¿Cómo celebrará el gobierno de los Estados Unidos los 65 años su tercera intervención en la República Dominicana?

Este 28 de abril de este año se cumplen 65 años de la tercera intervención de los Estados Unidos en la República Dominicana. Se trató de una invasión militar que costó miles de vidas civiles. La pregunta que me hago es cómo celebrarán en ese país este aniversario más de esa invasión. Antes de responder esa pregunta haremos un breve recuento de las intervenciones del Capital estadounidense en Nuestra América.

Esta historia de las intervenciones del Capital estadounidense al sur de su frontera comienza en el siglo XIX. A pocas décadas de fundados los Estados Unidos de América, su ejército lanza la primera ofensiva militar contra un país latinoamericano. Entre 1846 y 1848, Estados Unidos se declara en guerra contra México y le arrebata los territorios donde se formaron los estados de Texas y California, en extensión representaban casi la mitad del territorio mejicano. En 1854 y en 1855, Nicaragua es víctima de dos ataques estadounidenses. En el segundo de estos ataques un agente de la banca estadounidense es impuesto como presidente de Nicaragua. El Capital y la espada van de la mano. En 1898 se producen las invasiones de Cuba y Puerto Rico. Desde aquel este segundo país se convirtió en colonia de los EE.UU. En 1903 ejecutan la primera intervención de Panamá. En 1906, Cuba es intervenida por segunda vez y designan al entonces Ministro de Guerra como gobernador provisional de la isla. En 1908 otra vez le tocó a Panamá ser víctima de otra intervención. En 1912, regresan a Nicaragua los militares estadounidenses, permanecieron en el país centroamericano hasta 1933. Entre 1915 y 1934 ocupan militarmente a Haití. Desde 1916 hasta 1924 las tropas estadounidenses ocupan la República Dominica. Ese último año invaden Honduras. En 1936 imponen la creación de una Guardia Nacional en Nicaragua, medida que fue resistida por Augusto César Sandino. En 1941 intervienen en Panamá para instaura una dictadura militar. En 1952 le tocó nuevamente a Cuba y en 1954 a Guatemala. En 1960, los Estados Unidos da inicio a una serie de operaciones a diversas escalas para derrocar a la Revolución liderada pro Fidel Castro. Una de las acciones más abiertas fue el apoyo a la invasión de Bahía de Cochinos en 1961. En 1965, el 28 de abril, comenzó la invasión de la República Dominica con decenas de miles de marines y que dejara un saldo de por lo menos tres mil muertos dominicanos. En 1966 llegan tropas estadounidenses a Guatemala una vez más. Entre los años 70 y 80 del siglo pasado, Estados Unidos brindó apoyo militar y económico a las más atroces dictaduras en los países que conforman el llamado Cono Sur. Allí se instauró la tristemente famosa Operación Condor. En 1973 apoyan el derrocamiento sangriento del presidente Salvador Allende y la instauración de una dictadura militar. En 1980, Estados Unidos aumenta considerablemente su presencia militar den El Salvador. En 1981 se da inicio a la guerra en contra de la Revolución Sandinista en Nicaragua con el apoyo abierto de los Estados Unidos. En 1983 los militares estadounidenses invaden Granada. En 1989, Panamá es invadida una vez más, se estima que murieron unos tres mil civiles panameños en esa invasión. En 1994 le toca nuevamente a Haití ser víctima de la intervención militar estadounidense. Al año siguiente participan las agencias de ese país en actividades para promover la violencia y desestabilizar a ese país. En 2002 apoyan un movimiento militar que logra sacar del poder al presidente Chávez por unos días. En 2008, el gobierno de EE.UU. estimula, planifica y organiza un golpe de estado fallido contra el presidente Evo Morales. En 2009, logran derrocar al presidente Manuel Zelaya en Honduras. En 2010 participan alentando y apoyando un golpe policial contra Rafael Correa en Ecuador. En 2012 inician una nueva modalidad de golpe de estado que ensayan exitosamente en Paraguay, donde logran destituir al presidente Fernando Lugo. En 2013 comienza una campaña contra Venezuela después de la asunción a la presidencia por parte de Nicolas Maduro. Las guarimbas de 2014, el intento de magnicidio en 2018 y el apoyo a la autoproclamación del diputado Guaidó como presidente interino son algunas de las operaciones ejecutadas en nuestro país. En 2016 logran llevar a cabo exitosamente otro golpe parlamentario, esta vez en Brasil derrocando a Dilma Rouseff. Sería imposible en la extensión de un artículo hacer mención a todas la acciones intervencionistas directas e indirectas del capital estadounidense en Nuestra América. Lo cierto es que han sido muchas, que no han cesado desde sus inicios en el siglo XIX y que continuarán. Estas intervenciones han sido justificadas con muchos diferentes motivos, pero sabemos que el único motivo es el económico, es tratar de perpetuar el dominio del capital estadounidense de nuestras economías.

La invasión militar de la República Dominicana de 1965 tuvo como fin frenar el avance del comunismo en el Caribe, y por tanto en la América al sur del río Bravo. El presidente Juan Bosch fue derrocado en 1963 y fue exiliado. Bosch ganó las elecciones en 1962. En abril de 1965 un grupo de militares se alzó contra la dictadura exigiendo la restauración de la constitución de 1963 y la vuelta a la presidencia de Juan Bosch. Hubo fuertes enfrentamientos y el capital estadounidense, encarnado en el presidente Lyndon Johnson lanzó la Operación Power Back en apoyo a la dictadura y con el consentimiento de la OEA invadieron militarmente a la República Dominicana. Según algunas estimaciones en poco tiempo la presencia militar de los Estados Unidos en la isla pasó de unos 500 a 12.000 efectivos. Su primer objetivo era evacuar a todos los ciudadanos estadounidenses que vivían en República Dominicana y su objetivo político impedir que los comunistas llegaran al poder. Pero realmente los militares rebeldes y los civiles que los apoyaban no eran comunistas. Años más tarde, al igual que en el caso de otras invasiones estadounidenses, el presidente Johnson reconoció que había exagerado la amenaza comunista en la República Dominicana.

Desde la lógica del capital depredador, una buena manera de celebrar el aniversario de una intervención militar es con otra intervención militar. Es un amanera de celebrar demostrando el poder que se tiene. Espero me equivoque.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 843 veces.



Julio Mosquera


Visite el perfil de Julio Mosquera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: