Ruralidades

Palestina, ¿La otra mejilla?

No fue Jesucristo un absurdo de la cobardía. Lo demostró al enfrentarse con valentía a los que tenían humillado a su pueblo, a sabiendas del peligro para su integridad vital. No fue el hombre que imaginó un poder superior que inmovilizara la mano criminal con el solo hecho de "poner la otra mejilla", después de golpeada salvajemente la primera, según pretenden hacernos creer los embusteros bíblicos.

Como si él mismo y la humanidad no lo necesitaran vivo, al ser la única esperanza de los pobres. Los que escribieron los hechos se congraciaron, pero no dijeron que los criminales lo inmovilizaron al creerlo capaz de contrarrestar la violencia de media docena de haraganes, cachiporra en mano, golpeando sin esperar turno, a quienes la ramera Herodías gritó: "¡Denle por la otra mejilla!".

Luego entonces de gritar parte de la verdad, vamos a imaginar a "la tierra donde naciste...", (palabras de Juan Pablo II), a propósito de la masacre de Irak, sin parar el genocidio contra los niños y ancianos de Palestina, como si esta fuera "la otra mejilla". Es decir, la otra parte de la cara del valiente luchador por la salvación de los desposeídos de su patria.

Así los acontecimientos que no mejoran con el pasar de los siglos (XIXs + 79 años), los herederos de la crueldad no descansan en darle duro a "la otra mejilla". No les importa que sea en los tiernos cuerpos de los niños y niñas a los que Jesús, el Redentor de los pobres, llamó para que "vengan a mí". Ahora, la clase política que lleva las riendas en Tel Aviv decidió, sin nadie que se les opusiera, ponerle las manos a las armas del Pentágono, e intentar liquidar a Palestina para que esas tierras le sirvan como un enclave de la guerra de expansión contra los demás países de la región.

En Tel Aviv está el Nerón de ésta época, con autoridad para nombrar a los Caifás del poderoso Sanedrín del siglo XXI. A Venezuela encomendaron al Caifás Ledezma para las intrigas y éste apuró el salto largo a Tel Aviv..

¿Serán estos los Caifás aventureros; los encargados de impregnar la mecha y de ocultar la candela del crimen causante del mas cruel de los genocidios? Lo que lamentamos es que los que gritamos por la paz entre los seres humanos, no logramos que la resonancia de nuestro grito llegue a los gobiernos de aquellos países con poder relativo que, a nuestro entender, tienen moral y fuerza para que los genocidas se detengan definitivamente. Que firman acuerdos que los genocidas violan irrespetuosamente, hasta que surja un Vespasiano.

Mientras todos esos crímenes suceden ante los ojos del mundo ya entrado en el terror. Mientras que los criminales asesinan niños, niñas, ancianos y mujeres inocentes, en “...la tierra donde tu naciste...”, los jerarcas de la iglesia, que se dicen cristianos, el Papa Benedicto el primero, no dicen ni pío. Pero si como una burla ante los acontecimientos, mandan a escribir en carteleras con los que a todo dicen amén: “Alégrate, Cristo está vivo”. Para ellos no importa que Palestina muera. Para ellos, que se burlan de las predicciones de Nostradamus, no les importa que el gobierno de Israel mande a quemar con fosforo blanco los cuerpecitos de los niños de Palestina.

A pesar de todo, Hindú Anderi, no estás sola y PALESTINA VIVE.

Patria, Socialismo o barbarie. Venceremos!

pedromendez_bna@yahoo.es



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2014 veces.



Pedro Méndez


Visite el perfil de Pedro Méndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Méndez

Pedro Méndez

Más artículos de este autor