Reflexiones en torno al papel de la Universidad Experimental Simón Rodríguez y la Misión Cultura

Desde hace aproximadamente dos meses he venido expresando situaciones, asuntos reflexiones en torno a la Misión Cultura, y la necesidad de tener presente su enfoque y esencia que es la educación popular.

Muchos han sido las reflexiones que se han dado desde las bases activadoras y la preocupación en torno a los acontecimientos, declaraciones y situaciones que se están sucediendo en su seno, esto implica que desde la crítica consciente podamos expresarnos y decir las implicaciones que para el proceso revolucionario significa cambiar la esencia de la misma y por ende su enfoque, mas sin embargo estamos claros que este depende también de la claridad política que se tenga desde las bases para darle cada vez más fuerza y sentido a la formación de educadores populares con el perfil sociocultural pertinente para este momento histórico.

Otro de los aspectos que desde las bases activadoras, facilitadores y tutores se está conversando, dialogando y analizando tiene que ver con el papel que juega la Universidad Experimental Simón Rodríguez y su responsabilidad en llevar a buen término la formación y mecanismos para el egreso de los activadores y activadoras, en este sentido se presentan algunas interrogantes como las siguientes: ¿De quién es la responsabilidad de nombrar los cargos académicos de la misión? ¿De quién es la responsabilidad de nombrar los cargos de coordinadores regionales de la misión? Si la misión es un espacio formativo lo más idóneo es que la UNESR sea la que nombre las personas que tengan los perfiles y requisitos exigidos por la universidad para ocupar cargos de gestión, de igual modo debe colocar personas con el perfil requerido para orientar, facilitar, coordinar el planteamiento formativo ajustado a los requerimientos académicos de la misión de manera que esta no pierda su orientación y direccionalidad político académica.

Actualmente se está observando que quiénes están asumiendo cargos de dirección, coordinación no cuentan con la experiencia para asumir los aspectos relacionados con los trayectos académicos que en su seno se plantean, y esto lo digo con toda la responsabilidad que el caso amerita, por ende se hace necesario tener presente que el asunto es delicado máxime cuando se escuchan opiniones y expresiones de funcionarios que en nada favorece ni alimenta el proceso formativo en la dirección correcta o ajustada a la educación popular.

En este sentido exhorto a las autoridades de la UNESR, establezca los mecanismos idóneos para rectificar y favorecer el feliz término de las bases activadoras que vienen avanzando en sus procesos formativos desde una misión que planteó unos parámetros y que, sobre esos mismos se ha venido construyendo.

*Escuela Social Rodrigueana Latinoamericana y del Caribe

Movimiento Pedagógico Revolucionario


mirnasojo@gmail.com




Esta nota ha sido leída aproximadamente 2076 veces.



Mirna Sojo*

Militante del Movimiento Pedagógico Revolucionario (MPR)- Escuela Social Rodrigueana Latinoamericana y del Caribe (ESRLC). Maestra normalista, Licenciada en Educación.

 omt991.2@gmail.com

Visite el perfil de Mirna Sojo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: