La IIRSA, los TL/CALCA, el Arco Minero del Orinoco y la Faja Petrolífera del Orinoco

Al cambiarse los "gobiernos progresistas" viene el ALCA

La Integración de la Infraestructura Regional Sur Americana (IIRSA) en el fondo no es más que una modalidad de un Tratado de Libre Comercio (TLO), que una vez firmado dicho tratado por cada país de manera independiente con los Estados Unidos come se viene haciendo se concretará en el continente y el Caribe el ALCA; hasta ahora sólo falta que los países que no han firmado un TLC cambie sus "gobiernos progresistas" por vía electoral como en Argentina o golpe institucional como en Brasil para que entren así por la puerta mayor a la globalización neoliberal orquesta desde los Estados Unidos y la Unión Europea que hoy se impone en el planeta tierra por la vía del voto o guerras como en Siria, Libia, o Irak, o como se pretende en la misma República Bolivariana de Venezuela a través de una guerra de cuarta generación o invasión silenciosa.

Los países que en América Latina han firmado TLC con Estados Unidos no son otra cosa que operadores político del imperio, entendiendo éste como la injerencia de las grandes compañías que hoy operan en el país del Norte y en Europa con quien también se firman TLC. Para la República Bolivariana de Venezuela opera en su contra el Gobierno de Colombia bajo las ordenes del imperio.

No es que en estos países sur americanos de "gobiernos progresistas" no posen el imperialismo relaciones comerciales, o en nuestro país relaciones energéticas mineras con Pdvsa o don el alto gobierno chavista, sino de lo que se trata es de poseer el control político del Gobierno y de sus empresas públicas y privadas las cancillerías imperiales. Es por ello que los partidos de oposición en estos países de "gobierno progresistas", como el caso de la MUD en Venezuela, juegan un papel de caballo de Troya a favor de la privatización y la imposición del ALCA. Por esta razón antes el debilitamiento contemporáneo de los llamados "gobiernos progresistas" en América Latina (y en el mundo) el auge y la vuelta al poder de los partidos de derecha neoliberales y del pensamiento único.

El extractivismo

Para los gobiernos imperiales, los países de América Latina su importancia capital son los llamados "recursos naturales", de usarlos como simple exportadores de materia prima, de energética fósil y minerales, así como el control del mercado de las droga, algunos productos agrícolas y mano de obra barata principalmente de los desplazados en el interior de los países o hacia los Estados Unidos. Es por ello la existencia de bases militares norteamericanas en casi todos estos países con los cuales se han firmados TLC y de un paquete de infraestructuras vial multimodal por donde salir al norte y a Europa dichos recursos naturales. La IIRSA está conformada por una red de vías ferroviarias, carreteras interoceánica que atraviesan y unen todos los países del sur entre sí buscando el esto y oeste de los Estados Unidos y Europa, así mismo sus puertos, aeropuertos, oleoductos y gaseoductos, sus tendidos eléctricos, los cables de fibras óptica, etcétera. La IIRSA es un ALCA en cuanto sirve para flexibilizar las fronteras y las normas aduanales, pero en especial para amarrar su futuro a través de financiamientos del Banco Mundial, el BID, la CAF, entre otras maneras de controlar la soberanía de los Estados Naciones.

El error histórico de los líderes de estos "gobiernos progresistas" latinoamericanos fue aceptar la lógica y las normas de estas empresas y países imperiales, así como sus intereses y mecanismos jurídicos como las leyes y sus constituciones modeernas. Los presidentes y sus gobiernos le entregaron a dicha empresas sus territorios nacionales para su enriquecimiento y el aumento de sus capitales; se desmanteló las propiedades ancestrales de las tierras, aguas, bosques y de las semillas de los pueblos indígenas y comunidades campesinas para entregárselas a las empresas trasnacionales o al capital nacional. Las tierras no se les entregó en propiedad a las comunidades como territorios originarios o ancestrales, sino en convenios a las empresas energéticas y mineras principalmente o ahora a los militares a través la Compañía Anónima Militar de Industrias Mineras, Petrolíferas y de Gas (CAMIMPEG), la cual estará adscrita al Ministerio del Poder Popular para la Defensa de la República Bolivariana de Venezuela y el control de la vida social y política de las comunidades indígenas a través del decreto presidencial Comisión Presidencial de Desarrollo Ecosocialista y Salvaguarda de los Derechos de los Pueblos Indígenas en la Actividad Minera, con carácter permanente, como Órgano consultivo y asesor, multidisciplinario e interinstitucional de alto nivel.

La minería legal e ilegal son las dos caras de la destrucción del planeta y de la moral ciudadana

Las únicas dos principales diferencias son que una presenta un Estudio de Impacto Ambiental (EIA) y la otra no, al igual una aporta dinero al fisco nacional y la otra no, pero ambas se parecen en tanto son manejadas tras bastidores por las empresas o capitales imperiales, destruyen así el planeta y la moral ciudadana. De esta manera se crea una nueva modalidad de violencia delincuencial entre estos grupos armados depredadores con los capitales mundiales del oro, diamante o el coltán, así como entre estos mismos sujetos con el Gobierno y el Estado colombiano a través de la venta ilegal (bachaqueo) de la gasolina venezolana, que al entrar a Colombia es cuantificada como producida en sus refinerías.

