Palomas ponen en riesgo educación bolivariana en Cagua

Las escuelas bolivarianas son uno de los proyectos bandera del Gobierno Bolivariano liderado por el Comandante Presidente Hugo Chávez Frías. Si usted no recuerda qué es un “proyecto bandera” le recomiendo que revise la prensa de los años 1999 y 2000. Hablar del comienzo de este gobierno y de las escuelas bolivarianas es casi la misma cosa. La implantación de estas escuelas constituye la primera política que en materia educativa puso en marcha este gobierno. En aquellos tiempos asumió el Ingeniero Navarro el cargo como el primer ministro de educación y el profesor Fredy Dominguez del Instituto Pedagógico de Caracas-UPEL, quien ocupó un alto cargo en el mismo ministerio, al parecer fue uno de los promotores de la idea. Idea nada novedosa por cierto, Cárdenas había iniciado las escuelas integrales en Mérida y Marrero había hecho algo similar en Bolívar en los tiempos que Andrés Velasquez fuera gobernador de ese estado. Las escuelas integrales de todo el día funcionan desde más de un siglo en los Estados Unidos y fueron promovidas en estas tierras de Nuestra América pro el Banco Mundial y otros entes multilaterales de la décadas de 1990. Resulta interesante resaltar que el pedagogo brasileño Paulo Freire no le gustaba la idea de la escuela integral de todo el día, por su concepción del tiempo pedagógico. Lo cierto es que nuestro Gobierno Bolivariano asumió la propuesta de la escuela integral de todo el día y le puso el nombre de Escuela Bolivariana.


Al principio se inauguraron unas cuantas escuelas bolivarianas en ciertos estados. Se construyeron nuevas edificaciones escolares para alojar escuelas bolivarianas. Esas edificaciones tienen comedor, laboratorios, estudio de televisión o radio en algunos casos, espacios deportivos y de recreación, etc. El ritmo de construcción de esos nuevos edificios y su costo no hacía posible cubrir las necesidades con la rapidez debida. El Presidente Chávez perdía la paciencia, cada Aló Presidente donde se tocaba el tema de la educación le ordenaba a Navarro que aumentara el número de escuelas bolivarianas. La tarea era humana y financieramente irrealizable. Para poder responder a las exigencias del Presidente se decidió en el entonces Ministerio de Educación, Cultura y Deportes convertir a las escuelas que funcionaban en edificaciones de todo tipo y en prácticamente en cualquier estado en escuelas bolivarianas. Resolvieron el problema político, ahora todas las escuelas pasarían a denominarse bolivarianas. Se inició el proceso de conversión de las escuelas en bolivarianas. Ahora el Presidente Chávez podría anunciar en su programa dominical, o en cualquier otro momento que se le ocurriera, que había ahora escuelas bolivarianas en todos los rincones del país.


En Cagua fue construida una escuela bolivariana en un sector denominado Ciudad Jardín con todas las características de las edificaciones para alojar este tipo de escuelas. Se construyó también otra escuela bolivariana en la Comuna Rugo Chávez Frías, una edificación muy modesta y con muchos problemas. Iniciaron la construcción de un Liceo al lado de esa escuela y recientemente demolieron la estructura que habían levantado porque estaba mal hecha. Otras escuelas fueron ampliadas para convertirlas en bolivarianas. Todavía otro pequeño grupo fue objeto de algunas reparaciones para convertirlas en bolivarianas. Tenemos así un número de escuelas bolivarianas en Cagua que funcionan en diferentes tipos de edificaciones, algunas de las cuales presentan serios problemas. El caso que nos ocupa hoy es el de la Escuela Amelia Miranda Orta ubicada en la Urbanización La Segundera.


La mencionada escuela fue construida e inaugurada en los tiempos de la IV República. Es un edificio de tres pisos con un patio central al descubierto. Dicho patio fue techado posteriormente. Las palomas comenzaron a habitar la parte alta del edificio desde hace varios años. Nadie pensó que eso llegaría a ser un problema. Las palomas invadieron grandes áreas del tercer piso del edificio. Tal es el número de animales que tuvieron que desalojar completamente ese piso, el cual quedó totalmente inhabilitado. Tanto la salud de los niñas y niñas como la de las maestras y del personal administrativo y obrero está en peligro. Organismos de salud nacionales y estadales han determinado que no es conveniente que los niños y niñas asistan a la escuela en las condiciones actuales. Al parecer la misma Zona Educativa del Estado Aragua ha determinado la gravedad de la situación y ha propuesto reducir la planta de docentes y directivos para adaptarla a la matrícula actual. Un número considerable de miembros de la comunidad al percatarse del riesgo que corren los y las estudiantes han decidido retirarlos de esa escuela y llevarlos a otras instituciones educativas públicas o privadas. Hay secciones que algún momento han llegado a tener trece alumnos. Tal es la gravedad de la situación que una manera de evitar que los niños y niñas pierdan el año escolar ha sido reducir la jornada escolar a tres horas diarias. Un grupo de estudiantes asiste en la mañana de ocho a once y otro grupo asiste en la tarde de doce y media a tres y media. Con esto se busca disminuir el riesgo de propagación de enfermedades entre los y las estudiantes. Pero los docentes deben permanecer en las instalaciones todo el día, algunas de las maestras muestran síntomas de enfermedades transmitidas por las palomas. Las actividades del comedor escolar fueron suspendidas por la insalubridad ocasionada por la presencia de las palomas.


La solución al problema de las palomas es relativamente sencilla y de bajo costo. Aunque por tratarse de la salud y la educación de cientos de niños y niñas de un sector necesitado de Cagua, no debería importar cuan compleja y costosa fuera la solución. Se necesita que un organismo, público o privado, recoja las palomas y las retire de lugar; que los espacios ocupados por las palomas sean lavados para remover el excremento; y que sean cubiertos esos espacios con una malla que no permita que las palomas se instalen en ellos de nuevo. Sí, así de sencillo. No podemos entender porque los organismos competentes no ha resuelto este problema. No podemos entender como es posible que una palomas pongan en riesgo la educación bolivariana en Cagua, siendo ésta uno de los proyectos bandera del Gobierno Bolivariano.


julio_mosquera@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4430 veces.



Julio Mosquera


Visite el perfil de Julio Mosquera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /educacion/a89768.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO