Depuremos el Izquierdismo

El socialismo científico nos encamina hacia la desaparición del liderazgo tradicional propio de la derecha y de los viejos modos de explotación. Un proceso depurativo que data desde los arcanos tiempos de patriarcas y  reyezuelos bíblicos. Cada señor feudal, por ejemplo y durante 1.000 años, no reconocía como jefe  a ninguno otro señor y a los reyes de marras los ignoraban.

Sin embargo, como se trata de una fase transicional, cada líder de la izquierda niega primero a los de la derecha a quienes debe sacar del juego, pero también a los suyos propios, porque cada uno de ellos aspira el monopolio de la conducción al Comunismo.

Por eso cuesta tanto conciliarlos entre sí; sólo la sabiduría y el genio militar de un Hugo Chávez supo controlarlos y aglutinarlos desde antes de declararse socialista. De haberlo hecho antes, no habría sido reelecto  jamás, la división al estilo puntofijista hubiera renacido y la derecha hubiera triunfado otra vez. Ahí están los Falcones, los Gatos, los García, y de momento, algunos ex Ministros que están siendo depurados motu proprio.

El caso es que para el Comunismo ya no se necesitará líderes grupales, no habrá Estado; cada ciudadano actuaría autónomamente como músicos de una gran sinfónica donde la figura del director es sólo una formalidad.

En esta transición, se trata de la negación de la negación, y los líderes izquierdistas, si no son depurados,  terminarían dividiéndose en favor de una derecha que sabe esperar los fracasos que ha experimentado el movimiento revolucionario mundial y nacional desde hace ya sus buenos 200 años.

Por eso está  llegando la hora de depurarnos de todo asomo de liderazgo divisionista, es hora de entender que no se trata de ser Gobernador, o Ministro, o Alcalde o Presidente como expresiones mando sobre una comunidad. De lo se trata es de que ahora cada quien  tiende a saber lo que hace en beneficio del colectivo donde opere, y  la figura de los dirigentes no choca con los intereses de ningún otro porque todos trabajan en favor de una misma causa, a diferencia  de la Derecha donde cada líder aspira una mejor cuota del Presupuesto Nacional.

En el Socialismo, sus conductores técnicos-no políticos-locales, regionales y nacionales, sólo buscan unión entre pueblo y gobernantes, entre militares y civiles, entre obreros y campesinos, entre artesanos y pescadores, entre mujeres y hombres, entre mandatarios y mandados.
 
Sólo el Comunismo nos abrirá las amplias puertas de la verdadera Historia de la humanidad; habremos superado la prehistoria propia de los modos precedentes que estamos al fin superando.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1439 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: