convirtió en un vocero para la oposición venezolana, es decir, para el sector antichavista venezolano.

EL FENOMENO

Este fenómeno, donde un número significativo de artículos --- incluyendo los míos --- publicados recientemente en Aporrea parecen ser para algunas personas artículos tipo “antichavista” o “antirrevolucionario,” me parece ser un fenómeno que básicamente combina lo siguiente:

1- Chavistas hablando contra Maduro por ser un mentiroso (como yo),

2- chavistas hablando contra Maduro por su ineficiencia, o arrogancia, su falta de escucha, su prepotencia, su individualismo, su irresponsabilidad, etc. (como yo),

2- chavistas hablando contra la porquería de politiquería, el amiguismo, el nepotismo, la hipocresía, y la creciente mafiosidad del PSUV y de sus aliados y chupamedias dentro y fuera de la maquinaria gubernamental y dentro del extremadamente podrido sistema político e institucional venezolano,

3- opositores aprovechando este desastre que estamos viviendo hoy en Venezuela, haciéndose pasar por escritores y opinadores “ciudadanos y compatriotas muy preocupados por la grave situación,” cuando en realidad están simplemente aprovechando de contribuir a la destrucción del país y de Aporrea,

4- opositores que siempre se hicieron pasar por chavistas aquí en Aporrea, pero que solamente ahora, cuando existe la muy real posibilidad de que nuestra Revolución Bolivariana se caiga a pedazos, ahora dicen las cosas que realmente sienten y creen, sin temer ser perseguidos u odiados por los lectores que nos quedan, y

5- un montón de opinadores más recientes, nuevos, que escriben cosas en pro y en contra del gobierno o en pro y en contra de la oposición porque ahora el caldo de opiniones está tibio, más “igualitario,” lo que les permite decir cosas sin tener que sufrir las consecuencias de las cartas de odio y amenazas de muerte por parte de los violentos opositores que tradicionalmente nos agraden.

Me imagino que han notado que he excluido de la lista a:

1- Los académicos de siempre,

2- Los analistas de siempre,

3- Los gritones de siempre (como yo),

4- Los amargos de siempre,

5- Los optimistas de siempre,

6- Los obsesionados de siempre, y

7- Los muy originales de siempre.

POSIBLES EXPLICACIONES POR EL FENOMENO

Bueno, eso dicho … me gustaría presentar algunos argumentos que expliquen, por lo menos en parte, este fenómeno. Esto se basa en el hecho de que el fenómeno es algo reciente, es decir, se ha presentado solamente en los últimos 2 o 3 años, desde que Maduro ha sido presidente. Antes de eso, Aporrea siempre había sido considerado el sitio web de opiniones más importante prochavista y antiopositor de todos, por lo menos a nivel nacional/internacional/venezolano.

Bueno, hoy nadie puede negar que desde que Chávez murió en el 2013:

1- Hemos pasado, económicamente, y en un periodo de solamente poco más de 3 años, de una situación casi paradisíaca (muy positiva) a una situación realmente infernal (o catastrófica) …

2- Hemos pasado de una situación de relativamente sana seguridad ciudadana (aunque la desgraciada oposición siempre utilizó al inseguridad como punto de lanza de la sucia politiquería contra el chavismo), a una situación de relativamente alta peligrosidad cotidiana a nivel nacional, con una significativa infiltración del paramilitarismo colombiano (en mi opinión debido al proceso de paz en Colombia) …

3- Hemos pasado de un estado relativamente bien controlado por el ejecutivo nacional, a un estado básicamente controlado y manejado por un montón de mafias nacionales e internacionales …

4- Hemos perdido o dejado de lado, como sociedad, en general, muchos de los valores humanos y principios de vida que Chávez promulgaba, como la colaboración, la entreayuda, el servicio voluntario, el comunalismo, y la bondad humana sin esperar reciprocidad …

5- Hemos de manera dramática, a todos los niveles de nuestra sociedad, intercambiado la sana y constructiva productividad por el malsano y destructivo facilismo, lo cual incluye la corrupción institucional, el engaño, el robo, el contrabando, el bachaqueo (reventa ilícita de productos de necesidad básica), la extorsión, el soborno, el oportunismo, y la indiferencia.

En otras palabras, dependiendo del punto de vista del escritor, o de quien analiza, u comenta, y dependiendo de su interpretación de la terminología, existen muchísimas razones por escribir:

1- En contra de Maduro

2- En contra del gobierno de Maduro

3- En contra del PSUV

4- En contra del chavismo

5- En contra de la Revolución Bolivariana

6- En contra “del modelo económico”

7- En contra de la Asamblea Nacional

8- En contra de la MUD

9- En contra de los personajes de la oposición

10- En contra de la delincuencia

11- En contra de las mafias de Dólar Today

12- En contra de Mendoza

13- En contra de EEUU …

… finalmente, a raíz del inmenso descontento y caso social generalizado, es muy fácil escribir y hablar en contra de cualquier cosa o persona que no sea uno mismo …

… y en ese aspecto creo que todos somos culpables, yo también.

Pero, aunque esto contribuya al fenómeno que estamos viviendo recientemente en Aporrea, eso no lo explica todo ya que cualquier persona podría escribir algo en contra de alguien en cualquier lugar, y no exclusivamente en Aporrea.

Entonces, debe haber algo más que impulsa esta percepción, creo yo, y eso tiene que ver con el numero creciente de categorías de chavistas que escriben en Aporrea (ver CONCLUSION).

EL IMPULSO

He estado pensando y preguntándome:

¿Por qué existen lectores que se ofenden, o que se molestan cuando uno opina o cuando un presenta argumentos innegables sobre alguna realidad?

Entiendo que a uno pueda no gustarle algo que alguien dice, pero eso no explica la casi unilateral negación del tema en cuestión por parte de, por ejemplo, alguien que se dice chavista, pero que no puede aceptar la critica (constructiva o destructiva).

¿Cuál es el problema?

¿En qué le ayudará al Revolucionario negarse a una opinión cualquiera?

Por ejemplo, en el 2014, yo, siendo chavista, critiqué de manera muy severa a los chavistas Toby Valderrama y Nicmer Evans, acusándolos aquí en Aporrea públicamente de actuar de manera desalmada hacia Maduro, no porque yo apoyaba necesariamente a Maduro (lo toleraba), sino que porque lo estaban atacando verbalmente a Maduro y a su gobierno con criticas muy severas, principalmente a nivel de la ideología, mientras que Maduro y su gobierno estaban siendo muy vilmente y violentamente atacados por las muy peligrosas guarimbas (protestas altamente violentas y con armas de guerra).

Es decir, cualquier critica contra alguien que debería haber sido considerado un aliado de la Revolución (Maduro en este caso) en aquel momento de tantos ataques violentos contra la Revolución, no era justificado, en mi opinión, y así se los dije aquí en Aporrea.

En mi opinión, no era el tiempo de atacar a un aliado por cualquiera que sea la razón. 

Es más, en casi cualquier situación de vida, normalmente hay suficiente tiempos y lugares para escoger un momento propicio para decir las cosas como son.

Pero …

Qué va … todos erramos … y a veces todos decimos cosas que pudieran ser interpretadas como negativas, particularmente en algún momento o lugar que parezca ser no propicio (como Aporrea recientemente), o que parezca ser fuera de tiempo y lugar.

Pero mientras tanto la vida continua,  y la lucha sigue …

CONCLUSION

De lo que yo haya podido ver, no es que Aporrea haya cambiado tanto, ciertamente no de un día al otro como pareciera ser el caso de acuerdo con algunas personas, no, es que existen hoy, desde que murió Chávez, demasiados factores relevantes (como aquellos mencionados arriba) para la discusión en general entre chavistas, y desde cualquier punto de vista, principalmente, en Aporrea, desde los crecientes sectores del chavismo, o sea, desde los (algunos viejos, otros más recientes):

1- todos-chavista,
2- medios-chavista,
3- oportunistas-chavista,
4- hablapajas-chavista,
5- falsos-chavista,
6- embusteros-chavista,
7- negativos-chavista,
8- positivos-chavista,
9- cristianos-chavista,
10- ateos-chavista (como yo),
11- Chávezes-chavista (como yo),
12- Maduros-chavista,
13- PSUVistas-chavista
14- opositores-chavista
15- infiltrados-chavista
16- mafiosos-chavista
17- inocentes-chavista
18- acomplejados-chavista
19- sanos-chavista
20- enfermos-chavista
21- desesperados-chavista
22- complacientes-chavista
23- irresponsables-chavistas
24- visionarios-chavistas
25- cobardes-chavistas
26- bravos-chavistas
27- valientes-chavistas …

… y la lista sigue.

En otras palabras …

Me parece que las opiniones que Aporrea ha estado reflejando desde que Chávez murió en el 2013, no es nada más que un conjunto del chavismo real, practico, y palpable, pero al mismo tiempo idealista, soñador, y visionario, combinado con una creciente cantidad de atrevidos, infiltrados, falsos profetas, e irresponsables, lo cual ha creado recientemente una prácticamente falsa o distorsionada imagen de Aporrea.

¿Será que los lectores quisieran que Aporrea censure las opiniones?

No lo creo, o por lo menos, no creo que sería muy buena idea.

Me parece que “el caos” de opiniones publicadas en Aporrea representa bastante bien el caos generalizado que hoy existe en Venezuela (ver dibujo abajo), y creo que no hay nada malo en eso, más bien, me parece ser algo positivo.

Bueno, ahora, como Revolucionario, me parece indispensable y obligatorio que si realmente somos Revolucionarios, no debemos nunca escondernos detrás de excusas, como por ejemplo decir:

“No leeré más Aporrea porque se han convertido en opositores,”

… lo cual pudiera ser parcialmente verdad, pero no, no deberíamos nunca hacer eso porque eso sería cobardía, sería como huir de algún enemigo sin intentar combatirlo o conocerlo para más tarde atacarlo con fuerza, sería negar una muy verdadera realidad.

Aporrea es una obra que refleja la realidad venezolana, de ayer y de hoy, y esperemos, del futuro también.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2178 veces.



Oscar Heck

De padre canadiense francés y madre indígena, llegó por primera vez a Venezuela en los años 1970, donde trabajó como misionero en algunos barrios de Caracas y Barlovento. Fue colaborador y corresponsal en inglés de Vheadline.com del 2002 al 2011, y ha sido colaborador regular de Aporrea desde el 2011. Se dedica principalmente a investigar y exponer verdades, o lo que sea lo más cercano posible a la verdad, cumpliendo así su deber Revolucionario ya que está convencido que toda Revolución humanista debe siempre basarse en verdades, y no en mentiras.

 oscarheck111@yahoo.com

Visite el perfil de Oscar Heck para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Oscar Heck

Oscar Heck

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /medios-alternativos-y-comunitarios/a241207.htmlCd0NV CAC = Y co = US