Ruralidades

Zapatero a sus zapatos

A sabiendas que el más brillante calzado sale de la curtiembre, que asociado con el erizón español es el mismo PSOE de la misma curtiembre adeca de Rómulo Betancourt y Carlos Andrés Pérez. Y que conste, no es que Rodríguez Zapatero sea uno de los adecos de allá, parece más bien una ficha que ante los errores y bravuconadas del extremista de derecha, el pirujo Aznar, el mismo achacoso rey de Borbón entresacó de los manumisos que también tiene en el PSOE, en ese mismo grupo comerciante que se hace llamar Socialista.

Razón tienen los españoles en decirle al mundo, con toda la bravura de los pueblos, que se sienten indignados contra esa cáfila de traidores por los que votaron, precisamente para quitarse de encima a los franquistas dirigidos por Aznar.

Pero no obstante aquella decisión que se reforzó con la echonería del pirujo por acabar con los hombres y mujeres de ETA, al culparlos sin prueba de la tragedia de  Atocha (Madrid, 11-04-2004) fue ahora cuando ese pueblo confirmó lo que era una razonada sospecha: que el Partido Popular y el PSOE, como los republicanos y demócratas en Estados Unidos, y adecos y copeyanos en Venezuela son la misma vaina. Cada año de elecciones ofrecen pero no cumplen sus propios compromisos y se olvidan de los pueblos, del hombre y la mujer que sufren callados porque todos los medios de comunicación están controlados por ellos, de manera que, cuando les conviene, nos dicen “por qué no te callas”.

Los pueblos de España y de Inglaterra saben de reyes. Los tienen, pero solo se dejan ver por la “plebe” cuando exhiben el oropel. En Norteamérica se afincó el imperio con todos los dineros del mundo para comprar reyes y mantenerlos. Estos son el mampuesto. En el caso de España, Borbón escoge los peones. Pero ya los españoles, como los norteamericanos lo saben. Obama también es un peón. Los ibéricos saben que la lucha será larga, dura; pero la suerte esta jurada. Ese 42 por ciento de abstención es una campanada. Rajoy debe estar preocupado pero con dureza para no dejarse ver el flanco. Debe imaginar que no será él quien se deje interrumpir pero puede ser el que “construya” el puente por donde pasarán los indignados.

Además de la decisión del pueblo español de no retroceder con Aznar y su reyezuelo, pronto desparecerá la corona cual umbilical con el capitalismo en decadencia allá en América del Norte. Y no valdrá lo de “a rey muerto rey puesto”. Los pueblos no ponen reyes. El rey será el pueblo.

Así las cosas, a Rodríguez Zapatero no le queda otra alternativa que reconocer que su rol fue el de engañar a su pueblo. Reconocer además, que el candidato que prometió y que de presidente logró sacar a los militares de su país del infierno de Irak, no fue el mismo que contribuyó, por mandato de “su” rey, a la masacre de Libia. Que el Rodríguez Zapatero que campaneo una consigna de bienestar para los españoles, no fue el mismo que se dejo arrebatar los recursos por la banca internacional, para los que le quitó hasta el pan de la boca a su pueblo.

Y uno, por estos pueblos de la América Latina saqueados y masacrados por la dinastía de los reyes españoles primero, y después por el imperio norteamericano, desde la acera de enfrente ve cómo se desgajan los imperios y las monarquías, mientras que los Zapateros tendrán que calzarse sus botas. Por eso decimos: Zapatero a su zapato. Es que no sirven para otros menesteres.

Patria, Socialismo o barbarie. Venceremos.

pedromendez_bna@yahoo.es



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1641 veces.



Pedro Méndez


Visite el perfil de Pedro Méndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Méndez

Pedro Méndez

Más artículos de este autor