La destrucción del sur del río Orinoco y de los pueblos y comunidades indígenas existentes está a cargo de la minería ilegal y del Arco Minero, así como el norte del mismo río a cargo de las empresas mundiales del petróleo pesado. Las empresas privadas o estatales encargadas por licitaciones legales de la explotación del petróleo o de los minerales usan enormes, sofisticadas y costosas maquinarias de alta tecnología, mientras que los garimpeiros venezolanos, colombianos y brasileños usan máquinas más baratas o artesanales. Pero ambas degradan el ambiente y a las comunidades indígenas, así como mecanismos delincuenciales y mafiosos, tal como ocurrió con la empresa canadiense Gold Reserve en las Minas Las Claritas o más recientemente en el poblado Tumeremo, estado Bolívar.

Tanto la explotación de la Faja Petrolífera del Orinoco como el Arco Minero del Orinoco forman parte de la IIRSA y del Eje de Desarrollo Orinoco – Apure. De esta manera el objetivo 3 del Plan de la Patria y el Motor Minero forma parte de los intereses imperiales de estas empresas a través de la estructura de la IIRSA y su Eje del Escudo Guayanés. No fue Chávez o su ex Ministro para el Desarrollo Jorge Giordani o el Presidente Maduro y su Ministro de Petróleo y Mina y Presidente de Pdvsa los proponentes del Eje Orinoco – Apure: Faja Petrolífera del Orinoco y el Arco Minero del Orinoco. Fue diseñado por y para las empresas imperiales a través de los técnicos y funcionarios de la IIRSA/ALCA.

Los factores armados al servicio del imperio

Los ejércitos y policías reprimen las demandas indígenas y campesinas en las calles, así como de los moradores de los pueblos y ciudades, se les asesinan o se les envían a las cárceles para servirles arrodillados a los intereses imperiales, como el caso de Colombia. O la muerte selectiva, o el dejar hacer dejar pasar como en la República Bolivariana de Venezuela, tal como ocurre con los procesos de demarcación de los territorios y hábitat de los pueblos indígenas, en concreto del pueblo indígena Yukpa en el estado Zulia, Sierra de Perijá; o en Colombia con los desplazados del campo por guerrilleros y paramilitares cuando el ejército nacional no podía reprimir en nombre del Estado, la democracia y las leyes; o hicieron con la "minería ilegal" los ejércitos y policías de los Estados Nacionales causa común con factores armados y demás sacadores de oro y diamante es espacios naturales de agua y bosques vírgenes o territorios indígenas como ocurre en Colombia y en la República Bolivariana de Venezuela, por decir los casos hoy más comunes.

Hacendados, empresarios, guerrilleros o paramilitares orquestan con operadores de la jerarquía política civil y militar del Gobierno de Maduro el comercio del oro, los diamante y el coltán, de la gasolina en especial, la harina y la comida, medicinas y billetes de alta numeración. Cada alcabala es una fuente de ingreso para los funcionarios del monopolio de las armas del estado venezolano, el control y revisión de las Guías de movilización por carreteras de los animales o de alimentos, un matraqueo, un desangre al ciudadano que trabaja honradamente, un modo del mal vivir y de traición a la patria. Una deshonra de nuestro ejército y guardia nacional, así como a los cuerpos policiales encargados del orden público.

No hay bachaqueo popular, guerrillero o paramilitar sino existe detrás de este hecho golpista un empresario, o un hombre de las fuerzas militares o policiales, un político influyente de la oposición o del Gobierno. Ya esta es una verdad a vox populi.

¿Qué hacer?

Las mujeres y hombre del pueblo organizarse en grupos o células autónomas en lo político y en lo económico productivo, iniciar de nuevo la construcción de las organizaciones sociales de bases, fortalecer las que han sobrevivido, y en coordinarse en los posible para cubrir grandes objetivos nacionales, como en este caso concreto para derrotar al Gobierno y a los capitales minero energéticos imperiales asociados en los arcos Minero del Orinoco y el arco minero energético del carbón en el Zulia. O para crear observatorios para medir y estudiar la violencia, observatorios o laboratorios fronterizos, de violación a los DDHH, O para derrotar a los factores armados colombianos que operan y controlan el bachaqueo en la frontera de minerales, animales, gasolina, harina y comidas conjuntamente con efectivos militares, guardias nacionales, y las distintas policías y funcionarios ministeriales, o las mafias paramilitares uribistas imperialistas que operan en los barrios y cascos centrales de pueblos y ciudades en todo el país, o el pan de siembra y cría de animales controlado por las comunidades, por decir alguna tareas de orden territorial local, regional o nacional.

Buscar los hombres del Gobierno o de la MUD no golpistas para construir una verdadera democracia protagónica y participativa.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1673 veces.



Sociedad Homo et Natura


Visite el perfil de Sociedad Homo et Natura para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas