¿Quién mató al comendador?

El siglo de oro del teatro Español, tienes sus máximos representantes uno de ello es el Dramaturgo Félix Lope de Vega (1562-1635). Una de sus pieza teatrales refleja el abuso de poder y la traición, el aprovechamiento de las mujeres del pueblo, un personaje que dejo de ser caballero, traiciono a quien l les servía y trato de apoderarse del mercado, la ciudad.

Fuenteovejuna tenía un slogan “Todos a una” formó parte de un equipo que se comprometió en hacer el mandado, donde desaparece el comendador y nadie asume quien lo escondió. Después de dos años en una fuga sostenida y un precio sobre su cabeza nada más y nada menos que 620 mil dólares, aportados por el imperio.

La nueva Marquetalia llena de disidentes, Iván Márquez, Jesús Santrich, el Paisa y Romaña, Gentil Duarte, se disputan los grupos de desmovilizados, unos 13.000 combatientes. Y que el ejercito del Rey invita gentilmente a incorporase a sus filas.

Los medios informativos se encargaron de darle la razón a Fuenteovejuna, vendieron su muerte, la muerte de Santrich, su hora, su lugar, y hasta cuantos plomazos le dieron en aquella carretera rural, donde hasta una de sus mujeres saludada al horizonte en una despedida sin final.

El Che le cercenaron las manos, para gozo del Imperio con Santrich se conformaron con córtale un dedo, debió ser el de la clave secreta de la bóveda al mejor estilo ingles, para darle mayor impacto un helicóptero de color Amarillo saco de la escena del crimen aquellos entrenados por silver corps, y apadrinados por Cliver Alcalá en una nueva misión de invasión a territorio Venezolano.

Territorio bien conocido de la alta goajira, transitado en una doble rueda, cuatro por cuatro. La disidencia publicito su Fuenteovejuna el comendador seguía desaparecido, y el Rey no decía nada sus informantes todo pertenecientes al helicóptero Amarillo, seguían callados, se equivocaron de dedo. Y tendrían que repetir la escena.
Seguían ciegos sordos y mudos, Santrich le seguía tocando una trompetilla, aunque no sé cómo hará para tocar su saxófono sin un dedo. La “disidencia” sigue tratando de echar la burra pal monte de este lado de la frontera, como si estuvieran en Apure donde se utilizo bastante armamento para atacar a una población indefensa, se sembró minas Claymore de las que les gusta a la autodefensa y a los narcotraficantes, y la nueva milicia Marine encargada de dar las clases.

Las nuevas ONG de tipo Redes, se encargan de esparcir la buenas nuevas, que llegan a Fuenteovejuna. Llegan a decir que el comendador se vino a la casa de Bolívar a darse un baño y lo atendiera Misión Milagro, para darle fuerza a la impronta maldad de la traición.

El ministro de guerra del Rey sigue en su laberinto el dedo entregado no corresponde con su apostolado, le va a llegar como un arribista, si lo respalda unas buenas credenciales de arrumacos. Tendrá que decirle que violo la soberanía de Venezuela, como años atrás la hicieron con Ecuador, que el helicóptero fue el mismo que se uso con el autoproclamado, se le cambio el color a petición de los justicieros exiliados y que cumplen penitencia en largo ayunos.

Para resarcir tanta metida de pata le invento la otra historia, la extracción de Guerrilleros de territorio Venezolano lo hicieron con Granda quien fue secuestrado por Bellas Artes. Ahora secuestran soldados venezolanos, los militares secuestrados merecen todo el respeto a su condición, fueron extraídos de territorio Venezolano. Como si el ministro de guerra no lo supiera.

Fuenteovejuna, “Todos a Una” los dejó al descubierto, el comendador sigue vivito y coleando en la memoria de un pueblo dispuesto a comer cochino frito y a todo Porky le llega su sábado.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 488 veces.



Jesús Chacón


Visite el perfil de Jesús Chacón para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: