La última guerrillera de "El Che"

Hilda Gadea e il Che | Ernesto che, Che guevara, Images and wordsAleida March

De izquierda a Derecha, Hilda Gadea con el Che Guevara. En la foto del centro, Aleida March empuñando una carabina Garrand y la última compañera de El Che: Tamara Bunke, alias Tania, muerta durante un enfrentamiento con tropas del ejército de Bolivia. Extraído del libro "La Guerra sin Nombre".

Sobre la vida de El Che Guevara se ha derramado mucha tinta sobre el papel, para describir sus crueles proezas como combatiente en Sierra Maestra, sus aventuras y crímenes cometidos durante el corto tiempo que disfrutó de las mieles del poder que le brindaba haber sido "comandante" de la revolución, ministro de economía, director del Banco Central de Cuba y, finalmente, ministro de Industrias, que graciosamente le había otorgado Fidel Castro en 1959, y que, posteriormente, al intentar hacerle sombra al sátrapa cubano, fuere despojado de sus privilegios y expulsado de Cuba en 1965. Sin embargo, muy poco se ha escrito sobre su vida sentimental.

En 1954, Ernesto Guevara conoce en Guatemala, a Hilda Gadea, una exiliada peruana con la que estableció un vínculo de afinidad. Hilda le introdujo entre los grupos de rebeldes cubanos que estaban conspirando en Guatemala. Se casaron en México, después de que quedase embarazada de la hija mayor del Che.

En México, Guevara conoció a Fidel Castro con quien selló su compromiso para participar como médico de la expedición a la isla caribeña.

En 1958, en plena revolución cubana, Ernesto Che Guevara conoció a una bella muchacha de 22 años, que se distinguía entre las demás guerrilleras, Aleida March Torres, la que sería su segunda esposa y madre de sus otros cuatro hijos. A finales de 1958, Guevara solicitó el divorcio de Hilda, quien en ese momento se encontraba en Cuba, y se casó con Aleida.

Haydée Tamara Bunke Bider, alias Tania, fue una linda y esbelta chica nacida en Buenos Aires en 1937, hija de un alemán y una polaca que habían huido de la Alemania nazi. En 1952, sus padres emigraron con Tamara a la comunista República Democrática Alemana.

En Berlín Oriental Tamara estudió en la Facultad de Letras de la Universidad Humboldt, habiendo sido también instructora de tiro deportivo.

El dominio de los idiomas: francés, inglés, alemán, ruso y español ayudó a Tamara a buscar trabajo como traductora. En diciembre de 1960 había concluido los trámites necesarios para volver a la Argentina, ​ pero a punto de partir, conoció al Che Guevara, quien se encontraba de visita en Alemania Oriental. Tomó entonces la decisión de irse a Cuba.

Tamara y El Che, trazaron y participaron en numerosos programas de espionaje promovidos por el gobierno cubano. Tamara resultaba ideal para esa actividad por su nacionalidad alemana y ser políglota. En Bolivia, se hizo pasar por la etnóloga Laura Gutiérrez Bauer y así pudo llegar a introducirse en medio del circulo gubernamental para espiar a altos miembros del gobierno boliviano.

En contra de los afanes de Guevara y deseosa de entrar en acción para estar a su lado, se unió a una de las columnas guerrillera que, en 1967, la llevó a la selva boliviana.

El 31 de agosto de 1967, a la edad de 30 años, durante un enfrentamiento con los militares junto al río Masicuri, la hermosa Tamara Bunke, alias Tania, cayó mortalmente herida.

Cinco semanas después, de una forma similar, Ernesto Guevara fue capturado durante una emboscada montada por soldados "Cazadores" bolivianos y dos días más tarde, el 9 de octubre de 1967, fue ejecutado. Tenía 39 años de edad.

Tamara fue la última mujer que acompañó a Ernesto Guevara en su aventura final. Caracas, 12 de agosto de 2020. rdbustillos@gmail.com, @rdbustillos.

PD: Artículo extraído y adaptado de mi libro "La Guerra sin Nombre", disponible en Amazon; https://www.amazon.com/dp/B088LB6TR7



Esta nota ha sido leída aproximadamente 773 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter