Barlovento

Afroindianidad y cambio climático

La afroindinidad no es más que la producción histórica de un modelo de convivencia entre los descendientes de africanos y las distintas civilizaciones aborígenes que habitan el corredor ecológico más estratégico del continente que va desde Chiapas hasta la Amazonía. En ese espacio bajo una convivencia casi perfecta, los afro e indígenas lograron conservar las aguas, la diversidad biológica, la flora, la fauna, el oxigeno, es decir, la sociodiversidad. Hoy día hace falta recuperar este modelo de convivencia

Ya están listo los preparativos para realizar la esperada Cumbre del problema del calentamiento global que vive nuestro planeta tierra. Precisamente esa cumbre se realizará en la ciudad de Copenhagen, Dinamarca, país nórdico hacia donde los efecto del calentamiento global o global warming (en inglés) ha comenzado a ser testigo del lento, pero seguro, proceso de desglacialización, es decir, descongelamiento de los glaciares lo que aumentará el nivel del mar y muchas islas y pueblos comenzarán a desaparecer como ya está pasando en algunas pequeñas islas del pacífico, las consecuencias de los Tsunamis, lo que sucedió con el huracán Mitch hace una década en Honduras, lo mismo con la lluvia estacionaria en el Estado Vargas hace justamente diez años, donde murieron miles y miles de hombres, mujeres, niños y niñas…eso son ejemplos precisos de los efectos perversos y criminales del llamado cambio climático. Por cierto, vi en la televisión a un oso polar montado en una barra de hielo en descongelamiento haciendo piruetas como bailando guaguancó. Las causas esenciales de este clima del terror planetaria viene marcada por la emisión de gases de CO2, siendo China y los Estados Unidos los mayores causantes de este problema, sin dejar de mencionar los otros países “desarrollados” y en “vías” de desarrollo, donde podemos mencionar la India, Brasil, Rusia, entre otros, conocidos como las economías emergentes. La visita de Barack Obama a China, recientemente, tuvo como objetivo pasar revista a esa situación y llegar a un acuerdo de que Estados Unidos reduciría a un 17 por ciento y China un 25 por ciento, las emisiones de gases de la muerte.  
Controversia por el uso del petróleo y gas

Para lo países, como los nuestros (Ecuador, Bolivia y Venezuela), que tenemos grandes reservas de petróleo y gas, que nos caracterizamos por hacer esfuerzos para avanzar hacia una rehumanización planetaria, tenemos internamente la contradicción de que con lo que estamos sosteniendo a nuestros países y nuestra mayor entrada económica es precisamente con esos dos recursos que se producen unas de las mayores contaminaciones en el mundo. Al mismo tiempo, salvamos vida, ayudamos a democratizar la sociedad, pero también al mismo tiempo le enviamos a los países esos dos recursos que están contaminando el planeta, que con esos mismo recursos energéticos bombardean a los pueblos de Irak y Afganistán. Es una tremenda contradicción.
 
Son reflexiones que hago en voz alta. Debemos avanzar hacia la construcción de un modelo social que cada día dependa menos del petróleo-gas pues en la cotidianidad esto se pudiera estar convirtiendo en un socialismo rentista, para buscar una palabra, sería como una especie de modelo socialista que está sustentado en CO2, un socialismo carbónico “caliente” por contribuir al aumento de la temperatura entre 1,5 y 4,5 grado centígrado planetario, produciendo una creciente radiación infrarroja terrestre y con ello la pérdida de cien millones de hectáreas a nivel de la tierra.

Lo mismo está sucediendo en África, país con el cual Estados Unidos se ha trazado la meta de preservarse para sí, en tiempo récord, la mayor cantidad de petróleo y gas que produce África subsahariana, es decir, casi el diez por ciento de la producción mundial de dichos recursos. Y si a eso le sumas, como decimos en nuestro próximo libro sobre África, que las grandes compañías transnacionales están comprando millones y millones de hectáreas para producir etanol será el “resaqueo” por completo de este continente. China y USA tienen una guerra fría en África por sus recursos, donde China tomó la delantera, y este año se convirtió en el primer socio energético e inversión global de estos países. Lamentablemente desde 1992 cuando se firmó la Convención Marco sobre Cambio Climático, en Río de Janeiro, firmada por 162 gobiernos (Río de Janeiro) que se pretendía lograr reducir la emisión de gases, más bien lo que hicieron fue aumentarla aceleradamente, que después ni siquiera el llamado protocolo de Kyoto firmado, cinco año mas tarde ( 1997), sirvió tampoco para nada. Hoy el peligro noS toca la puerta y ya lo sentimos en la cotidianidad. Agotamiento de recursos hídricos, contaminación, acelerada deforestación, calorones insoportables, agotamiento de oxigeno, surgimiento de nuevas enfermedades, entre otros efectos negativos.
 
La alternativa afroindígena como modelo social

La afroindinidad no es más que la producción histórica de un modelo convivencial entre los descendientes de africanos y las distintas civilizaciones aborígenes que habitan el corredor ecológico más estratégico del continente que va desde Chiapas (México) hasta la Amazonía. En ese espacio bajo una convivencia casi perfecta, los afro e indígenas lograron conservar las aguas, la diversidad biológica, la flora, la fauna, el oxigeno, es decir, la sociodiversidad como plantea el sabio venezolano Esteban Emilio Mosonyi. Allí radica un modelo social anticapitalista anticontaminante y con etnotecnologías propias que les ha permitido en medio milenio de la humanidad sobrevivir pese a las amenazas permanentes del industrialismo ecoculturicidad. Hay que voltear la mirada hacia esas experiencias milenarias para poder salvar el planeta.
En la mayoría de nuestros países los parques nacionales están ubicados en comunidades afro e indígenas, por ejemplo en Barlovento: Taguaza y Tacarigua de la Laguna que hoy están amenazados de extinción. Es importante preguntarse ¿Dónde se conserva la mayor cantidad de agua, oxigeno y diversidad biológica? Están allí la geodiversidad afroindígena. Los afro e indígenas no creamos ésta crisis de contaminación planetaria, fue el modelo occidental que se propuso destruir la naturaleza, abrieron el hueco en la capa de ozono y nosotros queramos o no lo estamos reproduciendo en nuestro patrones cotidianos de consumo, en la adquisición masiva de vehículos en vez de mejorar el transporte público, en la construcción de grandes centros comerciales, en el consumo indiscriminado de aire acondicionado y electricidad. ¿Cuántos afro e indígenas estarán en la cumbre del Cambio Climático?¿Dónde está la participación del pueblo en estos eventos internacionales? ¿Qué pasa con los movimientos sociales afro e indígenas que no se han pronunciado frente a la Cumbre del Cambio Climático?  
TIPS barloventeños

** Me escribe Emanuel Machado (Morochito, El flaco), dirigente del PSUV juvenil de Barlovento y miembro de la Red Afrojuvenil, diciéndome que la planta procesadora de plátano Argelia Laya está en proceso de ajuste y de mayor productividad. Por cierto, el pasado 27 de noviembre se cumplió un aniversario más de la muerte de Argelia Laya.
* ¿Qué efecto tendrá la represa del río Cuira en el futuro de Barlovento?


jesuschuchogarcia@hotmail.com




Esta nota ha sido leída aproximadamente 5072 veces.



Jesús Chucho García


Visite el perfil de Jesús Chucho García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Poder Popular